Acquire the license to the best health content in the world
Contact Us

Una nueva prueba podría predecir la agresividad del cáncer de próstata

Investigadores aseguran que puede descartar a los hombres que no necesitan tratamiento

LUNES, 19 de abril (HealthDay News/DrTango) -- Investigadores aseguran que una versión actualizada de la prueba de cáncer de próstata estándar podría ayudar a mejorar las predicciones sobre cuáles hombres podrían no necesitar tratamiento inmediato.

La prueba básica mide los niveles en la sangre del antígeno prostático específico (APS), una proteína producida por las células de la glándula prostática. Sin embargo, la prueba estándar de APS no puede distinguir entre los cánceres que se desarrollarán tan lentamente que se pueden dejar solos con seguridad y los tumores potencialmente mortales que exigen cirugía o radioterapia.

La nueva prueba mide los niveles en la sangre de tres tipos de APS. En combinación con las biopsias anuales, o muestras de tejido, resultó alrededor de 70 por ciento precisa para detectar los tumores agresivos en un estudio de tamaño reducido sobre el que los investigadores de la Universidad Johns Hopkins debían informar el domingo en la reunión anual de la Asociación Estadounidense de Investigación Oncológica en Washington, D. C.

"Lo que hemos demostrado es que el índice de salud prostática y la medición del ADN de los tejidos resultan informativos para distinguir a los pacientes cuyos cánceres tienen más probabilidades de progresar de los que no", señaló Robert W. Veltri, líder del estudio y profesor asociado de urología y oncología de la Hopkins.

El índice de salud prostática (Prostate Health Index) es la prueba de Beckman Coulter Inc., cuya intención es comercializarlo.

En el estudio participaron 71 hombres a los que originalmente se les había diagnosticado cáncer de próstata de etapa inicial de bajo grado, el tipo cuya agresividad final con frecuencia es motivo de duda.

Actualmente, identificar los tumores peligrosos de ese grupo no es mejor que lanzar una moneda, aseguró Veltri. Por eso, muchos hombres y sus médicos eligen tratamientos que podrían ser innecesarios y causar impotencia, entre otros problemas de consideración.

Los hombres del ensayo se sometieron a pruebas de sangre periódicamente para medir formas de APS, como la pro-APS, una molécula en la que dos de los aminoácidos que componen la proteína están incompletos. Es el nivel de pro-APS que resulta más valioso para pronosticar, aseguró Veltri, pero apenas es una parte del estudio.

La nueva prueba de APS se administra dos veces al año, junto con un examen rectal digital para determinar el tamaño del tumor y una biopsia anual. El régimen halló indicaciones poco favorables para 39 de los cánceres, lo que significa un mayor avance de la etapa del cáncer o tamaño del tumor, y favorable para los otros 32, aseguró Veltri. "Cuando se combina la lectura de ADN en el suero del Índice de salud prostática, resulta precisa en cerca de 7 de cada diez casos", aseguró.

Pero se trataba de un estudio de tamaño reducido y "harán falta otro año o dos para lograr suficientes casos para ajustar el índice de pronóstico", aseguró Veltri.

El grupo de la Hopkins está tratando de identificar otros marcadores biológicos que podrían mejorar el valor de pronóstico del programa, dijo. Una de las cosas que se esperan, según Veltri, es que las biopsias, que ahora son anuales, se puedan hacer cada dos años.

Los resultados del estudio han causado "emoción", sostuvo. "Por medio de la vigilancia activa, podemos identificar a un conjunto de pacientes de cáncer de tumores de etapa inicial para los que se podría retrasar o diferir la intervención", señaló Veltri.

El Dr. William J. Catalona director del programa de cáncer de próstata del Centro Oncológico Integral Robert H. Lurie del Hospital Conmemorativo Northwestern, quien fue pionero del uso de la prueba estándar de APS y ayudó a desarrollar la nueva versión de la prueba, describió el trabajo de la Hopkins como "sobresaliente".

La prueba está esperando la aprobación de la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos y ya ha sido aprobada para su uso en Europa", aseguró Catalona. En un estudio con 2,000 hombres de la región de Chicago, "hallamos que era más precisa que las pruebas que hay disponibles actualmente y también parece identificar los cánceres de próstata más agresivos", dijo.

Otro informe en la misma reunión describió el uso de un microchip para detectar células tumorales en la sangre de los pacientes de cáncer de próstata. La presencia de células circulantes puede indicar la propagación del cáncer a otras partes del organismo, pero son tan poco comunes que resultan invisibles para tecnología actual.

El nuevo chip de células tumorales circulantes (CTC) identificó dichas células en cerca de la mitad de 20 personas en las etapas iniciales de cáncer de próstata y dos terceras partes de las personas que tenían cáncer avanzado, lo que proporciona información de diagnóstico importante, según informaron investigadores del Hospital General de Massachusetts.

Más información

Para saber más acerca del diagnóstico y tratamiento del cáncer de próstata, visite el Instituto Nacional del Cáncer de EE.UU.

FUENTES: Robert W. Veltri, Ph.D., associate professor, urology and oncology, and director, Fisher Biorepository & Biomarker Laboratory, The Brady Urological Research Institute, Johns Hopkins Hospital, Baltimore; William J. Catalona, director, prostate cancer program, Northwestern Memorial Hospital Robert H. Lurie Comprehensive Cancer Center, and professor, urology, Northwestern University Feinberg School of Medicine, Chicago; April 18, 2010, American Association for Cancer Research annual meeting, Washington, D.C.
Consumer News in Spanish