See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Una reparación del cáncer que se dirige a un gen podría convertirse en un gran adelanto

Los científicos usan ARN por primera vez en humanos para detener la producción de una proteína que estimula el cáncer

DOMINGO, 21 de marzo (HealthDay News/DrTango) -- Por primera vez en humanos, los científicos usaron con éxito una terapia de manipulación genética para llegar a células tumorales y bloquear la producción de proteínas tóxicas que causan cáncer, informan los investigadores.

"Básicamente, lo que hacen es poner un folleto de instrucción dentro de las células que dice 'no queremos que esta proteína se exprese por ahora'", explicó Gregory Adams, colíder del programa de terapia en desarrollo del Centro de Oncología Fox Chase en Filadelfia. "Es asombroso. Tiene un potencial enorme".

"Era algo que queríamos ver desde hace tiempo" apuntó.

"Esto interfiere directamente con los mecanismos genéticos que hacen que el cáncer deje de producir una proteína en particular", agregó el Dr. Len Lichtenfeld, subdirector médico de la American Cancer Society. "Estamos a tan solo un paso de llegar al ADN real".

Tal como aparece en un informe en línea el 21 de marzo en Nature, es la primera vez que se demuestra que este proceso, conocido como interferencia por ARN (iARN), funciona en humanos.

El proceso de interferencia por ARN consiste en unir dos cadenas de ARN para formar los llamados "micro ARN interferentes" e introducirlos dentro de las células. Una vez dentro, estos intrusos cortan el ARN mensajero (ARNm) que se utiliza normalmente para fabricar proteínas específicas. Este descubrimiento ganó el Premio Nobel en 2006.

Pero el trabajo premiado se hizo en gusanos, un ser vivo que está muy lejos de los humanos.

También existían otros desafíos, uno de ellos tenía que ver con la forma de hacer llegar los micro ARN interferentes a las células apropiadas y garantizar que hicieran el trabajo que se esperaba de ellos.

Este equipo, del Instituto Tecnológico de California (CalTech), diseñó un sistema de nanopartículas súper pequeñas que, cuando se inyecta en el cuerpo, se abre paso hacia el tumor, deposita los micro ARN interferentes en las células tumorales y los deja allí para que realicen la tarea asignada.

En este ensayo clínico de fase inicial participaron pacientes con melanoma, una forma particularmente virulenta de cáncer de piel.

El experimento prosiguió según lo planeado, tal como lo demostraron las biopsias posteriormente.

Los investigadores inyectaron las nanopartículas cargadas en los pacientes, del mismo modo en que se aplica la vacuna contra la gripe o cualquier inyección. No las inyectaron directamente en el tumor como otros investigadores lo habían hecho.

Las nanopartículas se abrieron paso hacia el objetivo, las células tumorales, sin problemas y dejaron el RNAm justo en el sitio correcto, interrumpiendo la producción de la proteína responsable.

La precisión del proceso es crucial para limitar los efectos secundarios, señalaron los investigadores.

"Ahora se pueden elegir de forma selectiva las proteínas implicadas en la enfermedad sin efectos fuera del objetivo", explicó Mark E. Davis, autor principal del trabajo y profesor de ingeniería química de CalTech en Pasadena. "Por lo general, cuando se fabrican medicamentos, es difícil diseñarlos para que sólo ataquen una proteína. En este caso en particular, actuaré a nivel genético y eliminaré la proteína que deseo eliminar".

A diferencia de la terapia genética convencional, en la que el gen agraviante se reemplaza por uno nuevo o se modifica, esta terapia es reversible, dijo Adams.

"Esto seguirá su curso. A fin de cuentas, se rehabilitará por sí mismo", destacó.

Los autores creen que el mismo sistema podría resultar en una forma selectiva altamente dirigida para llegar a muchos genes y afectar tumores que hasta ahora habían eludido la terapia de fármacos.

Obviamente, el proceso tendrá que refinarse y optimizarse antes de que se pueda usar como un tratamiento real.

"Ésta es la primera publicación cualitativa de que sí podemos hacerlo, y se tiene que mantener en esa perspectiva", señaló Adams.

Más información

Más información sobre la interferencia por ARN en el Instituto de Medicina Howard Hughes.


Artículo por HealthDay, traducido por DrTango
FUENTES: Mark E. Davis, Ph.D., professor, chemical engineering, California Institute of Technology, Pasadena; Len Lichtenfeld, M.D., deputy chief medical officer, American Cancer Society; Gregory Adams, Ph.D., co-leader, developmental therapeutics program, Fox Chase Cancer Center, Philadelphia; March 21, 2010, online Nature
Consumer News in Spanish