See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Mezcla correcta de dieta y sol puede reducir riesgo de cáncer de seno

Estudio sugiere que la comida grasosa por sí sola no es la culpable de la enfermedad

Martes, 8 de enero (HealthDayNews) -- La combinación correcta de dieta, alcohol y luz solar puede reducir el riesgo en la mujer de padecer de cáncer, sugirió un estudio.

Expertos han estado debatiendo sobre el vínculo entre el cáncer de seno y la dieta durante décadas, sin firmes conclusiones que no sea el señalamiento de que las personas con dietas altas en grasas tengan un índice mayor de mortandad de la enfermedad. Sin embargo, el vínculo no se ha mantenido en todos los estudios.

En este estudio, William Grant, un investigador independiente con base en Newport News, Virginia, especuló que una dieta alta en grasa por sí sola no era responsable de índices más altos de cáncer. En su lugar, cree, fue una variedad de factores relacionados en alguna forma con la grasa.

"Digo, 'Veamos todos los factores juntos y examinemos cómo interactúan' ", expresó Grant. Recopiló datos sobre los índices de mortandad del cáncer de seno, la dieta y la latitud de 35 países, y descargó toda la información en su computadora. Entonces hizo que la computadora analizara la interacción entre los productos animales como un por ciento de calorías total, alcohol y consumo de pescado, y la exposición de rayos ultravioletas, según lo indicado por la latitud.

Los resultados aparecen en la edición del 1 de enero de la revista "Cancer".

Resultó ser que las mujeres quienes obtenían la mayoría de sus calorías de productos animales y menos vegetales en toda su vida tienen un índice de mortandad de cáncer de seno mayor. Luego en la vida, el consumo de alcohol parece incrementar el riesgo, mientras que el consumo de pescado y la exposición a la luz solar parece reducirlo. Lo que es más, la mezcla de estos factores da cuenta del 80 por ciento de la diferencia de índices de mortandad por cáncer de seno entre países.

Analizando un poco más allá, Grant se percató que el vínculo común entre todos estos factores fue un efecto en el estrógeno y el factor de crecimiento insulínico (IGF-1, por sus siglas en inglés), ambos de los cuales son identificados como posibles factores de riesgo para cáncer de seno.

"Cada generación sucesiva padece cada vez más de cáncer de seno, y eso es debido a que asimilan más las dietas estadounidenses, y mucho más cuando son jóvenes", argumentó Grant. "Si eres una persona en crecimiento y consumes más proteínas concentradas y grasas, crecerás más rápido y más alto y llegarás a la menstruación antes y por lo tanto tendrás más suministro de estrógeno en el transcurso de tu vida".

La proteína resultó ser más importante que la grasa por que estimula la producción de IGF-1, comentó Grant. La dieta estadounidense promedio deriva aproximadamente 32 por ciento de sus calorías de los productos animales, en comparación con cerca de 17 por ciento en Japón.

Mientras tanto, el alcohol se piensa que aumenta el efecto del estrógeno, mientras que el pescado reduce la inflamación (un factor crucial en detectar tumores) y a menudo contiene vitamina D, que se ha demostrado que reduce el riesgo de cáncer de seno. La exposición a la radiación ultravioleta también produce vitamina D.

¿Debes abandonar la carne, dejar el alcohol, comer pescado en el desayuno, y dirigirte a la playa? Todavía no, indicó Grant.

Apuntó que su teoría, aunque intrigante, no se ha probado.

"Lo que he hecho es presentar una hipótesis que dice que la dieta en la juventud es muy importante, y luego lo es el pescado y el alcohol y la luz solar", indicó Grant, quien es un científico atmosférico pero quien también publicó varios estudios en revistas médicas. "Mi modelo integra mucho de lo que está ya en la literatura".

Grant sugirió que está a discreción de los epidemiólogos estudiar el fenómeno. Otros expertos concordaron incondicionalmente. "Comparaciones a través de los países de factores que pueden reducir el riesgo de cáncer de seno se limitan en que ellos no pueden tomar en cuenta muchos factores, tales como la edad de nacimiento del primer hijo, la cantidad de hijos, el uso de hormonas . . . , y consecuentemente estos estudios sirven mayormente para llevar a investigación futura más que proveer información definitiva al público", indicó el Dr. Michael Thun, director de investigación epidemiológica para la Sociedad Americana del Cáncer.

"Es una hipótesis, contrario a algo definitivo", añadió el Dr. Clifford Hudis, jefe de servicio de medicina de cáncer de seno en Memorial Sloan Kettering Cancer Center. "Creo que tiene un modelo de estudio más nuevo y más refinado para el riesgo, incorporando una variedad de factores, y sus hallazgos guardan congruencia con muchos estudios previos. Pero el patrón dorado para la ciencia médica es el estudio prospectivo".

Qué hacer

Linda Frame, consejera clínica titular para la Fundación de Cáncer de Seno Susan G. Komen, aseveró que un estilo de vida saludable todavía se recomienda: "Esto incluye ejercicio con regularidad y comer bien, que es básicamente incrementar el número de frutas y vegetales que ingieres cada día y disminuir las grasas. Sabemos mediante otros estudios que estas medidas conducen a una salud óptima en general".

Tanto la Fundación de Cáncer de Seno Susan G. Komen como la Sociedad Americana del Cáncer tienen abundante información sobre el cáncer de seno.

Fuentes: entrevistas con William Grant, Ph.D., investigador independiente, Newport News, Virginia; Michael Thun, M.D., director, investigador epidemiológico, Sociedad Americana del Cáncer, Atlanta; Clifford Hudis, M.D., jefe, servicio de medicina de cáncer del seno, Memorial Sloan Kettering Cancer Center, ciudad de Nueva York; Linda Frame, R.N., consultora clínica titular, Fundación de Cáncer de Seno Susan G. Komen, Dallas; "Cancer", 1 de enero de 2002
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined