See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Improbable vínculo entre cáncer y vacuna de polio

Pero panel de expertos hace llamado a mayor investigación

Martes, 22 de octubre (HealthDayNews) -- El gobierno estadounidense no necesita revisar su programa de vacuna de polio a la luz de que inyecciones contaminadas con el virus de un mono puedan vincularse con ciertos tipos de cáncer, indicó hoy un panel de expertos.

Aunque el virus simio 40 (SV40) ocasiona cáncer en animales de laboratorio, el panel del Instituto de Medicina dijo que no hay evidencia sólida que conecte la vacuna infectada con tipos de cáncer humano. Más aún, el SV40 no ha estado presente en la vacuna de polio desde comienzos de los 1960, de manera que las inyecciones han estado libres del virus, puntualizó el panel.

Aún así, el panel dijo que descartar definitivamente la posibilidad de que el SV40 pudiera aumentar el riesgo de ciertos tipos de cáncer en quienes recibieron la vacuna, y afirmó que se necesita más investigación para resolver la cuestión.

La vacuna de polio de Salk fue originalmente fabricada utilizando el tejido de los riñones de monos rhesus y cynomolgus. En 1960, investigadores descubrieron que algunas de dichas células podrían infectarse con SV40, que se encuentran ampliamente en los monos rhesus, pero no les ocasiona síntomas. Las vacunas potencialmente contaminadas fueron administradas a personas en los Estados Unidos entre 1955 y 1963, pero las inoculaciones habían estado limpias del virus desde entonces.

El panel estimó que entre 10 y 30 por ciento de vacunas de polio pueden haber estado contaminadas con SV40 antes fue eliminado de las inoculaciones. Lo que podría haber dejado de 10 a 30 millones de estadounidenses expuestos al microbio mediante inyecciones. La vacuna oral de polio, que ya no es recomendada en este país, nunca estuvo contaminada con el virus.

Investigación previa ha demostrado que el SV40 está presente en ciertos tipos de cáncer, incluyendo mesotelioma, osteosarcoma, ependimoma y linfoma no Hodgkin. Sin embargo, ninguna investigación ha demostrado que el virus puede impulsar estas enfermedades al entrar al cuerpo mediante una vacuna, indicó el panel. Si pudiera, los científicos presumen, que las personas quienes recibieron las inyecciones infectadas tendrían índices más altos de lo normal de estos tipos de cáncer.

Pero no es así.

"Hemos pasado por el factor de la edad y no se ha visto un aumento en estos tumores", manifestó la doctora Marie McCormick, una experta en Salud Pública de Harvard University y directora del panel del Instituto de Medicina (IOM, por sus siglas en inglés). "Estudios epidemiológicos a la fecha no demuestran realmente esa clase de experiencia".

La primera sugerencia de que el SV40 podría estar vinculado con los tipos de cáncer humano aumentó en el 1970, cuando los investigadores encontraron las señales del virus en algunos tumores cerebrales en la infancia. En 1994, el organismo se identificó en los cánceres pulmonares llamados mesoteliomas, que hasta ahora habían sido asociados con la exposición al asbesto.

Janet Butel, un virólogo en el Colegio de Medicina Baylor en Houston, y un experto en SV40, dijo que tantos como 50 por ciento de los mesoteliomas en los Estados Unidos tienen evidencia de infección con SV40. Sin embargo, en otros países, tal como Finlandia y Turquía, el virus no está presente en tumores. Estas naciones no utilizaron la vacuna de polio contaminada, señaló.

Butel, quien llamó al informe del IOM "muy concienzudo y abarcador", dijo que sería extremadamente difícil demostrar una conexión entre las inyecciones contaminadas y el cáncer. Pero cree que las inyecciones pudieron haber introducido el virus en personas, quienes desde ese entonces han estado esparciéndolo de una persona a otra. Como se transmite el SV40 entre los humanos se desconoce, expuso, y debe ser el foco de una futura investigación.

Butel manifestó que espera que el informe del IOM motive el Instituto Nacional del Cáncer para financiar estudios del rol del SV40 en personas. Hasta ahora, expresó, no se ha hecho.

El panel hizo un llamado a más estudios, especialmente para detectar el SV40 en personas. Un problema con las pruebas existentes es que el virus es casi idéntico a por lo menos dos microbios ubicuos e inofensivos que infectan a humanos. El comité no alentó a los investigadores a conducir más estudio en la población en personas expuestas a vacunas de polio contaminadas hasta que estuviera disponible un mejor método para identificar el SV40.

El Instituto de Medicina cae bajo la sombrilla de las Academias Nacionales de Ciencia, una investigación independiente en Washington D.C., que aconseja al gobierno federal sobre asuntos de ciencia y salud.

Qué hacer

Para más sobre SV40 y la vacuna de polio, visita al Programa Nacional de Inmunización los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades o el Instituto de Medicina.

Fuentes; Marie McCormick, M.D., Sc.D., profesora y presidente, departamento de maternidad y salud infantil, Escuela de Salud Pública de Harvard, Boston; Janet Butel, departamento de microbiología y virología molecular, Colegio Baylor de Medicina, Houston; 22 de octubre de 2002, informe del Instituto de Medicina
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined