See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Los auxiliares de vuelo presentan unos riesgos más altos de cáncer

plane cabin

MARTES, 26 de junio de 2018 (HealthDay News) -- Los auxiliares de vuelo podrían enfrentarse a unos riesgos más altos que el promedio de cáncer de mama y de piel, según un estudio reciente, aunque las razones no están claras todavía.

Los investigadores de la Universidad de Harvard encontraron que, en comparación con mujeres de la población general de EE. UU., las auxiliares de vuelo tenían una tasa un 51 por ciento más alta de sufrir un cáncer de mama. Por otra parte, sus tasas de cáncer de piel melanoma y no melanoma eran aproximadamente de entre 2 y 4 veces más altas, respectivamente.

El estudio, que incluyó a más de 5,300 auxiliares de vuelo estadounidenses, no es el primero en encontrar unos riesgos de cáncer más altos en las tripulaciones de las aerolíneas.

Pero es uno de los más grandes y más abarcadores que ha examinado el problema, según la investigadora principal, Eileen McNeely.

Lo que sigue sin estar claro es por qué se observa el patrón. Y dado que fue un estudio observacional, no pudo demostrar que hubo causalidad.

Los tripulantes de vuelo se exponen a varias cosas que podrían jugar un papel, dijo McNeely, profesora de salud ambiental en la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Harvard.

"Se ha especulado mucho sobre la exposición a la radiación ionizante cósmica", dijo.

Se refiere a la radiación que procede del espacio exterior. En las altitudes que alcanzan los aviones, las personas se exponen a unos niveles más altos de dicha radiación. El Instituto Nacional de Seguridad y Salud Ocupacional (NIOSH) afirma que, de todos los trabajadores estadounidenses que se exponen a la radiación, la tripulación de vuelo tiene el nivel promedio más alto.

Pero nadie sabe con seguridad si la radiación cósmica es la culpable de que los auxiliares de vuelo tengan riesgo más alto de sufrir un cáncer, dijo McNeely.

Las tripulaciones de vuelo también pueden entrar en contacto con varias sustancias, dijo. Y antes de que entraran en vigencia las prohibiciones de fumar, habitualmente respiraban humo de segunda mano.

Además, dijo McNeely, los tripulantes de vuelo se enfrentan a cambios constantes de las zonas horarias y a unos horarios de sueño irregulares, lo que significa que sufren muchas perturbaciones en el ritmo circadiano del cuerpo o el "reloj interno".

Las perturbaciones en el ritmo circadiano que se producen al trabajar por turnos se han asociado con unos riesgos más altos de obesidad y de enfermedades como la diabetes y la enfermedad cardiaca.

"Es difícil esclarecer cuáles de estos factores podrían ser más importantes que los otros, o si es una combinación de todos ellos", dijo McNeely.

Pero también es posible que haya factores no relacionados con los trabajos de los auxiliares de vuelo, dijo el Dr. Paolo Boffetta, profesor de oncología y medicina ambiental en la Escuela de Medicina Icahn de Mount Sinai, en la ciudad de Nueva York.

"Por ejemplo, quizá se expongan más a los rayos UV [solares] por la oportunidad que tienen de viajar", dijo Boffetta, que no participó en el estudio.

Además, dijo, las mujeres de la tripulación de vuelo quizá retrasen el momento de tener hijos o tienen menos hijos, en comparación con otras mujeres. Y los factores reproductivos de este tipo se asocian con el riesgo de cáncer de mama.

Aun así, dijo McNeely, su equipo encontró algunas evidencias de que cuanto más tiempo los auxiliares de vuelo habían tenido ese trabajo, mayor era su riesgo de cáncer. En las mujeres, el riesgo de cáncer de piel no melanoma aumentó junto con la antigüedad del trabajo.

Eso respalda la teoría de que las exposiciones en el trabajo son los culpables, dijo McNeely.

Los hallazgos, publicados el 25 de junio en la revista Environmental Health, se basan en 5,366 auxiliares de vuelo que participaron en un estudio en progreso de la Universidad de Harvard que empezó en 2007.

Completaron una encuesta sobre su salud en 2014-15, cuando tenían una edad promedio de 52 años de edad. El equipo de McNeely comparó sus tasas de cáncer con una muestra representativa a nivel nacional de 2,729 adultos con unos datos demográficos parecidos.

En total, al 3.4 por ciento de las mujeres auxiliares de vuelo les habían diagnosticado un cáncer de mama, frente al 2.3 por ciento de las demás mujeres de EE. UU. Por otra parte, al 2.2 por ciento les habían diagnosticado un melanoma, frente a un poco menos del 1 por ciento de las demás mujeres.

La mayor diferencia se observó en las tasas de cánceres de piel no melanoma, que son muy curables. A un poco más del 7 por ciento de las mujeres auxiliares de vuelo les habían diagnosticado estos cánceres, frente a un poco menos del 2 por ciento de las demás mujeres.

Los hombres auxiliares de vuelo tenían unas tasas más altas de cáncer de piel que los otros hombres. Pero las diferencias no fueron significativas en términos estadísticos.

Según McNeely, los hallazgos no "serán ninguna novedad" para los tripulantes de vuelo. Hace tiempo que son conscientes de que su trabajo podría asociarse con un aumento de los riesgos de sufrir un cáncer.

La pregunta es: si las causas no están claras, ¿qué se puede hacer? McNeely indicó que la Unión Europea ya ha tomado una medida: requerir que se monitorice la exposición a la radiación de los tripulantes de vuelo. Si se alcanza cierto nivel, se ajustan sus horarios de trabajo.

No hay unos límites oficiales de radiación para las tripulaciones de vuelo en EE. UU., según el NIOSH.

Boffetta dijo que independientemente de las razones, las tasas más altas de los cánceres de piel y de mama entre los auxiliares de vuelo subrayan una cuestión importante: se les debería recomendar que realicen unas pruebas de cáncer.

Los riesgos potenciales para los tripulantes de vuelo plantean otra cuestión: ¿Qué hay de los pasajeros que vuelan frecuentemente?

McNeely dijo que no está claro si se enfrentan a algún riesgo de salud. "Estudiamos primero a los trabajadores, porque son los que más se exponen", indicó. "Son como el canario en la mina de carbón".

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de las Enfermedades de EE. UU. ofrecen más información sobre la radiación por viajar por aire.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

logo
FUENTES: Eileen McNeely, Ph.D., instructor and co-director, SHINE initiative, department of environmental health, Harvard T.H. Chan School of Public Health, Boston; Paolo Boffetta, M.D., M.P.H., professor, medicine, hematology and medical oncology, and environmental medicine and public health, Icahn School of Medicine at Mount Sinai, New York City; June 25, 2018, Environmental Health, online
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined