Las dosis altas de radiación reducen el riesgo de reaparición del cáncer de próstata

Sin embargo, un reciente estudio halla que esto no afecta los índices de supervivencia

MARTES 13 de septiembre (HealthDay News/HispaniCare) -- Un reciente estudio halló que las dosis altas de radiación pueden reducir la reaparición del cáncer de próstata a la mitad, aunque esto no afecta las tasas de supervivencia.

Esa falta de diferencia en las tasas de supervivencia podría deberse al hecho de que el cáncer de próstata es de desarrollo lento y el nuevo estudio sólo examinó cinco años de datos, resaltó el autor líder del estudio, Dr. Anthony Zietman, profesor de oncología de radiación del Hospital General de Massachusetts y de la Facultad de Medicina de Harvard. Se podría tomar incluso entre 10 y 20 años para que se note la diferencia, aclaró.

Sin embargo, en cuanto a la reaparición del cáncer, la radiación en dosis más altas mostró un beneficio claro, sostuvo Zietman.

"Los hombres que recibieron dosis altas de radiación tenían mucha menor probabilidad de que el cáncer reapareciera que los que recibieron radiación convencional", aseguró. "Además, debido a que ahora la tecnología es muy precisa, el precio que se debía pagar era muy bajo por el aumento en la dosis [de radiación] en cuanto a los efectos secundarios", como la impotencia, agregó.

Los hallazgos aparecen en la edición del 14 de septiembre del Journal of the American Medical Association.

Unos dos millones de hombres estadounidenses han sobrevivido al cáncer de próstata y a más de 232,000 se les diagnostica la enfermedad cada año, según la American Cancer Society. Aunque hasta uno de cada seis hombres desarrolla la enfermedad durante el transcurso de su vida, sólo uno de cada 34 muere por su causa, anotó la asociación.

Más de 26,000 hombres estadounidenses eligen la radiación para tratar el cáncer de próstata, según la información que respalda el artículo. A pesar de la terapia de radiación convencional, la reaparición del cáncer de próstata es común.

Zietman aseguró que en los últimos diez años, la tecnología de radiación ha mejorado ostensiblemente y los médicos ahora pueden administrar dosis más altas con mayor precisión que antes.

Para determinar si estas dosis mayores de radiación podrían ayudar a prevenir algunos casos de recurrencia del cáncer, Zietman y sus colegas compararon a 197 hombres que recibieron radiación convencional con 195 que recibieron dosis altas de radiación para tratar las primeras etapas del cáncer de próstata.

La edad promedio de los hombres fue de 67 en el grupo convencional y de 66 en el grupo de dosis alta. La mayoría de los voluntarios que participaron en el estudio era de raza blanca.

Los investigadores hallaron que poco más del 61 por ciento de los hombres del grupo de radiación convencional permaneció libre de cáncer luego de cinco años, mientras que el 80.4 por ciento de los que fueron tratados con dosis altas de radiación no presentaron repetición.

Según Zietman, el hallazgo sugiere que "los hombres necesitan preguntar a los oncólogos de radiación si van a recibir algo convencional o si van a aprovechar la tecnología y recibirán dosis mayores".

El Dr. Theodore DeWeese, coautor de un editorial publicado en la misma edición del boletín y presidente del departamento de oncología de radiación y ciencias de la radiación molecular de la Facultad de medicina de la Universidad Johns Hopkins, señaló que no todos los hospitales están en condiciones de ofrecer radiación de dosis alta todavía.

Aseguró que los beneficios de la radiación de dosis alta generalmente superan los riesgos potenciales, "con la condición de que los médicos y la institución sean capaces de suministrar esas dosis de manera segura". Por ahora, dijo, eso implica recibir el tratamiento en los centros médicos más grandes. Sin embargo, agregó que también los hospitales comunitarios más pequeños contarán posiblemente pronto con esa tecnología.

"Si por lo demás está sano y su expectativa de vida es de al menos 10 años, el control agresivo del cáncer de próstata seguramente le resultará beneficioso y reducirá las posibilidades de que se repita", sostuvo DeWeese.

Los hombres necesitan hablar sobre todas las opciones de tratamiento con sus médicos y luego decidir cuál es el perfil de efectos colaterales aceptable, recomendó.

Más información

Para saber más sobre el cáncer de próstata, visite el National Cancer Institute.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Anthony Zietman, M.D., professor of radiation oncology, Massachusetts General Hospital and Harvard Medical School, Boston; Theodore DeWeese, M.D., professor and chairman, department of radiation oncology and molecular radiation sciences, Johns Hopkins University School of Medicine, Baltimore; Sept. 14, 2005, Journal of the American Medical Association
Consumer News in Spanish