En el final, los moribundos se sienten abandonados por los médicos

Un estudio encuentra que la continuidad de atención y la sensación de cierre son importantes para los moribundos, las familias y los médicos

LUNES, 9 de marzo (HealthDay News/Dr. Tango) -- Cuando ya no hay nada que hacer por un paciente terminalmente enfermo y el centro de la atención se vuelve mantenerlo cómodo antes de la muerte, muchos sienten como si sus médicos les hubiesen abandonado, según encuentra una investigación reciente.

Pero para los médicos, los moribundos y sus familias, la continuación de la atención es útil para todos los implicados y ayuda a proveer una sensación de cierre para la familia y para el médico.

"La parte terapéutica de la relación entre médico y paciente abarca el final de la vida, y en ese momento es incluso más importante honrar esa relación", afirmó el autor del estudio, el Dr. Anthony Back, profesor del departamento de medicina del Centro de Investigación del Cáncer Fred Hutchinson en Seattle.

Los resultados del estudio fueron publicados en la edición del 9 de marzo de la revista Archives of Internal Medicine.

Según la información de respaldo, un aspecto importante de la atención al final de la vida que se enfatiza en las directrices de los expertos es asegurarse de que los pacientes no se sientan abandonados. Pero no se ha estudiado bien cómo esto se manifiesta en la práctica.

Back y colegas reclutaron a 31 médicos que pudieron identificar a 55 personas bajo su atención que sentían era probable que murieran en un plazo de un año. Todos los pacientes tenían cáncer terminal o enfermedad pulmonar obstructiva crónica avanzada.

Los investigadores entrevistaron a médicos, enfermeras, las personas moribundas y sus cuidadores al inicio del estudio, una vez más de cuatro a seis meses después, y una vez más un año más tarde.

"Algunos pacientes y familias sentían que sus médicos les abandonaban", apuntó Back. "No estoy seguro de que los médicos se dieran cuenta de que se sentían así. Los médicos sentían una falta de cierre con estos pacientes, pero creían que era algo que sólo les afectaba a ellos. No estaban seguros de cómo ayudaría el contacto adicional".

Back señaló que la mayoría de médicos no ha sido capacitada para manejar problemas del final de la vida. La falta de tiempo es otro factor.

Pero anotó que "aunque el sistema de atención médica no recompensa a los médicos por este tipo de atención, muchas veces cuando los médicos realizan estos tipos de contactos, los encuentran muy satisfactorios".

"Incluso una llamada o dos para ver qué sucede es tremendamente importante para la familia, para dejarles saber que el médico sigue prestando atención", aseguró Back.

"Se trata de un área sobre la que la profesión médica se está volviendo mucho más consciente", afirmó el Dr. Sean O'Mahony, director médico de atención paliativa del Centro Médico Montefiore en la ciudad de Nueva York. "Este estudio enfatiza que los pacientes y cuidadores valoran cómo nos comunicamos y cómo terminamos las relaciones profesionales con los pacientes cuando ese paciente necesita hacer la transición a otro centro de atención".

Dos artículos más en la misma edición de la revista versaban sobre los costos de la atención del final de la vida. El primero, de investigadores del Instituto Oncológico Dana-Farber de Boston, encontró que cuando la gente que padece cáncer avanzado y sus médicos hablan sobre la atención al final de la vida y lo que el paciente desea, la atención de final de la vida cuesta en promedio alrededor de $1,000 menos por persona y la calidad de la muerte era más alta para los que tenían la oportunidad de informar a sus médicos de lo que deseaban.

El segundo estudio, de investigadores de la Universidad de Boston, evaluó las diferencias en costo de la atención del final de la vida par los distintos grupos raciales, y encontró que en los últimos seis meses de vida, los costos de atención de salud de los blancos era de $20,166, de $26,704 para los negros, y de $31,702 para los hispanos. El principal motivo de esta disparidad fue el uso de más intervenciones para sostener la vida en negros e hispanos.

Por último, una encuesta de personas en Oregón que solicitaron que un médico les ayudara a morir encontró que su mayor interés al solicitar la ayuda para morir provenía de su preocupación sobre la incomodidad física, una baja calidad de vida y la pérdida de la autonomía.

Más información

Para más información sobre temas relacionados a la atención al final de la vida, visite el Instituto Nacional del Cáncer de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango
FUENTES: Anthony Back, M.D., professor, department of medicine, Fred Hutchinson Cancer Research Center, Seattle; Sean O'Mahony, M.D., medical director, palliative care, Montefiore Medical Center, New York City; March 9, 2009, Archives of Internal Medicine
Consumer News in Spanish