See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Los estadounidenses carecen de conocimientos respecto al sol

Según un estudio, la mayoría asume comportamientos riesgosos cuando está bajo su resplandor

VIERNES 11 de enero (HealthDay News/Dr. Tango) -- ¿Cree que está haciendo todo lo que está a su alcance para proteger su piel del sol? Reconsidérelo de nuevo.

La mayoría se queda corta, quizás demasiado, en cuanto a reducir su riesgo de desarrollar cáncer de piel, de acuerdo con un nuevo estudio del Centro de oncología Fox Chase de Filadelfia. Debido a que las tasas de cáncer de piel han aumentado lo suficiente en los últimos 30 años como para obtener la dudosa distinción de ser el cáncer más común de los Estados Unidos, la mayoría de la gente debería tener más cuidado al disfrutar de los rayos de sol, anotaron los investigadores.

La gran parte de la población estadounidense asume múltiples comportamientos riesgosos respecto al cáncer de piel, de acuerdo con el informe. Entre los peores infractores se encuentran:los jóvenes adultos de 18 a 29 años, los habitantes del medio oeste, los fumadores, los bebedores "peligrosos", los blancos, la gente menos educada y aquéllos cuya piel no es sensible al sol.

Los resultados, que aparecen en la edición de febrero de la American Journal of Preventive Medicine, fueron recibidos con gran decepción por parte de los dermatólogos que han recomendando durante décadas tomar el sol de manera segura.

"Este [estudio] muestra lo mal que lo estamos haciendo", aseguró el Dr. Clay Cockerell, profesor clínico de dermatología y patología en el Centro médico de la Universidad Texas Southwestern en Dallas.

Aunque muchos otros estudios han encontrado que los comportamientos riesgosos respecto al cáncer de piel son comunes, pocos han investigado los comportamientos de varios grupos de edad y se han centrado en la presencia de múltiples modos de actuar peligrosos, dijo el autor del estudio Elliot Coups.

Ese era el objetivo de su equipo, que utilizó los datos de la Encuesta de entrevista nacional de salud 2005 de más de 28,000 adultos estadounidenses. "Analizamos cinco comportamientos de riesgo para el cáncer de piel", dijo Coups. Hallaron que los comportamientos de riesgo más comunes eran el uso infrecuente de ropa de protección (un sombrero de ala ancha, mangas largas y pantalones largos) y el uso infrecuente de protector solar con factor de protección solar (FPS) de 15 o más.

Los otros tres eran permanecer al sol en un día soleado en vez de buscar la sombra, usar máquinas de bronceado en interiores y tener un historial de quemaduras solares.

"También hallamos que la mayoría de los individuos reportaban tener dos o más de los cinco comportamientos de riesgo", dijo Coups.

El peor grupo de edad en cuanto a comportamientos riesgosos era los que tenían entre 18 y 29 años, apuntó Coups, ya que el 81.5 por ciento de ellos tenía dos conductas riesgosas o más.

Entre el grupo de edad de 30 a 39 años, el 76.4 por ciento tenía dos comportamientos riesgosos o más así como el 70.3 por ciento del grupo de 40 a 49 años. Entre el grupo de edad de 50 a 64 años, el 60.4 por ciento tenía dos comportamientos riesgosos o más así como el 47.7 por ciento del grupo de 65 años en adelante.

Los hombres eran más propensos que las mujeres a ignorar modos de actuar seguros bajo el sol. También, los fumadores y los bebedores "peligrosos" (los hombres que tomaban 15 bebidas o más a la semana y las mujeres que tomaban ocho o más bebidas a la semana) eran más propensos a tener comportamientos riesgosos al sol. Los habitantes del medio oeste, los blancos y los que tenían pieles no sensibles al sol eran también más propensos a no tomar precauciones al sol.

Los dermatólogos, como era de esperar, recibieron los resultados con frustración. "A pesar de todos los grandes esfuerzos que se han hecho en los últimos diez o veinte años, no hemos tenido el impacto deseado", dijo Cockerell, anotando que los estudios previos sobre los comportamientos de protección al sol han dado lugar a hallazgos similares.

El cúmulo de comportamientos poco saludables, como fumar, beber, no tomar precauciones al sol, podrían ser el reflejo de una actitud general, dijo. "Me parece que muestra que hay un segmento de la población que no se preocupa mucho por su salud", agregó.

Los hallazgos se corresponden con los comportamientos observados en pacientes, dijo la Dra. Sandra Read, dermatóloga de práctica privada en Washington, D.C. El mayor error que ella observa en los pacientes, agregó, es el uso infrecuente e inadecuado del protector solar. La gente no se lo aplica antes de salir al sol, apuntó, aunque lo que se recomienda es aplicarlo unos 30 minutos antes de la exposición solar.

"Tampoco se aplican la cantidad suficiente", agregó. Una buena directriz es aplicar a la piel expuesta una cantidad similar a un vasito para alcohol de una onza, o lo que es lo mismo, del tamaño de una pelota de golf. Read recomienda a sus pacientes volver a aplicarlo cada dos horas o con más frecuencia si sudan en exceso o están en el agua.

Read subrayó que la mayoría de la gente sabe lo que debe hacer para reducir el riesgo de cáncer de piel, pero no siempre pone en práctica lo que sabe. Muchos tienen que descartar la idea de que se ven mejor con un poco de "color".

Otro factor, dijo Cockerell, es que algunos expertos recomiendan a algunas personas tomar unos cuantos minutos de sol sin protección cada día si tienen deficiencia de vitamina D para aumentar la producción de esa vitamina "solar".

"El problema con decir a la gente que tome entre 10 y 15 minutos [de sol] es que al final terminan exponiéndose una hora o más", dijo.

Más información

Para saber más acerca de los protectores solares, visite la Skin Cancer Foundation.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango
FUENTES: Elliot Coups, Ph.D., assistant member, Fox Chase Cancer Center, Division of Population Science, Philadelphia; Clay Cockerell, M.D., past president, American Academy of Dermatology, clinical professor, dermatology and pathology, University of Texas Southwestern Medical Center at Dallas; Sandra Read, M.D., dermatologist, Washington, D.C.; February 2008, American Journal of Preventive Medicine
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined