El cáncer de piel más mortal a menudo no se diagnostica

Investigadores señalan que se necesita una mayor concienciación para un diagnóstico temprano

LUNES 20 de junio (HealthDay News/HispaniCare) -- Si bien las personas se han hecho más conscientes sobre los peligros del cáncer de piel, el tipo de melanoma más serio con frecuencia no es detectado en sus etapas iniciales, reportan los investigadores.

El melanoma nodular, el tipo de cáncer de piel más agresivo, equivale al 9 por ciento de todos los casos y al 34 por ciento de los casos de melanoma grueso. Por el contrario, el más común es el melanoma de extensión superficial, que suele diagnosticarse prematuramente y por lo general se trata de melanoma delgado.

La diferencia entre los melanomas gruesos y delgados es simplemente que los melanomas delgados tienden a propagarse por la superficie de la piel, mientras que los melanomas gruesos crecen dentro de la piel.

La incidencia del melanoma en los Estados Unidos ha aumentado considerablemente de 1969 a 1999, y ese incremento es desproporcionadamente mayor en hombres de 65 años o más. Las muertes por melanoma están fuertemente asociadas al grosor de la lesión primaria, de acuerdo con el informe que aparece en la edición de junio de Archives of Dermatology.

"Cuando observamos al melanoma, el porcentaje de melanoma nodular no se ha movido en 12 años", dijo la autora del estudio, la Dra. Marie-France Demierre, directora del Programa de Oncología de la Piel en la Facultad de Medicina de la Universidad de Boston.

Para determinar las tendencias en la distribución de melanomas delgados y gruesos de 1988 a 1999, Demierre y sus colegas estudiaron datos de cáncer de piel de la base de datos de Vigilancia, Epidemiología y Resultados Finales (SEER, por sus siglas en inglés).

Los investigadores hallaron que el número de casos de nuevos melanomas aumentó un 60 por ciento durante ese tiempo. De 1988 a 1991, hubo 9,132 casos, y de 1996 a 1999, 14,575. Mientras tanto, la proporción de melanomas gruesos (al menos de 2 milímetros de grosor) se mantuvo prácticamente estática durante los 12 años del estudio.

Demierre cree que la razón por la que no se perciben muchos melanomas nodulares gruesos es que no se ajustan al criterio que muchas personas y sus médicos han aprendido a reconocer como cáncer de piel. Las personas han aprendido a identificar el cáncer de piel mediante el criterio ABCD: A para asimetría; B para bordes irregulares; C para cambio de color; y D para cambio del diámetro.

"En realidad, una gran cantidad de melanomas se presentan sin los criterios ABCD", explicó Demierre. "Si los lunares presentan picor y los cambios son pequeños, resultan en melanomas más gruesos, a menudo el melanoma nodular", agregó.

Para lidiar con este problema, Demierre señaló que las personas necesitan estar más alertas a los cambios de cualquier lunar.

"Si padece una lesión que le preocupa, debe hacer que se la examinen", recomendó.

Otro experto concuerda que hay que hacer mucho más para que las personas reconozcan los melanomas gruesos nodulares.

"Hemos realizado un buen trabajo en lograr que las personas identifiquen las lesiones de extensión superficial", apuntó el Dr. Len Lichtenfeld, subdirector médico de la American Cancer Society. "Pero realmente no hemos hecho un buen trabajo en el área nodular".

Simplemente porque una lesión no cumpla la regla ABCD no significa que no deba ser examinada, manifestó Lichtenfeld.

"El mensaje final es, si sufre una lesión en la piel, y está cambiando (o sea, creciendo, cambiando de color o parece levantarse) visite a su médico para que se la examine. Y necesita hacerlo pronto, porque esta lesión crece rápido", destacó.

Otros tres informes en la misma edición de la publicación clarifican varios aspectos del melanoma.

En el primer informe, los investigadores observaron microsatélites para ver si su presencia predecía la supervivencia luego del tratamiento del cáncer de piel. Los microsatélites son nódulos de células de melanoma que están lejos del cuerpo principal del tumor.

El equipo de investigación conducido por el Dr. Mohammed Kashani-Sabet, del Centro del Melanoma de la Universidad de California en San Francisco, halló que los microsatélites sí predecían que el cáncer era propenso a recurrir en la misma área que el tumor inicial, y que esta recurrencia afectaba negativamente la supervivencia.

En el segundo informe, investigadores de la Universidad de Case Western hallaron que cuando se tomaba una muestra del melanoma para análisis, tomar varias muestras de grosores diferentes parecía ser la mejor manera de clasificar con precisión el melanoma y guiar a los médicos en sus opciones de tratamiento.

En un tercer informe, una encuesta de 1,200 dermatólogos, investigadores dirigidos por el Dr. Allan C. Halpern, un dermatólogo del Centro contra el Cáncer Memorial Sloan-Kettering, hallaron que no existían estándares entre los dermatólogos para determinar qué tan amplia debía ser el área a eliminar alrededor de un melanoma. Además, la mayoría de los dermatólogos desconocía cuáles melanomas eran más propensos a progresar y cuáles no.

"Es necesario llevar a cabo más investigaciones sobre el área específica de los melanomas para desarrollar directrices claras en cuanto a la gestión y prevención de más enfermedad", concluyó el equipo de Halpern.

Más información

La American Cancer Society puede darle más información sobre el cáncer de piel.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Marie-France Demierre, M.D., assistant professor, dermatology and medicine, Boston University Medical Center, and director, Skin Oncology Program, Boston University School of Medicine; Len Lichtenfeld, M.D., deputy chief medical officer, American Cancer Society, Atlanta; June 2005 Archives of Dermatology
Consumer News in Spanish