Acquire the license to the best health content in the world
Contact Us

Descubierto pequeño efecto beneficioso de fumar

Según un estudio, a los fumadores que continúan con su hábito después de una angioplastia les va mejor

MARTES 25 de mayo (HealthDayNews/HispaniCare) -- En un nuevo e inesperado giro sobre los efectos del cigarrillo, los investigadores han descubierto que los grandes fumadores que continúan fumando después de una angioplastia presentan una tasa más baja de problemas cardiovasculares recurrentes que aquellos que no fuman.

Antes de que decida abandonar varias décadas de investigación que demuestran que fumar, de hecho, es malo para usted, considere que los fumadores que necesitaban este procedimiento eran más jóvenes y ya habían sufrido ataques cardíacos y apoplejías.

"Es importante señalar que éste podría ser el único efecto beneficioso de fumar, porque los fumadores enfermaron a una edad más temprana, y tuvieron más infartos al miocardio y apoplejías, de manera que, en general, fumar fue muy dañino para nuestros pacientes", enfatizó el autor del estudio, el Dr. Martin Schillinger, profesor asociado de medicina interna en la Facultad de Medicina de la Universidad de Viena, en Austria. "Sin embargo, nuestras observaciones sugieren que la inhalación de monóxido de carbono (sin los efectos secundarios negativos del fumar) merecería ser objeto de más investigación".

"De manera paradójica, fumar podría en realidad estar ayudando, o protegiendo de alguna manera, contra la reestenosis [cuando las arterias se estrechan nuevamente], aunque claramente los efectos a largo plazo de fumar serán dañinos", añadió el Dr. Michael Dake, jefe de radiología cardiovascular y de intervención en la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford.

Este estudio aparece en la edición de junio de Radiology.

Las personas con enfermedad arterial periférica (EAP) tienen un estrechamiento o bloqueo en sus arterias, lo que significa que no les llega suficiente oxígeno a las piernas o los brazos. Generalmente, esta afección se trata con una angioplastia, durante la cual un médico inserta un pequeño catéter a través de un vaso sanguíneo y lo lleva hasta el lugar de la obstrucción, donde se infla para abrir el vaso. A veces se deja un dilatador, es decir, un cilindro de malla metálica, dentro de la arteria para prevenir que se vuelva a cerrar.

Sin embargo, de acuerdo con el estudio, hasta un 60 por ciento de los pacientes que pasan por el procedimiento experimentarán reestenosis, que es una respuesta natural del cuerpo ante este tipo de daño, y tendrá que someterse al proceso nuevamente.

Los científicos han estado buscando la manera de reducir las tasas de reestenosis.

Schillinger y sus colegas se inspiraron para realizar este estudio en su trabajo anterior con una enzima llamada hemo oxigenasa-1 (HO-1).

"La HO-1 protege de la reestenosis luego de una angioplastia, probablemente debido a la liberación de monóxido de carbono", explicó Schillinger. "En experimentos con animales, se ha demostrado que la inhalación de monóxido de carbono protege contra la reestenosis. Los fumadores en realidad inhalan monóxido de carbono y tienen mayores concentraciones de CO en su sangre, así que especulamos que este efecto podría ser beneficioso respecto a inhibición de la reestenosis".

Los investigadores revisaron a 650 pacientes de EAP que se sometieron a angioplastia (con o sin dilatador) para abrir arterias que iban a sus piernas. Los pacientes se agrupaban de acuerdo con su la cantidad de cigarrillos que fumaban: no fumadores; fumadores ligeros (de uno a nueve cigarrillos por día); fumadores habituales (de 10 a 20 cigarrillos por día); o fumadores intensos (más de 20 cigarrillos por día).

Tras periodos de seis meses y un año respectivamente, los investigadores encontraron que: los fumadores intensos tenían una tasa de estrechamiento de 16 por ciento luego de seis meses y 29 por ciento luego de un año; los que fumaban entre 10 y 20 cigarrillos por día tuvieron tasas de 20 y 35 por ciento respectivamente; y en los no fumadores las tasas fueron de 28 por ciento luego de seis meses y 54 por ciento luego de un año.

No son los cigarrillos en sí, sino el monóxido de carbono, el que parece ser el responsable de estos resultados, apuntaron los investigadores.

"Lo más probable es que el efecto protector se deba al CO", dijo Schillinger. Se sabe que el monóxido de carbono dilata los vasos sanguíneos y que también suprime el crecimiento de células musculares lisas en la pared de la arteria.

Los investigadores advirtieron que estos hallazgos aún no se traducen en un tratamiento.

"Desafortunadamente, todavía no se puede practicar la inhalación sistemática de CO puro en estos pacientes enfermos, porque puede causar hipoxia severa", dijo Schillinger.

También, hay tratamientos nuevos que ya resuelven este problema.

"Nos estamos volviendo más sofisticados. Tenemos dilatadores recubiertos con medicamentos. No son sistémicos. Pueden ser liberados localmente y apuntados al sitio real del daño para controlar o administrar la respuesta", dijo Dake. "No sé si se puede sacar algo útil [de este estudio], pero muestra claramente que los procesos de reestenosis pueden tratarse de varias maneras. Este método no es particularmente saludable".

Sin embargo, Schillinger opina que el tema de fumar y la reestenosis merecen más investigación.

"Ahora estamos investigando si los donantes de CO (enzimas que producen CO en la pared vascular) podrían aplicarse al segmento de vaso tratado". "Por otro lado, pronto comenzaremos una inhalación cuidadosa de CO en pacientes seleccionados".

Por ahora, el mensaje es igual al que el cirujano general de los EE.UU. emitió por primera vez en 1964: No fume.

"Nadie debería empezar a fumar luego de una intervención para reducir la reestenosis. Aún si el fumar protege contra la reestenosis en el segmento tratado, fumar es muy dañino para el resto del sistema vascular, el cual no fue tratado con angioplastia", señaló Schillinger. "No le estamos recomendando a los pacientes que fumen luego de una angioplastia. Sin embargo, estos hallazgos paradójicos podrían ayudarnos a desarrollar estrategias para usar sólo las 'partes beneficiosas de fumar'".

Más Información

Los U.S. Centers for Disease Control and Prevention y la American Cancer Society tienen más información sobre cómo dejar de fumar.

FUENTES: Martin Schillinger, M.D., associate professor, internal medicine, University of Vienna Medical School, Austria; Michael Dake, M.D., chief, cardiovascular and interventional radiology, Stanford University School of Medicine, Stanford, Calif.; June 2004 Radiology
Consumer News in Spanish