See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Relacionan altos niveles de insulina con cáncer de páncreas

Estudio con fumadores de sexo masculino observó un aumento del doble en el riesgo para aquéllos con los niveles más altos

MARTES 13 de diciembre (HealthDay News/HispaniCare) -- Los niveles elevados de insulina en la sangre no sólo aumentan el riesgo de diabetes, también pueden aumentar las posibilidades de cáncer de páncreas.

Una reciente investigación halló que los fumadores de sexo masculino con los niveles más alto de insulina en la sangre después del ayuno tienen el doble de riesgo de tumores pancreáticos.

"Ya sabíamos que había una relación bastante constante entre la diabetes, la intolerancia a la glucosa y el cáncer de páncreas, pero la razón para esta asociación ha sido motivo de controversia", explicó la autora del estudio, Rachel Stolzenberg-Solomon, investigadora de la rama de epidemiología nutricional del National Cancer Institute. "Algunas personas piensan que la diabetes es un factor de riesgo para el cáncer de páncreas, mientras que otras piensan que algunos casos de diabetes son el resultado de un cáncer de páncreas latente".

Los hallazgos de este estudio, aseguró Stolzenberg-Solomon, corroboran la hipótesis de que altos niveles de insulina que se presentan durante las primeras etapas de diabetes podrían promover el desarrollo de células de cáncer de páncreas.

Los hallazgos aparecen en la edición del 14 de diciembre del Journal of the American Medical Association.

Según la American Cancer Society (ACS), más de 32,000 estadounidenses recibirán un diagnóstico de cáncer de páncreas este año y la mayoría morirá porque la enfermedad se detecta cuando ya es demasiado tarde. Fumar cigarrillos causa casi uno de cada tres casos de cáncer de páncreas, según la ACS.

Debido a que muchos cánceres de páncreas no se hallan hasta las etapas tardías de la enfermedad, el pronóstico para este tipo de cáncer no es alentador. Los índices de supervivencia a cinco años van del 4 al 15 por ciento, dependiendo de cuánto se haya diseminado la enfermedad para el momento del diagnóstico.

La investigación actual seleccionó datos de un gran estudio finlandés sobre más de 29,000 fumadores de sexo masculino entre los 50 y los 69 años al inicio del estudio. De esa muestra de 29,000, los investigadores hallaron 169 casos de cáncer de páncreas que aparecieron luego del quinto año de seguimiento.

Una razón por la que los investigadores sólo observaron cánceres que aparecieron luego de cinco años de seguimiento era evaluar mejor si la diabetes temprana podría contribuir al cáncer. Pudieron evaluar esto porque tenían muestras de sangre de cada hombre para medir sus niveles de glucosa e insulina.

Los investigadores también eligieron aleatoriamente a 400 hombres de una muestra mayor para que sirvieran como controles.

Los hombres con los niveles más altos de insulina en la sangre y aquéllos a los que se les había diagnosticado diabetes clínicamente tenían el doble de riesgo de cáncer de páncreas, en comparación con aquellos que tenían bajos niveles de insulina y ninguna historia de diabetes.

"Este es el primer estudio en demostrar que los niveles de insulina aumentan con el riesgo de cáncer de páncreas", aseguró Eric Jacobs, epidemiólogo principal de la American Cancer Society.

Jacobs se apresuró a señalar que, sin embargo, la insulina inyectada para el tratamiento de la diabetes no se considera un factor de riesgo para el cáncer de páncreas en este estudio.

El mecanismo sospechado detrás del aumento en el riesgo es que "las células pancreáticas están expuestas a mucha insulina porque la insulina se produce en el páncreas. Los pacientes con diabetes se inyectan insulina en otros lugares, por lo que las células del páncreas no están tan expuestas a ella", explicó Jacobs.

Tanto Stolzenberg-Solomon como Jacobs aseguraron que los hallazgos de este estudio muy probablemente también aplican para las mujeres y para los no fumadores.

Según Jacobs, los hallazgos sugieren que el aumento en los niveles de actividad física podría ayudar a evitar el cáncer de páncreas, además de reducir el riesgo de diabetes y otras enfermedades graves.

"Hacer más ejercicio podría ayudar a reducir los niveles de insulina", sostuvo Jacobs.

"Si bien nuestro estudio necesita confirmación, potencialmente tiene implicaciones importantes en las estrategias de nutrición y de prevención del cáncer de páncreas", aseguró Stolzenberg-Solomon.

"Pierda peso, aumente su actividad física y quizá haga otros cambios a su dieta, como consumir menos grasas saturadas. Estos cambios afectan otros cánceres y enfermedades crónicas", puntualizó.

Más información

La American Cancer Society tiene más información sobre el cáncer pancreático.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Rachael Stolzenberg-Solomon, Ph.D., M.P.H., R.D., investigator, Nutritional Epidemiology Branch, Division of Cancer Epidemiology and Genetics, National Cancer Institute, Rockville, Md.; Eric Jacobs, Ph.S., senior epidemiologist, American Cancer Society, Atlanta; Dec. 14, 2005, Journal of the American Medical Association
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined