See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Los tratamientos de yodo pueden activar las alarmas de seguridad

Efecto observado al viajar dentro de 3 meses tras la terapia para tratar trastornos de la tiroides

MIÉRCOLES 1 de diciembre (HealthDayNews/HispaniCare) - Las personas que han recibido tratamiento de yodo para trastornos de la tiroides pueden activar las alarmas de seguridad por hasta tres meses tras haber recibido el tratamiento, según se muestra en una nueva investigación.

Otros procedimientos de diagnóstico de medicina nuclear como las tomografías de emisión de positrones (TEP), escanogramas óseos y de corazón, también pueden activar los dispositivos, aunque por periodos más cortos tras el tratamiento.

Mientras que el problema de la alarma siempre ha sido un pequeño riesgo para los individuos que tienen estas intervenciones, ahora está siendo más frecuente por los 10,000 detectores portátiles de radiación que están asignados a las autoridades estatales, locales y federales en los EE.UU. Esto es en adición a los detectores permanentes presentes en una variedad de lugares.

Se calcula que 18.4 millones de intervenciones de imágenes y terapias de medicina nuclear fueron realizadas durante 2002 en los Estados Unidos. Las cantidades de radiación utilizadas no son dañinas.

"Estas son cantidades que quedan pero los detectores son extremadamente sensibles", explicó el autor del estudio, Dr. Lionel Zuckier, profesor de radiología en la Facultad de Medicina de la Universidad de Medicina y Odontología en Nueva Jersey, y director de medicina nuclear y del programa TEP del Hospital Universitario, ambos en Newark. "No resulta sorprendente que con la frecuencia de estas intervenciones y con el número de detectores, que muchos pacientes han sido identificados por estos detectores y detenidos hasta que su estatus se haya esclarecido".

Zuckier presentó sus hallazgos el 30 de noviembre en la reunión anual de la Radiological Society of North America en Chicago.

La Society of Nueclar Medicine (SNM) y la U.S. Nuclear Regulatory Commission (NRCI) recomendaron que las personas que han recibido algunas de estas intervenciones lleven consigo una carta que detalle el procedimiento y liste a quién pueden contactar para confirmar dicho procedimiento. La cuestión es por cuánto tiempo los pacientes tendrán que cargar con este documento.

"Estas recomendaciones plantean la pregunta: ¿por cuánto tiempo el paciente debe portar dicho documento?", dijo Zuckier. "Es ahí en donde entra nuestro estudio".

Zuckier y sus colegas examinaron cinco detectores personales de radiación y midieron los niveles de siete radionúclidos comúnmente utilizados (Tl-201, Tc-99m, Ga-67, I-123, In-111, I-131, F-18) que activan las alarmas y a qué distancia lo hacen.

La terapia de yodo (I-131), utilizada para tratar el cáncer de tiroides, entre otras condiciones, duró entre 95 y 100 días. "Para mi, eso no me resulta tan sorprendente por que tienen una extensa vida media y es suministrado en gran cantidad para la terapia", dijo Zuckier.

Los exámenes cardiacos con talio duraron hasta 30 días, los escanogramas óseos y de tiroides con Tc-99m duraron hasta tres días, mientras que los escanogramas TEP de FDG, menos de 24 horas.

Zuckier recomienda que los individuos lleven consigo el documento por la mayor cantidad de tiempo en que puedan activar las alarmas de seguridad. De esa manera podrán evitar la suerte que tuvo un hombre que abordó un autobús hacia Atlantic City, N.J. y activó una alarma en uno de los túneles que salen de la ciudad de Nueva York tras haber sido tratado con radionúclidos.

"Sugerimos a los médicos que sigan las recomendaciones de la SNM y de la NRC para proveer a los pacientes la documentación escrita respecto a su intervención y el periodo que ha sido calculado", agregó.

Con respecto al hombre que iba hacia Atlantic City, eventualmente fue exonerado, pero no sin antes de que el autobús fuese detenido e inspeccionado. "Fue un gran inconveniente para los pasajeros y los servicios de seguridad", comentó Zuckier. Aún así, añadió, "comparado con el beneficio que ofrecen [los radionúclidos] a los pacientes, es más una molestia".

Más información

Visite la Society of Nuclear Medicine para más información sobre este tipo de intervención.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Nov. 30, 2004, news conference with Lionel Zuckier, M.D., professor, radiology, New Jersey Medical School University of Medicine and Dentistry of New Jersey, and director, nuclear medicine and the PET program, University Hospital, both in Newark
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined