Acquire the license to the best health content in the world
Contact Us

La soya podría evitar el cáncer endometrial

Un estudio realizado entre mujeres chinas muestra una reducción del riesgo de hasta un 40 por ciento

JUEVES 27 de mayo (HealthDayNews/HispaniCare) -- Las mujeres chinas tienen tasas significativamente más bajas de cáncer endometrial en comparación con las mujeres estadounidenses. Según una reciente investigación, la razón parece ser la soya.

Según un informe que aparece en la edición del 29 de mayo del British Medical Journal, consumir soya regularmente redujo el riesgo de cáncer endometrial entre un 30 y un 40 por ciento entre las mujeres evaluadas en Shangai.

El efecto protector de la soya fue particularmente significativo en las mujeres obesas, que tienen un riesgo mayor de sufrir cáncer endometrial.

"Una razón para la reducción en los casos de cáncer endometrial en mujeres asiáticas, comparadas con las mujeres occidentales, es la dieta", informó la Dra. Xiao Ou Shu, profesora de medicina de la Universidad Vanderbilt y líder del estudio.

Las comidas de soya pueden proteger porque son ricas en isoflavinas, las cuales actúan como estrógeno en el cuerpo, pero no son tan potentes como el estrógeno natural. También contienen altas cantidades de fibra. Las mujeres que tienen niveles altos de isoflavinas tipo estrógeno podrían estar protegidas contra el cáncer de endometrial, afirmó Shu.

Shu y sus colegas recogieron datos de 832 mujeres chinas en Shangai diagnosticadas de cáncer endometrial entre 1997 y 2001 y los compararon con los datos de 846 mujeres chinas sanas.

Los investigadores midieron la cantidad de comidas de soya consumidas durante cinco años y el peso corporal correspondiente de cada mujer.

Los investigadores descubrieron que las mujeres que consumieron soya frecuentemente redujeron su riesgo de adquirir cáncer endometrial hasta en un 40 por ciento. Entre las mujeres obesas fue mayor la reducción de este riesgo, dijo Shu.

Sin embargo, Shu agregó que, debido a que el número de mujeres que participó en el estudio fue reducido, se requieren más investigaciones con muestras más grandes para confirmar los hallazgos.

Hay cada vez más estadounidenses consumiendo comidas de soya, comentó Shu. Y la American Heart Association está recomendado la soya para la protección contra enfermedades del corazón.

El Dr. Stephen C. Rubin, jefe de la división de oncología ginecológica del Sistema de Salud de la Universidad de Pensilvania, comentó que "es un estudio interesante, pero para nada sorprendente".

Agregó que, aún así, actualmente no hay suficientes evidencias al respecto como para recomendar a las mujeres que incrementen su consumo de soya para reducir el riesgo de cáncer endometrial".

El cáncer endometrial es un problema cada vez mayor en este país, particularmente por la epidemia de obesidad, pues las mujeres obesas tienen niveles más altos de estrógeno natural, lo cual puede incrementar el riesgo de adquirir esté cáncer, advirtió Rubin.

"La reducción en el peso es una estrategia mucho mejor que un aumento en el consumo de soya para reducir el riesgo de adquirir esta enfermedad. Perder entre 20 y 40 libras (entre 10 y 20 kilos) podría brindar mayor protección contra el cáncer endometrial que una alta ingestión de soya", afirmó.

La Dra. Debbie Saslow, directora de cánceres ginecológicos y de mama de la American Cancer Society, agregó que "este estudio tiene algo de valor, pero no ofrece una respuesta definitiva".

Como las mujeres en China consumen más soya que las mujeres en los Estados Unidos, dijo, "es difícil mirar este estudio desde la perspectiva de las mujeres en los Estados Unidos, las cuales se preguntan si deberían hacer algo distinto para evitar este tipo de cáncer".

Sin embargo, Saslow agregó que este es el cuarto estudio que ha llegado a la misma conclusión. "Todos muestran que las mujeres que consumen altas cantidades de queso de soya y otros productos de soya tienden a tener un riesgo reducido de cáncer endometrial, comparadas con las mujeres que tienen una ingesta menor".

Para reducir el riesgo de cáncer endometrial, Saslow recomienda una alimentación sana y mantener un peso saludable, acompañados de ejercicio. "No creo que las mujeres deban comenzar a comer queso de soya cuatro veces al día, pero si lo que quieren es incrementar su consumo de soya, probablemente no haga daño", dijo.

Sin embargo, advirtió que las mujeres que tienen cáncer de mama o de endometrio deberían evitar el exceso de soya porque podría aumentar sus niveles de estrógeno, lo que a su vez podría desencadenar la activación de las células cancerígenas sensibles al estrógeno.

Más Información

La U.S. Food and Drug Administration tiene más información sobre la soya.

FUENTES: Xiao Ou Shu, M.D., Ph.D., professor, medicine, Vanderbilt University, Nashville, Tenn.; Stephen C. Rubin, M.D., professor and chief, division of gynecologic oncology, University of Pennsylvania Health System, Philadelphia; Debbie Saslow, Ph.D., director, breast and gynecologic cancers, American Cancer Society, Atlanta; May 29, 2004, British Medical Journal
Consumer News in Spanish