Acquire the license to the best health content in the world
Contact Us

Los más devotos son los más propensos a luchar contra la muerte hasta el final

Un estudio encuentra que personas que sufrían cáncer avanzado y profesaban una fuerte fe deseaban medidas para salvar la vida con más frecuencia

MARTES, 17 de marzo (HealthDay News/Dr. Tango) -- Las personas que sufren de cáncer avanzado que recurren a su religión para que los ayude son más propensas a usar medidas agresivas para prolongar sus vidas al final, según muestra una investigación reciente.

El estudio, que aparece en la edición del 18 de marzo de la revista Journal of the American Medical Association, encontró que los que recurren a la fe en busca de consuelo durante su enfermedad son significativamente más propensos a usar medidas intensivas para salvar la vida, como respiración mecánica.

"En un estudio de gran tamaño de pacientes terminales de cáncer, encontramos que los pacientes que más dependen de la religión para afrontar son unas tres veces más propensos a recibir atención médica agresiva en la última semana de vida", afirmó la autora del estudio, la Dra. Andrea C. Phelps, residente médico de último año del Centro Médico Beth Israel Deaconess en Boston.

Phelps dijo que el estudio no pudo abordar la pregunta de por qué las personas que dependen mucho de su religión podrían ser más tendientes a usar cualquier medida disponible para salvar la vida, pero hay varias teorías posibles. Una es que "tal vez sean más optimistas debido a que tienen fe en Dios, y su fe religiosa podría proveerles esperanza cerca de la muerte", dijo Phelps. Otra posibilidad es que los que confían en su religión "tal vez deseen todas las medidas para extender la vida porque creen que la vida es sagrada".

Casi nueve de cada diez pacientes que participaron en un estudio reciente llevado a cabo en múltiples centros dijeron que la religión y la espiritualidad eran importantes para ellos en el manejo de su diagnóstico, según la información de respaldo del estudio.

Para el estudio actual, Phelps y colegas reclutaron a 345 personas que tenían cáncer avanzado y les pidieron que completaran un breve cuestionario para evaluar qué tanto dependían de su fe y religión para ayudarlos a manejar su enfermedad. Los investigadores dieron seguimiento a todos los entrevistados hasta sus muertes. El tiempo de seguimiento promedio fue de 122 días.

La atención intensiva para prolongar la vida se definió como el uso de respiración mecánica y reanimación cardiopulmonar durante la última semana de la vida.

Los que reportaron un alto nivel de afrontamiento religioso eran mucho más propensos a usar medidas intensivas para prolongar la vida que los que tenían niveles bajos de dependencia en la religión para afrontar, 13.6 frente a 4.2 por ciento. Apenas poco más del once por ciento de los que tenían un alto nivel de afrontamiento religioso usaron respiración mecánica, frente a 3.6 por ciento de los que tenían niveles bajos. El índices de reanimación entre los que tenían altos niveles de afrontamiento religioso fue de 7.4 por ciento, en comparación con 1.8 por ciento entre los que tenían bajos niveles de afrontamiento religioso.

"Muchas personas, dentro del marco de su sistema de creencias religiosas, desean asegurarse de que están dando a Dios todas las oportunidades para ver si algo puede cambiar en el curso de su atención", afirmó el Reverendo Percy McCray Jr., director de atención pastoral y servicios sociales del Centro Médico Regional del Medio Oeste de los Centros de Tratamiento para el Cáncer de los EE. UU., en Zion, Illinois.

"Las personas religiosas o con fe no desean renunciar prematuramente ante la idea del cáncer. Quieren saber que hicieron todo lo que pudieron, la sensación de haber luchado", dijo.

Phelps dijo que este estudio muestra a los médicos lo importante que la religión puede ser para sus pacientes. "Los médicos necesitan reconocer que la religión es central en la manera en que muchas personas toman sus decisiones, y tenemos que ser realmente sensibles a ello y hablar abiertamente al respecto", afirmó.

Al mismo tiempo, dijo, los pacientes necesitan informar a sus médicos que la fe es importante para ellos y que tiene que ver en la manera en que se ajustan a una enfermedad terminal.

Más información

Para más información sobre la espiritualidad y la atención del cáncer, visite el Instituto Nacional del Cáncer.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango
FUENTES: Andrea C. Phelps, M.D., senior medical resident, Beth Israel Deaconess Medical Center, Boston; the Rev. Percy McCray Jr., director, pastoral care and social services, Cancer Treatment Centers of America's Midwestern Regional Medical Center, Zion, Ill.; March 18, 2009, Journal of the American Medical Association
Consumer News in Spanish