See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Conservar los ovarios luego de una histerectomía aumenta la supervivencia

Estudio afirma que la preservación protege contra la enfermedad cardiaca y la osteoporosis

LUNES 1 de agosto (HealthDay News/HispaniCare) -- Extirpar los ovarios junto con el útero durante una histerectomía debida a dolencias no cancerígenas es común entre las mujeres de más de 45 años de edad, pero un nuevo estudio sugiere que podría no ser el mejor camino para la supervivencia a largo plazo.

Preservar los ovarios es claramente lo mejor para las mujeres de hasta 65 años de edad que tienen un riesgo promedio de cáncer de ovario y que se someten a una histerectomía por dolencias no cancerígenas, afirmó el autor del estudio, el Dr. William Parker, un ginecólogo de planta en el Centro Médico Santa Mónica-UCLA en Los Ángeles. Su hallazgo aparece en la edición de agosto de Obstetrics & Gynecology.

En su revisión de 20 años de los datos publicados en varias fuentes, Parker y su equipo encontraron que preservar los ovarios en este grupo de mujeres reduce el riesgo de enfermedad cardiaca y fracturas de la cadera.

"Mueren veinticinco veces más mujeres de enfermedad cardiaca cada año que de cáncer de los ovarios", apuntó Parker.

Por muchos años, el conocimiento médico predominante ha aconsejado la extirpación de los ovarios cuando se extirpa el útero si una mujer ha pasado ya la edad de tener hijos para prevenir el cáncer de ovario, afirmó Parker. A casi la mitad de las mujeres se le extirpan sus ovarios durante la histerectomía.

Sin embargo, los ovarios siguen fabricando pequeñas cantidades de estrógeno durante años luego de la menopausia natural. Dos hormonas como la testosterona y androstenediona del ovario han sido documentadas en algunas mujeres en sus 80. Las células musculares y grasas convierten la testosterona en estrógeno circulante, protegiendo a su vez contra la enfermedad cardiaca y la osteoporosis.

Cada año en los Estados Unidos, se realizan más de 600,000 histerectomías. El noventa por ciento se realizan para enfermedades benignas, apuntó Parker, tales como fibroides uterinos o endometriosis, en la que el recubrimiento del útero comienza a crecer fuera del útero y hacia los órganos cercanos.

El equipo de Parker trató de encontrar los riesgos específicos de la edad para cinco dolencias relacionadas a la presencia o ausencia de los ovarios, incluido el cáncer de ovario, el cáncer de mama, la enfermedad cardiaca, las fracturas de la cadera y la apoplejía. Compararon cuatro estrategias para grupos hipotéticos de mujeres entre los 40 y 80 años de edad que se habían sometido a una histerectomía: la conservación del ovario con o sin terapia de estrógeno posteriormente, y la extirpación de los ovarios con o sin terapia de estrógeno posteriormente.

Para las mujeres con un riesgo promedio de cáncer de ovario, enfermedad cardiaca, osteoporosis, cáncer de mama y apoplejía, la probabilidad de supervivencia hasta los 80 años luego de una histerectomía entre los 50 a 54 años de edad iba del 62 por ciento en aquéllas que conservaban sus ovarios pero no tomaban estrógeno, al 53 por ciento para aquéllas cuyos ovarios habían sido extirpados pero que no habían tomado estrógeno.

Preservar los ovarios sin terapia de estrógeno redujo el porcentaje de mujeres que morían a los 80 años de enfermedad cardiaca del 15 por ciento al 7 por ciento, y aquéllas que morían de fracturas de la cadera de casi 5 por ciento al 3 por ciento.

La reducción en esas dos enfermedades, aseguró Parker, sobrepasan por mucho el aumento en muertes por cáncer de ovario para los 80 años de edad.

"Si se extirpan los ovarios, el riesgo de cáncer de ovario se reduce a cero", afirmó Parker, "pero se pierde la protección contra la enfermedad cardiaca y la prevención de la osteoporosis".

¿Se sintió sorprendido? "Sí. Realmente pensé que extirpar los ovarios no sería beneficioso para la mortalidad [en general]", dijo Parker. "Pero no pensé que dejarlos sería tan claramente beneficioso".

Otro experto familiarizado con el nuevo estudio, el Dr. Richard Paulson, profesor de medicina reproductiva en la Universidad de California del Sur, en Los Ángeles, elogió el trabajo. "Es maravilloso", apuntó. "Cuando lo leí por primera vez, mi primer pensamiento fue ¿por qué no se había hecho esto antes?".

"Lo que había faltado hasta este momento era un buen análisis de los datos. Los médicos decían 'No se pueden dejar, las pacientes contraerán cáncer [de los ovarios] y morirán'. Por otro lado, tenemos a los médicos de hormonas, los endocrinólogos, quienes dicen que los ovarios posmenopáusicos fabrican importantes hormonas y que debemos dejarlos intactos. Lo que se necesitaba era que alguien trabajara con los números y obtuviera los riesgos relativos".

Ni Paulson ni Parker piensan que la práctica cambiará de la noche a la mañana. Pero el nuevo estudio genera ideas, y las mujeres de más de 45 que se someterán a una histerectomía para dolencias no cancerígenas deben estar conscientes del nuevo análisis, apuntaron.

Más información

Para aprender más sobre la histerectomía, visite The National Women's Health Information Center.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: William Parker, M.D., staff gynecologist, Santa Monica-UCLA Medical Center, and clinical professor, David Geffen School of Medicine, University of California, Los Angeles; Richard Paulson, M.D, professor, reproductive medicine, University of Southern California, Los Angeles; August 2005, Obstetrics & Gynecology
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined