La inactividad favorece al cáncer

Las comunidades deben unirse a la lucha contra la gordura, expresa la Sociedad Americana del Cáncer

Martes, 2 de julio (HealthDayNews) -- Los estadounidenses están tan gordos y perezosos que puede que ya hasta ni puedan ayudarse a ellos mismos.

Esa es la conclusión de la Sociedad Americana del Cáncer, que estima que tantos como 180,000 estadounidenses cada año mueren de cánceres relacionados con la obesidad y la falta de actividad. Las personas en sobrepeso están particularmente en riesgo de cáncer de seno y de colon, informaron los investigadores.

Enfrentando una epidemia de obesidad, la sociedad de cáncer está haciendo un llamado a gobiernos, escuelas y negocios para que ayuden a promover ejercicio y la vida saludable en las comunidades.

"El ambiente en el cual vivimos donde trabajamos, donde jugamos, donde pasamos el rato realmente se ha tornado un barrera en términos de hacer una selección", manifestó Colleen Doyle, directora de nutrición y actividad física para la sociedad del cáncer.

Subdivisiones sin aceras. Centros comerciales localizados a millas de los hogares. Restaurantes de comida rápida en cada esquina. Reducciones en programas de educación física escolar. Tiempo libre reducido en un grupo familiar de dos ingresos. Todos estos factores han contribuido a una sociedad sedentaria, afirmó Doyle.

"La manera en que construimos, hace difícil para las personas caminar en lugares o encontrar sitios seguros para estar activos", indicó.

"El ambiente ciertamente tiene un impacto en la clase de selecciones individuales que realizamos. Necesitamos senderos para caminar, veredas para bicicletas, autobuses que tengan sitios para colocar bicicletas".

La sociedad del cáncer revisa su guía sobre dieta y ejercicio cada cinco años. La más reciente versión, publicada a comienzos de la primavera, hace un llamado a la sociedad para declarar la guerra contra la obesidad.

"La obesidad y la inactividad son similar a nuestra versión de las enfermedades infecciosas de hace 100 años", opinó la Dra. Anne McTiernan, directora de la Clínica de Estudios de Prevención en el Centro de Investigación del Cáncer Fred Hutchinson en Seattle y miembro del comité que escribió la guía de la sociedad del cáncer.

"Al menos 35 por ciento de todas las muertes por cáncer se podrían relacionar con el sobrepeso o la falta de actividad", indicó. "Con el fin de ayudar a las personas, estamos recomendando que las comunidades se involucren".

Por supuesto, los individuos todavía pueden realizar opciones que los conduzca a una vida saludable. Como siempre ha hecho, la sociedad del cáncer está aconsejando a los estadounidenses comer mejor y hacer más ejercicio.

Esto implica al menos cinco porciones al día de frutas o vegetales y hacer ejercicio moderado durante 30 minutos al día, cinco días a la semana.

Los estudios han demostrado que las personas quienes mantienen un peso saludable son menos propensos a desarrollar cáncer de seno y cáncer de colon, en particular.

No se conocen todos los detalles, pero McTiernan expuso que el ejercicio se cree que acelera el flujo de sangre hacia el colon, por consiguiente se reduce la cantidad de tiempo que las toxina puedan estar en contacto con el cuerpo.

Las personas con sobrepeso también suelen tener mayor insulina que promueve el crecimiento de tumores.

Para las mujeres, el ejercicio reduce el nivel de estrógeno, un hormona vinculada con el cáncer de seno.

Incluso luego de la menopausia, el ejercicio reduce el nivel de estrógeno y el riesgo de cáncer de seno, indicó McTiernan, quien es el autor de "Breast Fitness: An Optimal Health and Exercise Plan for Reducing Your Risk of Breast Cancer".

¿Cuál es el mejor ejercicio?

"Cualquier tipo de actividad es beneficiosa", dijo Doyle. "Obviamente, si eres un couch potato, no vas a levantarte y comenzar a correr cinco millas diarias".

"Pero algo es mejor que nada. Caminar, nadar, rastrillar hojas, lanzar la bola con tu hijo, bailar, hacer jardinería; todo cuenta", planteó.

Las personas mayores de 30 ó aquellos con problemas deben consultar con su doctor antes de comenzar un programa de ejercicios.

Si te ves presionado por el tiempo, no tienes que hacer todo el ejercicio de una vez. Tres sesiones de 10 minutos durante el día proveerán el mismo beneficio que una sesión de 30 minutos.

Aunque el ejercicio moderado es un gran paso a la salud total, estudios han demostrado que el riesgo de cáncer de colon y cáncer de seno se redujo aún más entre personas quienes se ejercitaban por más tiempo y más vigorosamente; digamos, unos 45 minutos en lugar de 30.

¿Qué constituye ejercicio vigoroso?

McTiernan indicó que una buena guía para la actividad vigorosa es ejercitarse hasta que sientas que tu frecuencia cardiaca aumenta y sudas en temperaturas normales.

"Para alguien que ha estado sedentario, esto puede ocurrir al caminar una milla en 15 minutos", explicó. "Para alguien más joven o con mayor condición, podrían hacerlo trotando o practicando algún tipo de deporte".

"Es difícil establecer una guía estricta para todos", indicó McTiernan. "Si una persona está realmente interesada en la actividad vigorosa, pueden trabajar con un entrenador personal para aprender más acerca de la frecuencia cardiaca máxima u otros aspectos del acondicionamiento".

Que hacer

Lee la recientemente revisada guía sobre nutrición y actividad física de la Sociedad Americana del Cáncer. He aquí algunos pasos simples para comenzar un programa de ejercicios de la Academia Americana de Cirujanos Ortopédicos.

Fuentes: Colleen Doyle, M.S., R.N., directora, nutrición y actividad física, Sociedad Americana del Cáncer; Anne McTiernan, M.D., directora, Clínica de Estudios de Prevención, Centro de Investigación del Cáncer Fred Hutchinson, Seattle
Consumer News in Spanish

La inactividad favorece al cáncer

Las comunidades deben unirse a la lucha contra la gordura, expresa la Sociedad Americana del Cáncer

Martes, 2 de julio (HealthDayNews) -- Los estadounidenses están tan gordos y perezosos que puede que ya hasta ni puedan ayudarse a ellos mismos.

Esa es la conclusión de la Sociedad Americana del Cáncer, que estima que tantos como 180,000 estadounidenses cada año mueren de cánceres relacionados con la obesidad y la falta de actividad. Las personas en sobrepeso están particularmente en riesgo de cáncer de seno y de colon, informaron los investigadores.

Enfrentando una epidemia de obesidad, la sociedad de cáncer está haciendo un llamado a gobiernos, escuelas y negocios para que ayuden a promover ejercicio y la vida saludable en las comunidades.

"El ambiente en el cual vivimos donde trabajamos, donde jugamos, donde pasamos el rato realmente se ha tornado un barrera en términos de hacer una selección", manifestó Colleen Doyle, directora de nutrición y actividad física para la sociedad del cáncer.

Subdivisiones sin aceras. Centros comerciales localizados a millas de los hogares. Restaurantes de comida rápida en cada esquina. Reducciones en programas de educación física escolar. Tiempo libre reducido en un grupo familiar de dos ingresos. Todos estos factores han contribuido a una sociedad sedentaria, afirmó Doyle.

"La manera en que construimos, hace difícil para las personas caminar en lugares o encontrar sitios seguros para estar activos", indicó.

"El ambiente ciertamente tiene un impacto en la clase de selecciones individuales que realizamos. Necesitamos senderos para caminar, veredas para bicicletas, autobuses que tengan sitios para colocar bicicletas".

La sociedad del cáncer revisa su guía sobre dieta y ejercicio cada cinco años. La más reciente versión, publicada a comienzos de la primavera, hace un llamado a la sociedad para declarar la guerra contra la obesidad.

