Prueba de ganglios linfáticos ayuda a combatir el melanoma

Los ganglios 'centinela' ayudan a los médicos a detectar la propagación del cáncer

MIÉRCOLES 27 de septiembre (HealthDay News/HispaniCare) -- Usar biopsias de "ganglios centinela" para ayudar a determinar si el melanoma ha comenzado a propagarse salva a algunos pacientes del dolor de que les extirpen sus ganglios linfáticos, informan investigadores de los EE.UU.

La estrategia también da a los pacientes un impulso para el tratamiento agresivo, añaden.

Hay pocas opciones de tratamiento para el melanoma a menos que la enfermedad se detecte desde el principio. Debido a esto, el melanoma es con frecuencia uno de los cánceres más mortales.

Sin embargo, los pacientes cuyos ganglios linfáticos resultaron positivos en cuanto al cáncer y aquellos a los que se les extirparon todos sus ganglios linfáticos, tuvieron un índice de supervivencia a cinco años mucho mayor en comparación con aquellos que resultaron positivos pero que retrasaron la extirpación.

Estos resultados deben ayudar a que la biopsia de ganglios centinelas se convierta en la práctica estándar cuando se gestiona este tipo de malignidad, aseguró el Dr. Donald L. Morton, investigador principal, director médico y jefe del programa de melanoma en al Instituto de cáncer John Wayne del Hospital Saint Johns en Santa Mónica, California.

Su equipo publicó sus hallazgos en la edición del 28 de septiembre del New England Journal of Medicine.

"Hay quienes se han mostrado escépticas de que la biopsia de ganglios centinelas fuese necesaria. Esto cimenta aún más la opinión de que sí lo es", apuntó el Dr. Vijay Trisal, profesor asistente de oncología quirúrgica del Centro contra el cáncer City of Hope de Duarte, California. "Esto nos da una idea sobre la biología del cáncer y nos da la certeza de que es lo que hay que hacer".

Los hallazgos "no son monumentales en cuanto al tratamiento, pero ciertamente lo son en términos de la predicción", comentó el Dr. Donald McCain, cirujano oncológico y miembro de la división de melanoma del Centro contra el cáncer del Centro médico de la Universidad de Hackensack, en esa ciudad de Nueva Jersey.

El melanoma es la malignidad de más rápido crecimiento en el mundo de hoy. Según la American Cancer Society, a casi 60,000 estadounidenses se les diagnosticará melanoma este año y casi 8,000 morirán de la enfermedad.

Alrededor del 20 por ciento de los pacientes de melanoma de grosor medio tienen una propagación microscópica del cáncer a sus ganglios linfáticos, lo que significa que la metástasis no puede sentirse ni verse. En términos generales, el melanoma que se propaga a los ganglios linfáticos tiene un pronóstico mucho peor.

Aún así, los médicos no han estado seguros sobre cómo enfrentar el problema. Los expertos han tendido a tomar una de dos posturas, una que recomienda que todos los ganglios linfáticos se extirpen automáticamente y otra que aconseja esperar hasta que el bulto se pueda sentir en realidad en los ganglios linfáticos.

"El problema del [primer] método es que teniendo en cuenta que sólo el 20 por ciento de los pacientes tienen metástasis nodal, el 80 por ciento restante se somete a una operación de la cual no se beneficia. En realidad no la necesitan", explicó Morton. "El problema es averiguar quién la necesita y quién no".

Ahí entra la biopsia de ganglios centinela, una técnica desarrollada por Morton y sus colegas hace unos 20 años. En ésta, los cirujanos evalúan sólo uno o dos ganglios linfáticos, donde es más probable que el cáncer aparezca primero. Si éstos resultan positivos, se evalúan y extirpan el resto de los ganglios linfáticos. Si no, no se hace nada con el paciente.

"Encontramos que alrededor del 20 por ciento de las personas de este grosor intermedio tendrían propagación a uno o dos ganglios centinelas", dijo Morton.

En ensayo, al que un editorial acompañante se refirió como "el más grande e importante ensayo sobre biopsia de ganglios centinela para el melanoma llevado a cabo hasta la fecha", buscaba determinar si la biopsia de ganglios centinela representaba una diferencia en la supervivencia.

Los investigadores asignaron de manera aleatoria a 1,269 pacientes de melanoma de grosor intermedio (de 1.2 a 3.5 milímetros) a una biopsia de nódulo centinela (seguida por la extirpación de los ganglios linfáticos si contenían cáncer) o simplemente a observación. Si los participantes del grupo de observación sola desarrollaban una masa palpable en el área linfática, también se sometían a extirpación de sus ganglios linfáticos.

La supervivencia libre de enfermedad a cinco años fue similar en ambos grupos, el 78.3 por ciento en el grupo de biopsia y el 73.1 por ciento del grupo de observación.

La diferencia fue en los pacientes con ganglios positivos en cuanto al cáncer frente a los negativos. Los pacientes cuyos ganglios centinela eran negativos en cuanto a los tumores tuvieron un índice de supervivencia de 90.2 por ciento, mientras que aquellos cuyos ganglios centinelas resultaron positivos en los tumores tuvieron un índice de supervivencia de apenas 72.3 por ciento.

Y para los pacientes con ganglios linfáticos positivos, el índice de supervivencia a cinco años fue más alto entre aquellos a quienes se extirparon todos sus ganglios linfáticos de inmediato (72.3 por ciento) frente a los que retrasaron la extirpación (52.4 por ciento).

"Hasta donde sé, además de este ensayo, nunca ha habido ningún ensayo aleatorio que mostrara un beneficio de supervivencia para el melanoma de la biopsia de ganglios centinela", afirmó Morton.

Los médicos usan rutinariamente la técnica se usa para los cánceres de mama, pulmón y colon. "Es un principio universal que en los cánceres que se propagan a través del sistema linfático, si se propagan, será en el nódulo centinela", apuntó Morton. "La biopsia de ganglios centinela salva a dos terceras partes de las mujeres de una disección radical de los ganglios".

En cuanto al melanoma, los expertos saben ahora que también existe un beneficio de supervivencia. "Los que tenían ganglios linfáticos centinela positivos tuvieron una peor supervivencia que los que no los tenían", señaló McCain. "Esto separa a los que se podría tratar agresivamente de los que se pueden dejar en paz".

Más información

Para obtener más información sobre el melanoma, visite la American Cancer Society.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Donald L. Morton, M.D., medical director and chief, melanoma program, John Wayne Cancer Institute at Saint Johns Hospital, Santa Monica, Calif.; Vijay Trisal, M.D., assistant professor, surgical oncology, City of Hope Cancer Center, Duarte, Calif.; Donald McCain, M.D., Ph.D., surgical oncologist and member, melanoma division, Hackensack University Medical Center Cancer Center, Hackensack, N.J.; Sept. 28, 2006, New England Journal of Medicine
Consumer News in Spanish