See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Toxina puede estar tras el cáncer testicular

Investigador de cáncer propone teoría de la causa de la enfermedad que ataca mayormente a hombres jóvenes

Miércoles, 13 de febrero (HealthDayNews) -- El tratamiento de cáncer testicular es parte de la historia moderna del éxito, con la vasta mayoría de los casos curables.

Pero la cura no surge sin un costo la infertilidad. Y la búsqueda de la causa definitiva no ha producido muy buenas sospechas.

Un investigador de cáncer de Wake Forest University, quien ha descubierto una interesante a pesar de altamente preliminar hipótesis que puede explicar por qué la enfermedad ataca en la forma en que lo hace.

Gary Schwartz, profesor asociado de biología de cáncer y ciencias de salud pública propone que el cáncer testicular, la forma más común de cáncer en los hombres jóvenes, puede ser causada por la exposición a ochratoxin A, un carcinógeno encontrado en un hongo que crece en los granos y en los granos de café. También se encuentra en animales, particularmente los cerdos, que comen granos con hongos.

"En realidad es una idea", dijo Shwartz. "Es una suposición. No se ha aprobado".

La teoría de Schwartz se presenta en la edición de febrero de la revista especializada "Cancer Causes and Controls" y está redactada casi como un cuento detectivesco.

Con frecuencia, la investigación para una causa particular de una enfermedad es casi imposible. El cáncer testicular, sin embargo, tiene varias características únicas que hacen la búsqueda menos desalentadora.

La enfermedad es mayormente prevaleciente entre hombres blancos entre los 15 a los 34 años, que sugiere que la exposición al carcinógeno ocurre temprano en la vida, tan temprano como en el vientre de la madre.

Las cifras de cáncer testicular son altas en el norte de Europa y en el área central y sur de Europa, y son altas en Dinamarca, con 7.8 casos por 100,000 por año. Además es más común entre las personas de niveles socioeconómicos elevados, el mismo grupo que fue amamantado con pecho.

Curiosamente, la incidencia de este tipo de cáncer redujo entre los daneses y los noruegos nacidos durante la Segunda Guerra Mundial y aumentó nuevamente luego del fin de la guerra.

Eso produjo una pista importante, dijo Schwartz.

"Lo que cause la enfermedad está relacionado con algún tipo de productos domésticos o provisiones porque estos países fueron ocupados y embargados por Suecia", explicó Schwartz. "Lo que sea puede estar relacionado con un artículo. La pregunta es ¿cuál?"

El plan se complica cuando consideras que los cerdos son aptos para desarrollar ciertos problemas renales cuando consumen granos crudos que frecuentemente contienen ochratoxin A.

El hongo también se conoce como la causa de cáncer de riñón en ratas y ratones. En los fetos, los testículos desarrollan forma de riñones.

"No es inverosímil que algo que cause cáncer en un riñón podría causar cáncer en un órgano desarrollado aparte de los riñones", dijo Schwartz. "Definitivamente es una suposición, pero no una extraña suposición".

Como resultado, los daneses cuentan con una de las cifras más altas de consumo de cerdo en el mundo. Además comen una gran cantidad de centeno, el cereal de grano que con mayor frecuencia está contaminado por ochratoxin A. Las condiciones del tiempo durante la época de cosecha promueven el crecimiento de los hongos, explicó Schwartz.

La teoría de Schwartz consiste en que una mujer come productos contaminados con ochratoxin A mientras está embarazada, o su hijo los consume durante la niñez. Esto daña el ADN testicular, y la pubertad provoca la malignidad.

Si su hipótesis resulta cierta, Schwartz dice que las mujeres podrían tomar medicamentos como aspirina y las vitaminas A, C y E que reducen el daño de ADN causado por ochratoxin A.

"Es un gran comienzo", dijo Marianne Berwick, epidemióloga asociada en Memorial Sloan-Kettering Cancer Center en la Ciudad de Nueva York. "Él ha hecho lo mejor para sostenerla con diferentes tipos de evidencia, pero en este punto todo lo que él tiene es una hipótesis interesante".

Ahora la hipótesis de Schwartz necesita someterse a rigurosas pruebas científicas pero, según señaló Berwick, muchos descubrimientos científicos comienzan de esta forma.

Qué hacer

Para más información en torno a cáncer testicular, visita The Testicular Cancer Resource Center o el Instituto Nacional de Cáncer. Fuentes: entrevistas con Gary Schwartz, Ph.D., profesor asociado de biología de cáncer y ciencias de salud pública, Wake Forest University, Winston-Salem, C.N., Marianne Berwick, Ph.D., epidemióloga asociada, Memorial Sloan-Kettering Cancer Center, Ciudad de Nueva York; febrero de 2002 "Cancer Causes and Controls"

Consumer News in Spanish