Acquire the license to the best health content in the world
Contact Us

El humo de segunda mano aumenta el riesgo de accidente cerebrovascular del cónyuge

Pero los investigadores señalan que el riesgo se disipa rápidamente una vez el cónyuge que fuma abandona el hábito

MARTES, 29 de julio (HealthDay News/Dr. Tango) -- Los no fumadores casados con fumadores tienen un riesgo significativamente mayor de experimentar un accidente cerebrovascular, sugiere un estudio reciente.

Los investigadores también encontraron que los ex fumadores casados con hombres y mujeres que aún fuman tienen un riesgo aún mayor de accidente cerebrovascular. Sin embargo, los cónyuges no fumadores de ex fumadores parecen no tener ningún aumento en el riesgo de accidente cerebrovascular que las personas casadas con alguien que nunca ha fumado.

"Esto se añade a la creciente evidencia de que el humo de segunda mano es malo y espero que ayude a la gente que desea dejar de fumar a saber que probablemente sería bueno también para la salud de su cónyuge", enfatizó Mary Glymour, profesora asistente de sociedad, desarrollo humano y salud en la Facultad de salud pública de la Harvard en Boston. Glymour es también becaria de salud y sociedad del departamento de epidemiología de la Universidad de Columbia en la ciudad de Nueva York.

Se espera que Glymour y su equipo publiquen los hallazgos en la edición de septiembre de la revista American Journal of Preventive Medicine.

Glymour apuntó que el suyo es uno de los pocos estudios enfocados específicamente en la relación potencial entre el humo de segunda mano y el riesgo de accidente cerebrovascular. También anotó que indicaciones de que la asociación es real y potente provienen de un esfuerzo investigativo de mayor envergadura del National Institute on Aging que dio seguimiento a una amplia variedad de factores sociales y su relación con el riesgo de accidente cerebrovascular.

En ese estudio, los más de 16,000 participantes tenían más de 50 años y estaban casados. A todos se les clasificó según sus hábitos de tabaquismo y se observó la incidencia de accidente cerebrovascular durante un promedio de nueve años entre 1992 y 2006.

Se encontró que los no fumadores casados con un fumador actual tenían un aumento en el riesgo de accidente cerebrovascular de 42 por ciento, frente a los casados con personas que nunca habían fumado. En una comparación similar, los ex fumadores casados con un fumador actual tenían un aumento de 72 por ciento en el riesgo de accidente cerebrovascular.

En cuanto a los casados con ex fumadores, Glymour y su equipo sólo observaron que los ex fumadores habían abandonado el hábito entre uno y 50 años antes del inicio del estudio. No pudieron determinar exactamente cuánto tiempo tenía que pasar después de que se dejara de fumar antes de que el riesgo de accidente cerebrovascular del cónyuge se disipara por completo.

"Pero pensamos que el riesgo del cónyuge probablemente comience a declinar de inmediato", señaló Glymour. "Y eso concordaría con lo que sabemos sobre el accidente cerebrovascular y fumar activamente, que es que cuando uno deja de fumar los riesgos de salud propios declinan rápidamente".

Thomas J. Glynn, director de ciencias y tendencias del cáncer de la American Cancer Society, afirmó que encontró que el análisis de Glymour era "muy razonable".

"Estoy de acuerdo en que se puede esperar una disminución bastante pronunciada en el riesgo de accidente cerebrovascular del cónyuge una vez su pareja abandona el hábito", dijo. "Por ejemplo, sabemos que aunque hay que dejar de fumar durante quince años para reducir el riesgo de cáncer de pulmón a la mitad, con la enfermedad cardiaca sólo se lleva uno o dos años de abandono para reducir el riesgo propio a básicamente el mismo nivel de un no fumador, dependiendo de durante cuánto tiempo se ha fumado. Esta conclusión tiene sentido".

"Y, en general, diría que este estudio provee más evidencia valiosa de los peligros generales del humo de segunda mano, y, en particular, el inmenso y con frecuencia pasado por algo peligro de enfermedad cardiaca", apuntó. "Y por supuesto, enfatiza la necesidad de que todo fumador abandone el hábito, o que como mínimo establezca zonas libres de humo en el hogar, o no fume en el hogar en lo absoluto".

Más información

Para más información sobre el humo de segunda mano y los riesgos de salud, visite la American Lung Association.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango
FUENTES: Maria Glymour, Sc.D., assistant professor, society, human development, and health, Harvard School of Public Health, Boston, and health and society scholar, department of epidemiology, Columbia University, New York City; Thomas J. Glynn, Ph.D., director, cancer science and trends, American Cancer Society, Washington, D.C.; September 2008, American Journal of Preventive Medicine
Consumer News in Spanish