Acquire the license to the best health content in the world
Contact Us

Ensayo evalúa terapia genética para la angina en las mujeres

Investigadores aseguran que un tratamiento novedoso promueve el desarrollo de vasos sanguíneos en el músculo cardiaco

MARTES 4 de septiembre (HealthDay News/Dr. Tango) -- La U.S. Food and Drug Administration le ha dado prioridad a un ensayo para examinar un tratamiento por ingeniería genética en las pacientes de angina, ese dolor punzante en el pecho que puede asediar a los millones de estadounidenses que tienen enfermedad cardiaca.

Para el estudio se reclutarán unas 300 mujeres de 50 centros médicos de los EE.UU., según el Dr. Randall Moreadith, director médico de Cardium Therapeutics Inc., la empresa de San Diego que desarrolló la terapia. Recibirán infusiones de un virus inocuo modificado por ingeniería electrónica para portar un gen que promueve el desarrollo de nuevos vasos sanguíneos. El dolor de la angina es causado por flujo sanguíneo insuficiente al músculo cardiaco.

El hecho de que la FDA le esté dando prioridad a un ensayo sobre la terapia señala la necesidad urgente de un tratamiento nuevo para la angina, según Christopher J. Reinhard, director médico de Cardium. "Se trata de pacientes que ya están recibiendo el máximo de medicamentos, se han sometido a cirugía de derivación y siguen teniendo angina recurrente. No tienen otra alternativa".

Dos estudios anteriores con hombres y mujeres no hallaron mejoría general con el tratamiento, según un informe en la edición del 11 de septiembre del Journal of the American College of Cardiology.

"Pero cuando separamos la información por sexo, hubo una diferencia notable en las mujeres en cuanto a la duración del ejercicio en la banda caminadora", comentó Moreadith. "Entonces, notamos que cada uno de los puntos finales clínicos de las mujeres se alineaban. Ese hallazgo nos resultó sorprendente".

El tratamiento se vale de dos tecnologías desarrolladas en distintas instituciones académicas, el gen FGF-4, descubierto en la Universidad de Nueva York, y la infusión a través de un catéter en el vaso sanguíneo, desarrollado en la Universidad de California.

"Hemos estado en un programa que tiene cuatro estudios realizados en varios centros que usa el mismo mecanismo de difusión y el mismo producto y lo evaluamos al estilo clásico", explicó Moreadith.

Los dos ensayos clínicos anteriores hallaron que era más probable que los hombres que recibieron un placebo informaran sobre resultados favorables. Ambos ensayos, en los que participaron un total de 532 pacientes de angina, se suspendieron cuando el análisis intermedio de la información no mostró mejoría general significativa para el grupo en general. Los análisis de los subconjuntos de personas de los ensayos condujeron al estudio actual.

No es posible decir cuándo estarán disponibles los resultados del ensayo actual, advirtió Reinhard.

La idea de promover el desarrollo de nuevos vasos sanguíneos en el corazón "abre un nuevo camino para la investigación sobre el corazón", agregó Reinhard. Los tratamientos existentes para la angina se dirigen a aliviar los síntomas de la afección ampliando los vasos sanguíneos, bien sea temporalmente con medicamentos como nitroglicerina o permanentemente con tratamientos como la cirugía de derivación.

La terapia genética para mejorar el suministro de oxígeno al corazón al inducir el desarrollo de nuevas vasos sanguíneos "ataca el problema subyacente", explicó Reinhard.

La idea de que esta terapia pueda funcionar de manera diferente en las mujeres tiene sentido porque la naturaleza física de la afección que causa angina con frecuencia es distinta en ambos sexos, explicó la Dra. Suzanne Steinbaum, directora de mujeres y enfermedad cardiaca del Hospital Lenox Hill de la ciudad de Nueva York.

Para las mujeres, un flujo de sangre reducido al corazón con frecuencia se debe al estrechamiento general de muchas de las arterias que irrigan el corazón, mientras que en los hombres el problema tiende a concentrarse en un área, aseguró Steinbaum.

"Las mujeres tienen una enfermedad más difusa, así que sí se logran más conductos, habrá más flujo sanguíneo y menos angina", dijo. "Con los hombres, el problema es más diferenciado, por lo que lograr más conductos podría no aliviar los síntomas".

"Definitivamente, hay algo en este ensayo que tiene sentido", asegura Steinbaum.

En una noticia relacionada, investigadores suecos sugirieron el lunes durante la reunión de la Sociedad europea de cardiología en Viena que podría ser necesario tratar a las pacientes de enfermedad cardiaca de manera distinta que a los hombres.

La Associated Press informó que un pequeño estudio de 184 mujeres realizado por la Dra. Eva Swahn del departamento de cardiología del hospital universitario de Linköping, Suecia, halló que las mujeres que se han sometido a operaciones cardiacas importantes como la derivación de la arteria coronaria son más propensas a morir que los hombres.

Aunque los expertos aseguraron que no se pueden sacar conclusiones a partir del hallazgo, estuvieron de acuerdo en que la idea de que las mujeres podrían necesitar otro tipo de tratamiento para la enfermedad cardiaca debería estudiarse más a fondo, según la AP.

Más información

Toda la historia de la angina, sus causas, sus síntomas y su tratamiento está en la U.S. National Library of Medicine.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango
FUENTES: Randall Moreadith, M.D., Ph.D., chief medical officer, and Christopher J. Reinhard, chief executive officer, Cardium Therapeutics Inc., San Diego; Suzanne Steinbaum, M.D., director, women and heart disease, Lenox Hill Hospital, New York City; Sept. 11, 2007, Journal of the American College of Cardiology
Consumer News in Spanish