See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Las mujeres negras más pobres se están quedando sin frotis de papanicolau

Los expertos dicen que los vecindarios marginados quizás tengan menos recursos de salud.

MARTES, 27 de diciembre (HealthDay News/HispaniCare) -- Investigadores aseguraron que las mujeres negras que viven en vecindarios pobres tienen menos probabilidades de que se les detecte el cáncer del cuello uterino que aquellas que viven en áreas más pudientes.

La razón real para el bajo índice de exámenes no es clara y los investigadores observan que otros factores relacionados con una menor proporción de diagnósticos, como mayor edad y menos educación, no parecían revestir mayor importancia.

"Aún entre mujeres que son profesionales o que son educadas, también habían disminuido los exámenes si vivían en vecindarios con mucha pobreza", dijo la autora del estudio Geetanjali Dabral Datta, becaria de postgrado de la Facultad de Salud Pública de Harvard.

El estudio aparece en la edición del 1 de febrero de Cancer.

En su estudio, Datta y sus colegas se concentraron en la conexión existente entre los factores socioeconómicos y cómo éstos influían en los exámenes del cáncer de cuello uterino, principalmente en el frotis de Papanicolau. Recogieron datos de más de 40,000 mujeres negras de todos los Estados Unidos. Todas estas mujeres participaron en el Black Women's Health Study de la Universidad de Boston y la Universidad Howard.

Las mujeres que viven en comunidades donde al menos el 20 por ciento de las familias viven por debajo de los niveles de pobreza tenían muchas menos posibilidades de someterse al frotis de papanicolau, en comparación con las mujeres que viven en áreas donde sólo el 5 por ciento de la población vive por debajo de la línea de la pobreza

La razón de este comportamiento todavía no es clara. "Podemos especular que los vecindarios desposeídos son simplemente eso, desposeídos", expresó Datta. "Podría ser que las mujeres no tienen medios de transporte o que quizás no hay quien les cuide los niños. Pero todo eso es hasta ahora sólo especulación", dijo ella.

Ella considera que el mismo fenómeno podría ser cierto para otros tipos de exámenes, como la mamografía y las pruebas cardiovasculares.

Para garantizar que las mujeres de estas comunidades logran hacerse el frotis de Papanicolau, debe haber un esfuerzo concentrado para llegar a ellas, dijo Datta. "Debe haber un interés en los vecindarios que tienen un alto nivel de pobreza", añadió ella. "Debemos pensar en el contexto socioeconómico de la gente en lo concerniente al comportamiento relacionado con la salud".

Un experto piensa que el acceso a la atención médica puede ser la razón de estos descubrimientos y la razón por la que más mujeres negras que blancas mueren de cáncer del cuello uterino.

"El índice de mortalidad en las mujeres estadounidenses de origen africano a causa del cáncer de cuello uterino es el doble del de las mujeres blancas", señaló Elizabeth Ward, directora de supervisión del cáncer en la Sociedad Americana del Cáncer. "Los investigadores necesitan determinar cómo esas diferencias se relacionan con el estatus socioeconómico".

"Uno de los grandes factores que pueden explicar estos resultados es el acceso a atención médica de alta calidad", dijo Ward. "A menudo, las comunidades con altos niveles de pobreza no tienen acceso a una atención médica o la gente que vive en ellas tiene que desplazarse largas distancias para tener acceso a cuidado de alta calidad".

Otro experto dijo que esta "brecha" está costando vidas innecesariamente.

"Aunque estos resultados no son sorprendentes, son dignos de destacar", afirmó el Dr. David L. Katz, profesor asociado de salud pública y director del Centro de Investigación Preventiva de la Facultad de Medicina de la Universidad de Yale.

"Nadie debería morir a causa del cáncer de cuello uterino porque un simple examen puede efectivamente detectar la enfermedad en sus etapas iniciales, cuando la cura es casi universalmente alcanzable", expresó Katz. "A pesar de esto, en los Estados Unidos cada año ocurren varios miles de muertes a causa de este cáncer".

Identificar las desigualdades y el número de víctimas que ellas cobran es la parte fácil, señaló Katz. "La parte difícil es eliminar estas diferencias", advirtió. "Pero es un trabajo que debe hacerse porque obviamente hay vidas de por medio".

Más información

Para más información sobre el cáncer de cuello uterino, diríjase a American Cancer Society.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Geetanjali Dabral Datta, Sc.D., M.P.H., postgraduate fellow, Harvard School of Public Health, Boston; Elizabeth Ward, Ph.D., director, cancer surveillance, American Cancer Society, Atlanta; David L. Katz, M.D., M.P.H., associate professor, public health, and director, Prevention Research Center Yale University School of Medicine, New Haven, Conn.; Feb. 1, 2006, Cancer
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined