See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

La apertura de las arterias ocluidas ayuda a las mujeres después de un ataque cardiaco

Pero no ayuda a las que tienen un daño cardiaco menos severo como angina inestable, según muestra un análisis

MARTES, 1 de julio (HealthDay News/Dr. Tango) -- Un estudio reciente halla que las mujeres que padecen ataques cardiacos se benefician tanto como los hombres del procedimiento de apertura arterial conocido como cateterismo, algo que contradice algunos estudios anteriores.

Sin embargo, ese beneficio sólo fue observado en mujeres cuyo daño cardiaco era lo suficientemente grave para ser calificado como un ataque cardiaco, señaló la autora del estudio, la Dra. Michelle O'Donoghue, miembro del Grupo de investigación de TIMI del Hospital Brigham and Women's de Boston. Las que habían tenido "casi un ataque cardiaco", conocido como angina inestable, deberían recibir un tratamiento más conservador.

"De manera rutinaria realizamos pruebas sanguíneas para averiguar si alguien ha tenido un ataque cardiaco o ha sufrido un daño permanente en el músculo del corazón", dijo O'Donoghue. "Cuando el resultado de las pruebas es elevado, indica un mayor riesgo. Hay un mayor daño del músculo cardiaco y por tanto más incentivo para proceder con el cateterismo".

En este procedimiento, se introduce un cable delgado con un balón en la punta, el catéter, hasta el lugar de la obstrucción en una arteria cardiaca. Luego se infla el balón para abrir la arteria y restaurar el riego sanguíneo.

Algunos estudios han encontrado más riesgos que beneficios para las mujeres con sospecha de ataque cardiaco. Pero este análisis de ocho ensayos aleatorios en el que participaron más de 10,000 pacientes, 30 por ciento de sexo femenino, halló un beneficio general para las mujeres que habían sido diagnosticadas con un ataque cardiaco. El informe fue publicado en la edición del 2 de julio de la Journal of the American Medical Association.

Las mujeres que se sometieron a un cateterismo tenían un riesgo 19 por ciento menor de morir, de tener un ataque cardiaco o de volver a ser hospitalizadas que las que recibieron farmacoterapia, halló el estudio. En cuanto a los hombres, el riesgo era 27 por ciento menor con el cateterismo que con la terapia conservadora.

Pero el cateterismo no tuvo ningún beneficio para las mujeres cuyas pruebas sanguíneas no mostraron daño cardiaco severo. Para esas mujeres, la estrategia preferida es "maximizar primero la terapia médica y proceder al cateterismo sólo si el dolor de pecho es persistente o si los resultados de la prueba de esfuerzo son positivos", dijo O'Donoghue.

No está del todo claro por qué las mujeres son distintas a los hombres en este problema cardiaco en particular, destacó. Una posibilidad es que las mujeres son más propensas a tener otras afecciones que complican la situación, como la diabetes, dijo O'Donoghue. "O quizá tienen un tipo diferente de enfermedad cardiaca, que afecta los vasos sanguíneos más pequeños", destacó. El cateterismo no puede desobstruir esos vasos pequeños.

Cualquiera que sea la razón, el estudio ofrece evidencia que respalda las directrices actualizadas de la American Heart Association y el American College of Cardiology, que recomiendan una estrategia conservadora para las mujeres con síndromes coronarios agudos, el nombre formal para los ataques cardiacos y la angina inestable, informaron los investigadores.

Los investigadores fueron elogiados por la Dra. Nanette Wenger, profesora de medicina en la Universidad de Emory que formó parte del grupo que actualizó las directrices de la American Heart Association, por sus esfuerzos en la recopilación de los datos.

"Con frecuencia, no se llevan a cabo análisis específicos según el sexo", apuntó Wenger respecto a los informes anteriores. "Fueron capaces de conseguir de los investigadores principales de estos ensayos algunos datos que no fueron publicados. Esto respalda precisamente lo que decimos en las directrices".

"Hay tanta evidencia de que no podemos utilizar el mismo enfoque para todos en lo que respecta al tratamiento de pacientes con síndrome coronario agudo", dijo el Dr. Sidney C. Smith, director del Centro de ciencias y medicina cardiovascular de la Universidad de Carolina del Norte, que también contribuyó en la actualización de las directrices. "Debemos considerar el riesgo al igual que el sexo. Es un estudio importante que respalda las nuevas directrices".

Más información

Para más información sobre el cateterismo, visite la American Heart Association.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango
FUENTES: Michelle O'Donoghue, M.D., investigator, TIMI Research Group, Brigham and Women's Hospital, Boston; Nanette Wenger, M.D., professor, medicine, Emory University, Atlanta; Sidney C. Smith, M.D., director, University of North Carolina at Chapel Hill Center for Cardiovascular Science and Medicine; July 2, 2008, Journal of the American Medical Association
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined