See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Una molécula promueve el crecimiento del músculo cardiaco

Ayuda a reparar el daño de los ataques cardiacos en ratones

MARTES 23 de noviembre (HealthDayNews/HispaniCare) -- Una molécula que promueve el crecimiento de un corazón joven, promete como tratamiento para el ataque cardiaco en estudios realizados con animales y está siendo preparado para estudios con seres humanos, según informan los investigadores.

Los estudios determinan si la molécula timosina beta-4, que puede ayudar a la gente a recuperarse de ataques cardiacos, podría comenzar "a mediados o a finales del año entrante", aseguró el investigador líder, Dr. Deepak Srivastava, profesor de pediatría y biología molecular del Southwestern Medical de la Universidad de Texas en Dallas. Su grupo describe los resultados en la edición del 25 de noviembre de Nature.

"Nuestro interés inicial era intentar entender cómo se forma el corazón", explicó Srivastava. "Hallamos que la timosina beta-4 inducía a las células a emigrar y también a sobrevivir más tiempo".

Él y sus colegas iniciaron una serie de estudios en ratones a los que se les indujeron ataques cardiacos. En aquellos ratones tratados con la timosina beta-4, más músculo cardiaco sobrevivió y estuvo más capacitado para bombear la sangre, en comparación con los ratones que recibieron un placebo.

El grupo de Srivastava continúa estudios con animales de mayor tamaño y está trabajando para tratar de entender cómo funcionan exactamente los mecanismos que protegen al corazón", relató. "Pero estamos en el punto en el que estamos diseñando las primeras pruebas con seres humanos".

Hace falta la aprobación de la U.S. Food and Drug Administration para realizar estos estudios, en los que la timosina beta-4 se le inoculará a la gente en las primeras horas siguientes a un ataque al corazón. Srivastava prevé que la aprobación llegará en cuestión de meses.

Si la timosina beta-4 funciona como se espera, podría ayudar a resolver las constantes controversias que rodean el uso de células madre para reparar los daños causados por un ataque al corazón, agregó el Dr. Michael D. Schneider, M.D. codirector del Centro para el Desarrollo Cardiovascular del Colegio de Medicina Baylor de Houston y autor de un editorial adjunto.

Algunos críticos se han opuesto al uso de las células madres obtenidas de embriones citando inquietudes de orden ético. El uso de células adultas ha iniciado una controversia distinta en la comunidad internacional, pues hay dudas respecto a su eficacia.

"Hay una media docena de pruebas en curso, principalmente en Europa" de tratamientos para los ataques cardiacos con células madre humanas, aseguró Schneider. Varios utilizan células madre de la médula ósea administradas en el corazón con la esperanza de que ayuden a formar nuevo músculo cardiaco o nuevos vasos sanguíneos.

El informe reciente dado a conocer "es un salto maravilloso de la imaginación por el hecho de que esta proteína sea de alta expresión en el corazón joven", sostuvo Schneider.

El grupo de Srivastava está usando una proteína diseñada en el laboratorio producida por tecnología de recombinación", anotó Schneider. "El grupo está trabajando con Regenerx, una empresa de biotecnología con sede en Washington, D.C., que ha tenido experiencia con la timosina beta-4, aseguró Srivastava.

"Si funciona, va a ser algo espectacular", sostuvo.

Más información

Las señales de alerta y el tratamiento del ataque cardiaco están en el National Heart, Lung and Blood Institute.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Deepak Srivastava, M.D., professor of pediatrics and molecular biology, University of Texas Southwestern Medical Center, Dallas; Michael D. Schneider, M.D., co-director, Center for Cardiovascular Development, Baylor College of Medicine, Houston; Nov. 25, 2004 Nature
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined