See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Los tomates reducen el riesgo de cáncer prostático

El vegetal completo es mucho más eficaz que el licopeno por sí solo

Miércoles, 5 de noviembre (HealthDayNews) -- Los hombres quienes desean reducir su riesgo de cáncer prostático deben optar por productos de tomates, no simplemente el licopeno encontrado en ellos, sugiere un reciente estudio animal.

Ratas alimentadas con una dieta que contenía polvo de tomate íntegro, incluyendo licopeno y otros compuestos, tuvieron un 26 por ciento menor de riesgo de muerte por cáncer prostático que aquellas que se alimentaron con dietas que contenían licopeno puro o dietas estándar sin licopeno o productos del tomate, informan investigadores en la edición del 5 de noviembre de la Journal of the National Cancer Institute.

"Ya que el licopeno es el carotinoide que le da el color rojo y tiene propiedades antioxidantes, muchos presumen que las razones que los tomates pudiera proteger del cáncer, de ser así, es debido al licopeno", sostuvo el autor del estudio doctor Steven K. Clinton, un oncólogo médico en Ohio State University.

"El estudio en animales de laboratorio apoya la asociación de que los productos del tomate están vinculados con un riesgo menor [cáncer prostático] pero no apoya la hipótesis de que el licopeno por sí solo interviene en ese efecto", añadió Clinton.

Su estudio también demostró que reducir las calorías pudiera ser sabio.

Las ratas en el proyecto se dividieron no sólo en el licopeno y los grupos que usaron polvo de tomate, pero en grupos que tuvieron un acceso ilimitado a alimentos y aquellos en que las calorías se redujeron en 20 por ciento.

Aquellas ratas en las que se redujeron 20 por ciento de calorías tuvieron un 32 por ciento mejor de riesgo de muerte de cáncer de la próstata en comparación con aquellos con acceso ilimitado a comidas, indicaron los investigadores.

Este año, se espera encontrar 220,900 nuevos casos de cáncer prostático, de acuerdo con la asociación Americana del Cáncer, y se espera que mueran 28,900 hombres.

Aunque los estadounidenses preferirían tomar una píldora de licopeno, indicó Clinton, su estudio señala el beneficio de ingerir productos del tomate en la forma del vegetal mismo o de jugos, sopas o salsas de dicho vegetal.

La restricción calórica, otra parte del estudio, fue modesta, indicó, en comparación con otros estudios que examinaron reducciones de 30 a 40 por ciento.

"Esto refuerza la importancia de prevenir la obesidad", indicó Clinton. A comienzos del año, un estudio publicado en la New England Journal of Medicine reportó que estar en sobrepeso o ser obeso pareció ser responsable de 14 por ciento de las muertes de cáncer en hombres y 20 por ciento en mujeres, y cáncer prostático es uno de los tipos asociados con estar en sobrepeso.

"La restricción de energía y los productos de tomate parecen tener beneficios adicionales" en la reducción del riesgo de cáncer prostático, indicó Clinton.

"¿Cuánto tomate produce la protección?", "no creo que podamos extrapolarlo directamente, pero en la dieta de las ratas, fue 10 por ciento de la dieta completa", expresó Clinton. Sin embargo, considera que sería razonable aconsejar a los hombres quienes desean reducir su riesgo ingerir aproximadamente una porción al día, o de cinco a siete porciones por semana.

"El jugo, la sopa y la salsa de tomate, todos son apropiados", comentó. "En este punto, no tenemos razones para creer que se deben ingerir sólo tomates frescos".

En un editorial que sirve de suplemento al estudio, el doctor Peter H. Gann señaló que los estadounidenses pudieran abrirse paso para satisfacer la recomendación de "comer más tomates"; estos promedian 91 libras (41.2 kg) de tomates per cápita por año.

"Lo que es interesante acerca de este estudio es que tenemos comparaciones directas de licopeno puro versus tomates", manifestó Gann, profesor asociado de medicina preventiva en el Robert H. Lurie Comprehensive Cancer Center en Northwestern University.

El estudio también respalda a la importancia de la restricción calórica como una medida anticancer, añadió. Se desconoce a ciencia cierta por qué las reducciones funcionan, expuso. Pero se especula que la restricción calórica conduce a cambios hormonales que reducen la capacidad del cuerpo en estimular el crecimiento del tumor.

Más información

Para más sobre el cáncer prostático, visita MedlinePlus.

Fuentes: Peter H. Gann, M.D., profesor asociado, medicina preventiva, Robert H. Lurie Comprehensive Cancer Center, Northwestern University, Chicago; Steven K. Clinton, M.D., oncología médica, director, quimioterapia y carcinogénesis molecular, Ohio State University Comprehensive Cancer Center, Columbus, Ohio; 5 de noviembre de 2003, Journal of the National Cancer Institute
Consumer News in Spanish