"La obesidad y la inactividad son similar a nuestra versión de las enfermedades infecciosas de hace 100 años", opinó la Dra. Anne McTiernan, directora de la Clínica de Estudios de Prevención en el Centro de Investigación del Cáncer Fred Hutchinson en Seattle y miembro del comité que escribió la guía de la sociedad del cáncer.

"Al menos 35 por ciento de todas las muertes por cáncer se podrían relacionar con el sobrepeso o la falta de actividad", indicó. "Con el fin de ayudar a las personas, estamos recomendando que las comunidades se involucren".

Por supuesto, los individuos todavía pueden realizar opciones que los conduzca a una vida saludable. Como siempre ha hecho, la sociedad del cáncer está aconsejando a los estadounidenses comer mejor y hacer más ejercicio.

Esto implica al menos cinco porciones al día de frutas o vegetales y hacer ejercicio moderado durante 30 minutos al día, cinco días a la semana.

Los estudios han demostrado que las personas quienes mantienen un peso saludable son menos propensos a desarrollar cáncer de seno y cáncer de colon, en particular.

No se conocen todos los detalles, pero McTiernan expuso que el ejercicio se cree que acelera el flujo de sangre hacia el colon, por consiguiente se reduce la cantidad de tiempo que las toxina puedan estar en contacto con el cuerpo.

Las personas con sobrepeso también suelen tener mayor insulina que promueve el crecimiento de tumores.

Para las mujeres, el ejercicio reduce el nivel de estrógeno, un hormona vinculada con el cáncer de seno.

Incluso luego de la menopausia, el ejercicio reduce el nivel de estrógeno y el riesgo de cáncer de seno, indicó McTiernan, quien es el autor de "Breast Fitness: An Optimal Health and Exercise Plan for Reducing Your Risk of Breast Cancer".

¿Cuál es el mejor ejercicio?

"Cualquier tipo de actividad es beneficiosa", dijo Doyle. "Obviamente, si eres un couch potato, no vas a levantarte y comenzar a correr cinco millas diarias".

"Pero algo es mejor que nada. Caminar, nadar, rastrillar hojas, lanzar la bola con tu hijo, bailar, hacer jardinería; todo cuenta", planteó.

Las personas mayores de 30 ó aquellos con problemas deben consultar con su doctor antes de comenzar un programa de ejercicios.

Si te ves presionado por el tiempo, no tienes que hacer todo el ejercicio de una vez. Tres sesiones de 10 minutos durante el día proveerán el mismo beneficio que una sesión de 30 minutos.

Aunque el ejercicio moderado es un gran paso a la salud total, estudios han demostrado que el riesgo de cáncer de colon y cáncer de seno se redujo aún más entre personas quienes se ejercitaban por más tiempo y más vigorosamente; digamos, unos 45 minutos en lugar de 30.

¿Qué constituye ejercicio vigoroso?

McTiernan indicó que una buena guía para la actividad vigorosa es ejercitarse hasta que sientas que tu frecuencia cardiaca aumenta y sudas en temperaturas normales.

"Para alguien que ha estado sedentario, esto puede ocurrir al caminar una milla en 15 minutos", explicó. "Para alguien más joven o con mayor condición, podrían hacerlo trotando o practicando algún tipo de deporte".

"Es difícil establecer una guía estricta para todos", indicó McTiernan. "Si una persona está realmente interesada en la actividad vigorosa, pueden trabajar con un entrenador personal para aprender más acerca de la frecuencia cardiaca máxima u otros aspectos del acondicionamiento".

Que hacer

Lee la recientemente revisada guía sobre nutrición y actividad física de la Sociedad Americana del Cáncer. He aquí algunos pasos simples para comenzar un programa de ejercicios de la Academia Americana de Cirujanos Ortopédicos.

Read this Next
About UsOur ProductsCustom SolutionsHow it’s SoldOur ResultsDeliveryContact UsBlogPrivacy PolicyFAQ