See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Dispositivo recolector de desechos no aprueba examen en arterias

Aún así, un modelo de segunda generación todavía ofrece alguna esperanza

MARTES 1 de marzo (HealthDay News/HispaniCare) -- Un dispositivo que recoge los desechos grasosos liberados cuando los pacientes de ataque cardiaco se someten a una angioplastia no resultó eficaz en un importante estudio.

El dispositivo al parecer no evitó el daño a los tejidos cardiacos y los investigadores no hallaron ninguna diferencia en la incidencia de eventos perjudiciales para el corazón dentro de los siguientes seis meses al ataque para quienes se sometieron al procedimiento, llamado "protección microcirculatoria distal", en comparación con los que no se lo hicieron.

Durante la angioplastia con balón, los cirujanos abren una arteria cerrada con un pequeño balón. Durante el proceso, sin embargo, se desprenden pequeños fragmentos de desechos, los cuales pueden desplazarse por el cuerpo, lo que causa problemas en vasos sanguíneos más pequeños en otros lugares. Los cardiólogos esperaban que la protección distal recoja esos desechos antes de que puedan causar daño.

Desafortunadamente, hasta ahora el dispositivo y el procedimiento parecen haber fracasado, según el informe que aparece en la edición del 2 de marzo de Journal of the American Medical Association. El estudio halló que la protección distal no mejoró la microcirculación, ni ayudó a restaurar el flujo sanguíneo en el área afectada ni previno mayores daños en el corazón.

En el estudio, dirigido por investigadores del Centro Médico de la Universidad de Columbia, participaron 501 pacientes tratados en 38 centros médicos de siete países dentro de las seis horas siguientes al ataque cardiaco. La mitad se sometió a una angioplastia con balón estándar, mientras que la otra mitad se sometió a una angioplastia más aspiración, el término médico para denominar la eliminación de los desechos que se desprenden mediante la succión.

Los investigadores concluyeron que "al no identificar ninguna utilidad clínica de la protección microcirculatoria distal para el infarto agudo del miocardio [ataque cardiaco], no podemos recomendar su uso rutinario en pacientes sometidos a terapia de reperfusión mecánica [angioplastia]".

Pero este quizá no sea el final de la historia, aseguró el Dr. Joseph P. Carrozza, coinvestigador y jefe de cardiología interventiva del Hospital Diaconisa Beth Israel de Boston.

"El dispositivo utilizado en el estudio fue uno de primera generación que demostró ser beneficioso en un grupo diferente de pacientes, quienes tenían la enfermedad con derivación de injerto venoso para bypass", explicó Carrozza. "No tuvo ningún efecto sobre la situación más reciente. Pero esto no indica que la política de la protección embólica no sea eficaz. Se están haciendo pruebas con otros dispositivos que usan mecanismos distintos, como filtros".

El problema es que el sistema utilizado en la prueba "es un dispositivo muy primitivo y difícil de usar", anotó La angioplastia tardó veinte minutos más cuando se usó el dispositivo porque "toma mucho tiempo llegar a una arteria", explicó.

Se está realizando una nueva prueba de otro dispositivo distinto destinado a filtrar los desechos de los vasos sanguíneos y "no habrá datos hasta dentro de un año", comentó Carrozza. El dispositivo "funciona como una red de pesca porque permite que el flujo sanguíneo pase a través de la vena pero atrapa los desechos en la red", explicó.

Agregó que el asunto de los desechos luego de la angioplastia es un problema que necesita ser resuelto.

"Cada vez más pacientes de ataque cardiaco son tratados con angioplastia y dilatadores [tubos flexibles implantados]", aseguró. "El tratamiento no es perfecto. En algunos casos se presenta bloqueo de los vasos sanguíneos cuando se eliminan partes de los coágulos. Si pudiéramos prevenir eso, la mortalidad, que ahora alcanza cerca del 4 por ciento dentro del mes siguiente al procedimiento, sería aún menor".

Más información

Más información sobre la angioplastia, cómo se realiza y quién debería hacérsela, en el sitio Web de la American Heart Association.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Joseph P. Carrozza, M.D., chief, interventional cardiology, Beth Israel Deaconess Hospital, Boston; March 2, 2005, Journal of the American Medical Association
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined