See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

El consumo elevado de leche puede aumentar el riesgo de cáncer de ovario

Aún así, la relación es débil, según los investigadores

VIERNES 5 de agosto (HealthDay News/HispaniCare) -- Una revisión de 21 estudios publicados sugiere que la alta ingesta de leche entera y lactosa podría estar relacionada con un aumento en el riesgo de cáncer de ovario.

Sin embargo, los investigadores anotan que, como la relación fue débil, el nuevo informe no es razón para dejar de tomar leche con moderación.

Este nuevo meta-análisis aparece en la edición en línea del 5 de agosto del International Journal of Cancer.

"La hipótesis de que el consumo elevado de leche o glucosa láctea [lactosa] podría aumentar el riesgo de cáncer de ovario surgió en 1989 cuando el Dr. [David] Cramer informó que aquellos países en los que el consumo de leche era alto tenían más casos de cáncer de ovario", explicó la autora del estudio, Susanna Larsson, investigadora del Instituto Karolinska de Estocolmo, en Suecia. "Desde entonces, muchos estudios han examinado la relación entre la ingesta de leche y azúcar y el riesgo de cáncer de ovario, pero los hallazgos no han sido constantes".

Sin embargo, tres estudios de gran tamaño y bien diseñados en los que se evaluó la ingesta alimenticia entre mujeres que no tenían cáncer a las que se les hizo seguimiento para determinar quién desarrollaba cáncer de ovario mostró un aumento en el riesgo entre las que consumían altas cantidades de leche y lactosa, agregó Larsson.

Larsson halló que si las mujeres consumían 10 gramos más de lactosa diariamente, más o menos el contenido presente en un vaso de leche, su riesgo de cáncer de ovario aumentaba en 13 por ciento.

En los 18 estudios de control de caso, en los que se comparó aquéllas que desarrollaron cáncer de ovario con controles sanos, no se halló ninguna evidencia entre la ingesta de lácteos y lactosa con el cáncer de ovario, a excepción de la leche entera. Las que estaban en el grupo de mayor consumo de leche entera tenían un riesgo 27 por ciento superior de cáncer de ovario.

Larsson halló, en cambio, que el consumo de leche descremada se relacionó inversamente con el cáncer de ovario en los estudios de control de caso.

No se sabe exactamente cómo pueden los lácteos aumentar el riesgo, pero la lactosa produce galactosa y glucosa. Se piensa que la primera aumenta el riesgo de toxicidad directa sobre las células microbianas del ovario.

Pero el punto es que "todavía no se sabe a ciencia cierta si el aumento potencial en el riesgo de cáncer de ovario relacionado con la alta ingesta de leche o lactosa sea similar en todas las mujeres o si el riesgo se restrinja a aquellas susceptibles genéticamente a la leche", aclaró Larsson.

"Aunque el consumo de leche puede aumentar el riesgo de cáncer de ovario, este tipo de cáncer es relativamente poco común", agregó Larsson. "En comparación, hay evidencia sólida de que el consumo de leche (y la alta ingesta del calcio presente en la misma) podrían reducir el riesgo de cáncer colorrectal, el cual es mucho más común que el de ovario. El consumo de leche descremada también podría reducir el riesgo de otras enfermedades, como la diabetes tipo 2 y la enfermedad cardiovascular".

Este año, cerca de 22,220 nuevos casos de cáncer de ovario serán diagnosticados en los Estados Unidos, según la American Cancer Society, y se esperan más de 16,000 muertes.

Larsson no está recomendando a las mujeres que dejen de tomar leche. "Sin embargo, en el futuro, cuando sepamos más acerca de las interacciones posibles entre el consumo de leche y la susceptibilidad genética, podría ser que algunas mujeres no deban beber leche por un alto riesgo de desarrollar cáncer de ovario".

Otro experto, el Dr. Jonathan Berek, vicepresidente ejecutivo y profesor de obstetricia y ginecología del Centro Completo Contra el Cáncer Jonsson de la Universidad de California en Los Ángeles, estuvo de acuerdo en que las mujeres no deben dejar de tomar leche, pero deben hacerlo moderadamente.

Aseguró que aunque la relación entre el consumo de leche y el cáncer de ovario ya se ha hecho, "es un factor epidemiológico positivo débil".

Aún si esto resulta cierto, no cumple una función determinante, como sí lo hacen otros factores, como el uso de anticonceptivos orales, agregó.

"Sabemos que las mujeres que toman pastillas anticonceptivas durante al menos cinco años reducen a la mitad su riesgo [de cáncer de ovario]. Si toma pastillas anticonceptivas y además tiene un par de hijos, su riesgo podría ser tan ínfimo como un tercio del de la población general", agregó Berek.

"Yo no creo que se pueda comprobar [la relación] con este tipo de estudios", comentó Berek. "Lo que hace falta son estudios de genética molecular más refinados".

Más información

Para saber más acerca del cáncer de ovario, visite la página Web de la American Cancer Society.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Jonathan Berek, M.D., M.M.Sc, executive vice chairman and professor, obstetrics and gynecology, University of California at Los Angeles Jonsson Comprehensive Cancer Center; Susanna Larsson, M.Sc., division of nutritional epidemiology, National Institute of Environmental Medicine, Karolinska Institute, Stockholm, Sweden; Aug. 5, 2005 online International Journal of Cancer
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined