El temor a las arrugas podría ayudar a prevenir el cáncer de piel

Investigadores señalan que personas jóvenes respondieron a fotografías que mostraban envejecimiento de la piel relacionado con el sol

Written by Steven Reinberg

Updated on July 26, 2022

MARES 22 de marzo (HealthDayNews/HispaniCare) -- Investigadores aseguran que cuando fracasan las severas advertencias sobre el cáncer, mostrar evidencia fotográfica a los jóvenes sobre el daño en la piel por el sol los motiva a proteger mejor su piel.

Según un estudio de la Universidad de California en San Diego, cuando se les mostraron fotos especiales de rayos UV que revelaban el daño en sus pieles por exposición al sol, los estudiantes universitarios de ese estado tenían más posibilidades de usar cantidades generosas de bloqueador solar en su siguiente paseo a la playa.

"Cualquier esfuerzo que hagamos para educar a la gente sobre los peligros de las quemaduras solares pueden ser de gran ayuda, como lo evidencian las exhaustivas campañas australianas, en las que la protección al sol ahora está integrada a la vida diaria y la recreación", aseguró el Dr. Jeffrey Salomon, profesor clínico asistente de cirugía plástica de la Escuela de Medicina de la Universidad de Yale.

Salomon, quien no participó en el estudio, llamó a las quemaduras solares que causan cáncer "un riesgo ocupacional de vivir en esta tierra, uno que podemos minimizar exitosamente".

La sobreexposición al sol está causando una epidemia de cáncer de piel, aunque la mayoría de los casos se pueden prevenir. Los expertos aseguran que la cantidad de nuevos cánceres de piel, incluido el mortal melanoma, está aumentando a mayor velocidad que cualquier otro tipo de tumor maligno.

Investigadores de la Universidad de California en San Diego plantearon la hipótesis de que los adultos jóvenes tienen más posibilidades de interesarse por los supuestos beneficios de mejoramiento en la apariencia de broncearse que en la posibilidad de adquirir cáncer de piel en el futuro.

En su estudio, un equipo liderado por la científica de proyecto Heike I. M. Mahler, de la UCSD, reclutó a 146 estudiantes universitarios, 114 hombres y 32 mujeres, en un estudio al que llamaron "Health Attitudes" o actitudes frente a la salud. Para comenzar, los participantes completaron un cuestionario en el que informaban acerca de sus prácticas de baño y protección solares.

Luego, se le tomaron fotos al rostro de 95 de los estudiantes. Una foto fue tomada con luz normal y la otra con un filtro especial ultravioleta (UV).

La foto con UV reveló daño subyacente a la piel causado por la exposición crónica a los rayos UV, que puede causar arrugas y manchas de la edad.

Estos 95 participantes también recibieron información acerca de los efectos sobre el envejecimiento del sol y otros riesgos de la exposición a los UV. A algunos de los estudiantes también se les suministró una muestra de una loción de protección solar.

Todos los estudiantes llenaron un segundo cuestionario enfocado hacia los cambios que deseaban hacer respecto a los baños de sol y su comportamiento para protegerse del sol.

Un mes después, los investigadores se pusieron en contacto por teléfono con los estudiantes para determinar qué cambios respecto a los baños de sol y a la exposición al sol habían realizado, según informan en la edición de marzo de Archives of Dermatology.

Aunque ninguno de los grupos redujo el tiempo real que pasaron bajo el sol, "esta intervención aumentó el uso de protección solar durante la exposición incidental al sol" y el 37 por ciento de los que habían recibido el protector solar lo seguía usando.

La intervención también podría haber sido causada por una "onda expansiva" en cuanto a correr la voz sobre el daño a la piel relacionado con el sol. El sesenta y uno por ciento de todos los estudiantes que participaron en el estudio relataron que le habían dicho a un amigo o pariente acerca de lo que habían aprendido respecto a los daños de los UV y la protección solar, mientras que aquéllos a los que se les tomó la foto del daño subyacente en sus pieles le hablaron a muchos más amigos y familiares acerca de lo que habían aprendido, agregaron los investigadores.

"Suponiendo que los trabajos subsiguientes confirmen la eficacia de la intervención a través de indicadores más objetivos del comportamiento, esta intervención basada en la apariencia tiene aplicaciones importantes", concluyeron los investigadores. "Las cámaras instantáneas de ultravioleta son fáciles de conseguir y son relativamente poco costosas, además de ser fáciles de usar".

"Hay una epidemia de cáncer de piel en este país que se puede atribuir directamente a la exposición a la radiación ultravioleta del sol", aseguró Salomon. "Cerca de la mitad de todos los cánceres en este país son de piel. La incidencia del melanoma, la forma más peligrosa de cáncer de piel, ha estado aumentando. El principal factor de riesgo para desarrollar cáncer de piel es recibir quemaduras solares".

Salomón anotó que hay investigación acerca de medicamentos que pueden ser aplicados luego de una exposición prolongada al sol, aunque éstos no han mostrado prevenir realmente el cáncer de piel.

La exposición directa al sol no es la única causa de cáncer de piel. A raíz de esto, la Organización Mundial de la Salud (OMS) acaba de recomendar que ningún menor de 18 años acuda a una cámara bronceadora. Según la OMS, las investigaciones recientes han mostrado una relación directa entre el uso de las cámaras bronceadoras y el cáncer.

Más información

La American Cancer Society le puede dar más información acerca del cáncer de piel.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
Read this Next
About UsOur ProductsCustom SolutionsHow it’s SoldOur ResultsDeliveryContact UsBlogPrivacy PolicyFAQ