See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

¿Adicto a la cabina de bronceado?

Un estudio sugiere que la luz UV aumenta los niveles de endorfinas en los adoradores del sol

LUNES 12 de julio (HealthDayNews/HispaniCare) -- Si definitivamente no puede mantenerse alejado del solárium de su barrio, una reciente investigación sugiere que puede haber desarrollado un peligroso hábito que será difícil de abandonar.

Podría estar luchando contra la adicción a la luz ultravioleta.

Sí, leyó bien. Los clientes habituales de las cámaras de bronceado pueden ser atraídos por la exposición ultravioleta debido a su capacidad para mejorar el ánimo, afirma un estudio que aparece en la edición de julio del Journal of the American Academy of Dermatology.

Es este efecto de mejorar el ánimo, no sólo la piel bronceada, lo que lleva a los aficionados a los soláriums a buscar más de lo mismo, afirmó el Dr. Steven Feldman, profesor de dermatología, patología y servicios de salud pública de la Facultad de Medicina de la Universidad Wake Forest, y autor del estudio

Cuando se ofreció a los que se broncean en un momento la opción de escoger entre camas de bronceado con luces UV y camas impostoras, la mayoría escogió la cama UV cada vez, a pesar de que ambas versiones se veían idénticas. "Al igual que el perro de Pavlov, escogieron más luz UV", sostuvo Feldman.

En la investigación, Feldman evaluó a 14 personas, un hombre y 13 mujeres, entre 18 y 45 años que se bronceaban dos veces a la semana y distribuyó el tiempo en partes iguales entre una cama que emitía luz UV y otra que no. Se midió el ánimo de los sujetos antes y después de cada exposición.

Sus ánimos eran mejores y la relajación mayor luego de que los sujetos habían usado las camas con luz UV, afirmó Feldman.

Finalmente, se les dijo a los que se bronceaban que podían elegir una tercera sesión de bronceado los viernes además de las de lunes y miércoles. También se les dio la opción de escoger la cama de bronceado.

"Doce de los 14 eligieron regresar los viernes", relató Feldman. "De los 12, 11, el 92 por ciento, eligió la cama UV cada vez. La cama UV era reforzadora.

"Decían, 'esta es la cama que me relaja más'", sostuvo. "'Esa es la cama [donde] se alivia mi estrés'".

Entonces, ¿cuál es la razón subyacente para un mejor ánimo luego de la exposición a UV?

Feldman especula que las endorfinas, los químicos que libera el cerebro durante actividades como el ejercicio que lo hacen "sentir bien", también pueden ser segregados cuando el cuerpo está expuesto a la luz UV. Estudios de laboratorio anteriores han mostrado que hay emisión de endorfinas al estar expuesto a luz UV, dijo.

Otro experto afirma que el estudio refleja el conocimiento tradicional de los dermatólogos pero le agrega algo más con el potencial de la luz UV para mejorar el ánimo. "Este concepto realmente no es nuevo", sostuvo el Dr. David J. Goldberg, vicepresidente de la Skin Cancer Foundation.

"Todos sabemos que los baños de sol son adictivos", dijo. "Para la mayoría de la gente, todo el asunto de asolearse lleva a asolearse más. Este estudio se limita a subrayar esto. Es un estudio bien controlado y bien diseñado".

Como la mayoría de los dermatólogos, Goldberg sostiene que ha intentado educar a los adoradores del sol y a los aficionados a las cabinas acerca del daño que hace la luz UV. "Si [hablar] acerca de arrugas y manchas no ayuda, hablamos sobre carcinomas de células basales o escamocelulares. Si eso tampoco ayuda, hablamos acerca de melanomas".

Según la Skin Cancer Foundation, la radiación UV induce mutaciones que, en algunos casos, llevarán a cáncer de piel. La exposición a la radiación de una cabina de bronceado puede llegar a ser más riesgosa que la exposición a la luz solar natural.

Feldman está pensando en otro estudio. Quiere bloquear las endorfinas en los que se broncean frecuentemente mediante el uso de un medicamento y luego determinar si pueden distinguir entre las camas que emiten luz UV y las que no. Si esta teoría sobre las endorfinas es correcta, aquellos que se bronceen cuyas endorfinas sean bloqueadas no podrán distinguir entre estas dos camas.

Entretanto, Feldman le dice a los adictos a broncearse que estén listos para buscar ayuda que le preguntan a sus médicos acerca de tratar remedio que ya hayan sido probados para tratar otras adicciones. Los medicamentos que ayudan a los fumadores a dejar el hábito, por ejemplo, también podrían funcionar para abandonar el hábito a las cabinas de bronceado, especula.

Más Información

Para mayor información acerca del cáncer de piel, visite la National Library of Medicine.

FUENTES: Steven Feldman, M.D., Ph.D., professor, dermatology, pathology and public health sciences, Wake Forest University School of Medicine, Winston-Salem, N.C.; David J. Goldberg, M.D., director, Skin Laser and Surgery Specialists of New York, and vice president, Skin Cancer Foundation, New York City; July 2004 Journal of the American Academy of Dermatology
Consumer News in Spanish