La terapia invasiva no reduce las muertes por síndrome coronario agudo

El perfil de riesgo de los pacientes debería determinar el mejor tratamiento, según un experto

VIERNES 9 de marzo (HealthDay News) -- Las terapias invasivas precoces para despejar arterias cardiacas obstruidas no reducen la cantidad de muertes o ataques cardiacos de los pacientes de síndrome coronario agudo, según informan investigadores holandeses.

El síndrome coronario agudo describe una serie de síntomas que apuntan hacia los problemas cardiacos. Generalmente, se trata de un suministro insuficiente de sangre al músculo cardiaco.

"Los cardiólogos han estado debatiendo sobre el mejor método para el síndrome coronario agudo sin elevación del segmento ST durante más de diez años", aseguró el Dr. Byron K. Lee, profesor asistente de cardiología de la Universidad de California en San Francisco.

"Sigue habiendo datos contradictorios. Algunos apoyan el método invasivo y otros, uno más conservador", aseguró Lee. "Aunque los cardiólogos por lo general tienen una predilección personal, quizá deberían dejar al paciente decidir lo que prefiera, ya que no se ha demostrado que ninguno de los métodos sea claramente superior".

En el estudio holandés, el Dr. Robbert de Winter, del Centro Médico Académico de Ámsterdam y sus colegas realizaron un seguimiento de cuatro años a 1,200 pacientes de síndrome coronario agudo que fueron elegidos aleatoriamente para someterse a terapia invasiva precoz (angioplastia o bypass coronario) o a una terapia farmacológica agresiva.

Su informe aparece en la edición del 10 de marzo de The Lancet.

Luego de cuatro años, los investigadores hallaron que, entre los pacientes sometidos a una terapia invasiva precoz, el 30 por ciento había muerto como consecuencia de una ataque cardiaco, en comparación con el 26 por ciento de los pacientes que no se sometió a una terapia invasiva precoz.

Además, más pacientes del grupo de terapia invasiva precoz tuvieron ataques cardiacos (el 18.3 por ciento) que los que no se sometieron a esta terapia (el 12.3 por ciento).

Asimismo, los índices de mortalidad o de ataque cardiaco no variaron entre ambos grupos (14.3 por ciento entre los pacientes del grupo de terapia invasiva precoz y 11.2 por ciento entre los pacientes del otro grupo). A los cuatro años, no hubo diferencia estadística en la muerte por ninguna causa (7.9 por ciento en comparación con 7.7) ni en la mortalidad cardiovascular (4.5 por ciento en comparación con 5) entre ambos grupos.

"Una estrategia invasiva precoz evita la rehospitalización, aunque no se registró ninguna reducción en la muerte o en el infarto del miocardio", concluyeron los autores. El equipo holandés considera que la terapia farmacológica agresiva administrada a ambos grupos explica por qué hay tan poca diferencia entre ambas opciones de tratamiento.

Otro experto no considera que este estudio pueda ser usado para cambiar las directrices de práctica actuales.

"El tamaño reducido de este estudio hace que sea interesante pero no definitivo", aseguró el Dr. Christopher P. Cannon, profesor de medicina de la Facultad de medicina de Harvard.

Cannon anotó que las directrices actuales recomiendan evaluar el riesgo general del paciente antes de determinar cuál tratamiento es mejor.

"La práctica actual es seguir un método invasivo para los pacientes de riesgo medio o alto y uno conservador para los de riesgo bajo", dijo. "Esa seguirá siendo la estrategia adecuada independientemente de los hallazgos de este artículo".

Más información

Para más información sobre el síndrome coronario agudo, visite la American Heart Association.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Christopher P. Cannon, M.D., professor, medicine, Harvard Medical School, Boston; Byron Lee, M.D., assistant professor, cardiology, University of California, San Francisco; March 10, 2007, The Lancet
Consumer News in Spanish