See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Los malos jefes son malos para el corazón

Estudio relaciona los problemas laborales con eventos cardiovasculares fatales en los hombres

MARTES, 25 de noviembre (HealthDay News/Dr. Tango) -- ¿Le mortifica tener un jefe muy mandón? Según una investigación reciente, tal vez su corazón tenga que pagar el precio.

El estudio suizo encontró que los riesgos de angina, ataque cardiaco y muerte de los trabajadores aumentó junto al a la incompetencia reportada de sus jefes.

"Este estudio es el primero en proveer evidencia de una relación prospectiva y que responde a la dosis entre conductas gerenciales concretas y enfermedad cardiaca objetivamente medida entre los empleados", afirmó la líder de la investigación Anna Nyberg, del departamento de ciencias de la salud pública del Instituto Karolinska, y del Instituto de investigación del estrés en la Universidad de Estocolmo.

"Mejorar las habilidades gerenciales, respecto a proveer a los empleados con información, respaldo, potestad relacionada a las responsabilidades, claridad en las expectativas y retroalimentación, podría tener importantes efectos en la reducción del estrés de los empleados y mejorar la salud en los lugares de trabajo", afirmó Nyberg.

El estudio fue publicado en la edición en línea del 25 de noviembre de la revista Occupational and Environmental Medicine.

Según los investigadores, ser un buen jefe incluye tener consideración con los empleados, fijar metas claras, fijar expectativas realistas, comunicarse y proveer retroalimentación, gestionar el cambio, incluir a las personas en el proceso de toma de decisiones y delegar autoridad.

Para el estudio, el equipo de Nyberg recolectó datos sobre más de 3,100 hombres suizos que participaron en estudio de Trabajo, lípidos y fibrinógenos de Estocolmo. Los hombres, que tenían entres 19 y 70 años de edad, recibieron evaluaciones cardiacas en el trabajo entre 1992 y 1995. Entonces, los investigadores relacionaron a estos hombres con expedientes hospitalarios de enfermedad cardiaca y muerte hasta 2003.

Durante el periodo de seguimiento, hubo 74 casos de ataques cardiacos fatales y no fatales, angina o muerte por enfermedad cardiaca, encontraron los investigadores.

El grupo de Nyberg encontró que mientras más competentes creían los hombres que eran sus jefes, menor era el riesgo de desarrollar enfermedad cardiaca. En contraste, mientras peor calificaban los hombres la capacidad de liderazgo de sus jefes, mayor era el riesgo de enfermedad cardiaca. De hecho, el riesgo aumentaba mientras más tiempo trabajaba alguien en el mismo ambiente estresante.

"Las enfermedades relacionadas al estrés son un grave problema en nuestra sociedad", apuntó Nyberg. "El lugar de trabajo es un área donde ocurre el estrés, y por tanto puede reducirse. Este estudio sugiere que los gerentes podrían desempeñar papeles claves en determinar los factores relacionados al estrés en el trabajo, lo que significa que las intervenciones del ambiente psicológico laboral podría dirigirse a los gerentes para reducir el estrés de los empleados", aseguró.

El Dr. Gregg C. Fonarow es profesor de cardiología de la Universidad de California, en Los Ángeles. Afirmó que varios estudios han sugerido que los ambientes laborales estresantes aumentan el riesgo de eventos cardiovasculares de los trabajadores.

"Sin embargo, ninguno de estos estudios ha demostrado causalidad, y todavía sigue mayormente sin saberse si realizar este tipo de cambios en el lugar de trabajo produciría efectos favorables sobre la salud cardiovascular", advirtió Fonarow.

Un informe relacionado que apareció en la edición en línea del 25 de noviembre de la revista Journal of Epidemiology and Community Health encuentra que tomarse una licencia laboral por enfermedad por motivos de salud mental aumenta el riesgo de una muerte temprana.

"La gente que se toma licencias médicamente certificadas de una semana o más tienen un exceso de 60 por ciento en el riesgo de muerte precoz", afirmó la investigadora líder Jane Ferrie, del Departamento de epidemiología y salud pública del Colegio Universitario de Londres, en el Reino Unido. "Este exceso en el riesgo se asocia a algunos de los diagnósticos más comunes para las ausencias por enfermedad, sobre todo los trastornos mentales", señaló.

Para el estudio, el grupo de Ferrie recolectó datos sobre más de 19,000 trabajadores de servicios públicos franceses que tenían entre 37 y 51 años de edad y que participaron en el estudio GAZEL.

Los investigadores encontraron que entre 1993 y 2007, murieron 902 personas, 144 de ellas mujeres. De 1990 a 1992, hubo 12,500 licencias por enfermedad médicamente certificadas que duraron siete o más días laborables, que tenían que ver con el 41 por ciento de los empleados. Ferrie señaló que estos empleados tenían 60 por ciento más probabilidades de morir precozmente.

Las mujeres tomaban licencias por enfermedad con mayor frecuencia que los hombres. Los datos mostraron que, tanto para los hombres como para las mujeres, una mala salud mental y las enfermedades digestivas y circulatorias en los hombres se asociaban al riesgo de morir antes.

"Los trabajadores con ausencias médicamente certificadas por diagnósticos mentales deberían ser considerados como una población en mayor riesgo de enfermedades fatales", concluyó Ferrie. "Tales diagnósticos incluyen problemas de salud mental, con frecuencia considerados como el diagnóstico con mayores probabilidades de ser usado como excusa para faltar al trabajo injustificadamente".

Pero el Dr. David L. Katz, director de Investigación sobre la Prevención en la Facultad de Medicina de la Universidad de Yale apuntó una vez más que este estudio no establece una relación de causa y efecto.

"Tal vez los trabajadores que están enfermos son menos propensos a encontrarse satisfechos", apuntó Katz. "Pero no es poco razonable que la insatisfacción en el trabajo pueda traducirse en un gran riesgo de mala salud, e incluso muerte prematura", aseveró.

Es lógico que la manera en que interactuamos con los demás en el lugar de trabajo sea importante para nuestra salud y calidad de vida, añadió Katz. "Dado todo el tiempo que pasamos en el trabajo, las relaciones en ese lugar claramente son importantes. Por supuesto que tendría sentido realizar estudios de intervención dirigidos a optimizar la interacción entre el empleado y el gerente y que evalúen los resultados de salud", dijo.

Más información

Para más información sobre el estrés laboral, visite los Centros de Control y Prevención de Enfermedades de los EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango
FUENTES: Anna Nyberg, department of public health sciences, Karolinska Institute, and Stress Research Institute, Stockholm University, Sweden; Jane Ferrie, Ph.D., Department of Epidemiology and Public Health, University College London, U.K.; Gregg C. Fonarow, M.D., professor, cardiology, University of California, Los Angeles; David L. Katz, M.D., M.P.H., director, Prevention Research Center, Yale University School of Medicine, New Haven, Conn.; Nov. 25, 2008, online edition, Occupational and Environmental Medicine; Journal of Epidemiology and Community Health
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined