See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Semillas de un tratamiento para el cáncer uterino

Estudio encuentra que menos radiación pueden ser la clave luego de la cirugía

Lunes, 4 de febrero (HealthDayNews) -- La misma terapia "de semilla" radioactiva que ha estado ayudando a los hombres a combatir el cáncer de la próstata puede también ayudar a las mujeres a superar el cáncer uterino, demuestra un nueva investigación.

La terapia resulta en reacciones menos tóxicas, con menores complicaciones y de costos más bajos que los tratamientos de radiación estándar, indicaron los investigadores del Centro Médico Sueco en Seattle, donde se condujo la investigación.

La técnica de radiación, conocida como braquiterapia, se utiliza seguida de la cirugía tradicional para ayudar a destruir células cancerosas persistentes. Diminutas "semillas" radioactivas se colocan directamente en la vagina, donde emiten bajos niveles de radiación por un periodo establecido de tiempo antes de tornarse inactivas.

En comparación con la terapia de rayo externa donde una serie de tratamientos empapan la pelvis entera con dosis mucho más grandes de radiación la braquiterapia puede ser igualmente eficaz con muchas más ventajas, indicaron los investigadores.

"Nuestro artículo sugiere que la braquiterapia vaginal es tan eficaz como la pélvica completa, con menos efectos secundarios y en un costo mucho más barato", expresó el autor del estudio doctor Neil S. Horowitz, quien está ahora en el Centro Médico de Washington University en St. Louis.

Las complicaciones de la radiación pélvica pueden incluir salpullido y susceptibilidad en la piel; problemas de los intestinos y de la vejiga, incluyendo micción incrementada, diarrea o constipación; irritación rectal; irritación del tejido vaginal; sequedad vaginal incrementada; y estrechamiento del canal vaginal.

Aunque los doctores señalaron que el nuevo estudio se añade al creciente cuerpo de evidencia de que la terapia de radiación de dosis menor puede funcionar con menor cantidad de reacciones tóxicas, otros expertos advirtieron que la braquiterapia no es para todas las pacientes. Por ejemplo, el doctor Ronald Ennis apuntó que sólo puede considerarse para mujeres quienes se hayan sometido a cirugía extensa de cáncer uterino.

"La cirugía para el cáncer uterino puede involucrar tres diferentes métodos, dependiendo de qué encuentre el cirujano y de las decisiones que se tomen durante la cirugía misma", explicó Ennis, un profesor asociado de oncología de radiación en el Columbia Presbyterian Medical Center en la ciudad de Nueva York.

En el primer método, indicó, sólo se remueve el útero, los nódulos linfáticos circundantes se dejan intactos. En el segundo método, el útero se remueve y algunos de los pocos nódulos linfáticos se examinan para células cancerosas.

"Si no se encuentra evidencia de cáncer, los nódulos linfáticos no son removidos", explicó Ennis.

El tercer método involucra remover todos los nódulos linfáticos, bien sea den positivo a cáncer o no. Es únicamente cuando esta cirugía más drástica se lleva a cabo, afirmó Ennis, que la braquiterapia se torna un tratamiento viable.

Horowitz concuerda: "Sin una evaluación de los nódulos linfáticos, no creemos que sería seguro tratar con la braquiterapia vaginal", opinó.

Ennis reconoce que la braquiterapia puede causar efectos secundarios menos tóxicos que la radiación pélvica completa. Sin embargo, la cirugía precedente la remoción del útero y los nódulos linfáticos es mucho más dilatada, causando con frecuencia un índice mayor de complicación y a veces la readmisión al hospital.

"No estoy seguro de ver dónde está el ahorro, en términos de costo actual, o más importante aún, en términos de escatimar los problemas de la paciente. No está claro que este estudio de la braquiterapia realmente tenga estas ventajas", indicó Ennis.

Horowitz dijo que los ahorros a la paciente y a su cartera se tornan aparentes cuando existe una selección como la de qué tipo de terapia se puede utilizar.

El tipo de cirugía se determina por la severidad del cáncer, no el deseo de usar la braquiterapia, argumentó Horowitz. De manera que, concluye, si se necesita ejecutar las cirugía más dramática, por qué no ahorrar a la paciente complicaciones adicionales al reducir la cantidad de radiación utilizada para tratamiento adicional.

El estudio del Centro Médico Sueco involucró a 164 mujeres, todas las cuales recibieron la extensa cirugía para varias etapas de cáncer uterino, incluyendo la remoción de todos los nódulos linfáticos.

Las mujeres se trataron con braquiterapia, y se dio un seguimiento por parte de los doctores por hasta 12 años.

El resultado: "La supervivencia general de cinco años y los índices de supervivencia libre de la enfermedad fueron de 87 por ciento y 90 por ciento, respectivamente", señaló Horowitz, sin mayores reacciones tóxicas en cualquiera de las mujeres.

El estudio también indicó que la tarifa de la braquiterapia vaginal de altas dosis era aproximadamente $1,000 menos [por paciente] que la terapia de radiación pélvica.

Los resultados del estudio aparecen en la edición actual de "The Journal of The American College of Obstetricians and Gynecologists".

Ennis planteó que el estudio está bien realizado, pero señaló que no hay grupos de control y no se realizaron comparaciones en términos de periodos de recuperación en general o promedios de cura.

"No compara la taza de supervivencia general, o el índice de complicaciones entre pacientes quienes recibieron braquiterapia a aquellas quienes habían recibido radiación con rayos externa. De manera que, lo que nos indica el estudio es de valor limitado", dijo Ennis.

Horowitz defiende sus hallazgos.

"Como referencia, comparamos cómo nuestras pacientes se desempeñaron con un grupo histórico de pacientes de riesgo similar quienes se habían sometido a procedimientos quirúrgicos idénticos, pero quienes habían recibido la radiación pélvica completa en lugar de braquiterapia vaginal", expuso.

Qué hacer

Para más información sobre braquiterapia, visita Brachyhealth.org.

Para aprender más acerca de la terapia de radiación, visita El Instituto Nacional del Cáncer.

Para información básica sobre el cáncer uterino, pulsa aquí.

FUENTES: Entrevistas con Neil S. Horowitz, M.D., investigador ginecológico, Centro Médico de Washington University, División de Ginecología Oncológica, Barnes Jewish Hospital Plaza, St. Louis; Ronald Ennis, M.D., profesos asociado, oncología radiación, Columbia Presbyterian Medical Center, ciudad de Nueva York; The Journal of The American College of Obstetricians and Gynecologists, 2 de febrero de 2002
Consumer News in Spanish

HealthDay

HealthDay is the world’s largest syndicator of health news and content, and providers of custom health/medical content.

Consumer Health News

A health news feed, reviewing the latest and most topical health stories.

Professional News

A news feed for Health Care Professionals (HCPs), reviewing latest medical research and approvals.