See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Los trasplantes de riñón aumentan el riesgo de cáncer

Estudio halla que los medicamentos inmunosupresores triplican las probabilidades de tener muchas otras malignidades

MIÉRCOLES 20 de diciembre (HealthDay News/HispaniCare) -- Investigadores australianos informan que algunos pacientes tienen un riesgo tres veces mayor de desarrollar varios tipos de cáncer luego de recibir un trasplante de riñón.

Investigadores informan en la edición del 20 de diciembre del Journal of the American Medical Association que los medicamentos utilizados para evitar el rechazo de un riñón nuevo suprimen el sistema inmunitario del organismo y podrían ser responsables del aumento en el riesgo de cáncer de piel no melanoma, linfoma no Hodgkin y una rara enfermedad de la piel conocida como sarcoma de Kaposi.

"Hallamos que la incidencia del cáncer en muchos órganos aumentó marcadamente luego del transplante de riñón", aseguró Claire M. Vajdic, autora líder y becaria de investigador de la Universidad de Nueva Gales del Sur en Sydney. "El riesgo fue 300 por ciento superior que en la población general", aseguró.

La mayoría de los cánceres que desarrollaron estos pacientes tienen un origen viral conocido o sospechado, agregó Vajdic. "Nuestros hallazgos sugieren de manera bastante contundente que la función del sistema inmunitario en la prevención de los cánceres de los seres humanos normales y saludables", aseguró.

En el estudio, Vajdic y sus colegas compararon la incidencia del cáncer en cerca de 29,000 pacientes de enfermedad renal de última etapa que recibieron transplantes de riñón. Los investigadores recolectaron información desde los cinco años anteriores al transplante, durante la diálisis y luego del transplante.

El equipo de Vajdic consultó el Australia and New Zealand Dialysis and Transplant Registry y la Australian National Cancer Statistics Clearing House para identificar los cánceres que ocurrieron entre 1982 y 2003. Luego, compararon esas estadísticas con la cantidad de casos de cáncer observados entre los pacientes de transplante.

El grupo halló que, luego del transplante, la incidencia general de cáncer aumentó 3.27 veces (sin incluir los cánceres de piel no melanoma y los cánceres que se sabe que con frecuencia causan enfermedad renal de última etapa).

Las malignidades aumentaron significativamente en 25 lugares del cuerpo luego del transplante y el riesgo aumentó 3 veces en 18 de ellos, dijeron los investigadores.

Los cánceres fueron el melanoma, el sarcoma de Kaposi, el linfoma no Hodgkin, la enfermedad de Hodgkin, la leucemia y los cánceres de labio, lengua, boca, glándulas salivares, esófago, estómago, colon, ano, hígado, vesícula biliar, pulmón, tejido conectivo y otros, vulva, cuello uterino, pene, ojo y tiroides. También hubo un aumento significativo en los cánceres de cavidad nasal y de vagina.

Los posibles culpables son los medicamentos inmunosupresores que los pacientes de transplante toman porque pueden reducir su capacidad para combatir infecciones que desencadenan la malignidad, aseguró Vajdic. "Consideramos que la mayor incidencia de infección conduce a una infección que causa cáncer", sostuvo.

Vajdic anotó que probablemente haya un mayor aumento en el riesgo de cáncer entre los pacientes que reciben transplantes de corazón y de corazón y pulmón. "Estas personas reciben una supresión inmune aún mayor", anotó.

Un experto considera que los pacientes necesitan conocer los riesgos relacionados con los inmunosupresores.

"Este documento es fascinante", aseguró la Dra. Amy Friedman, profesora asociada de cirugía de la Facultad de medicina de la Universidad de Yale. "Por primera vez nos da una demostración estadística de lo que vemos clínicamente pero no podemos probar", sostuvo.

El estudio convence de que el uso de medicamentos inmunosupresores es una decisión importante para la salud del paciente, aseguró Friedman. "Eso es de suma relevancia hoy por hoy porque estamos viendo tipos de transplante nuevos", dijo.

"Ahora tenemos transplantes que se conocen como de calidad de vida, como el de mano y el de cara", aseguró Friedman. "Es realmente crítico que cuando se hagan esos transplantes, los pacientes hayan sido totalmente educados sobre los riesgos de la inmunosupresión, como los cánceres", dijo.

Friedman anotó que estos medicamentos afectan ahora todo el sistema inmunitario. Hay esperanzas de que, en el futuro, estos medicamentos sean más selectivos y se dirijan sólo a la parte del sistema inmunitario responsable por el rechazo. "Ese es nuestro objetivo, pero todavía no hemos llegado hasta allá", dijo.

Más información

La American Society of Transplantation tiene más información sobre el transplante de riñón.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Claire M. Vajdic, Ph.D., research fellow, University of New South Wales, Sydney; Amy Friedman, M.D., associate professor, surgery, Yale University School of Medicine, New Haven, Conn.; Dec. 20, 2006, Journal of the American Medical Association
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined