See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

El latido irregular del corazón se relaciona con un mayor riesgo de mortalidad en mujeres

Pero el riesgo global debido a la nueva aparición de fibrilación auricular sigue siendo bastante bajo, según los investigadores

MARTES, 24 de mayo (HealthDay News/HolaDoctor) Las mujeres con diagnostico reciente de latidos irregulares, también conocido como fibrilación auricular, tienen un riesgo significativamente mayor de muerte que las mujeres sin esta condición, sugiere una nueva investigación.

Analizando los datos de más de 34,000 mujeres de mediana edad, los investigadores encontraron que las mujeres con diagnóstico reciente de fibrilación auricular tuvieron una tasa de mortalidad por todas las causas de 10.8 por cada 1,000 personas al año, frente a 3.1 por cada 1,000 personas al año para las mujeres sin fibrilación auricular.

Después de ajustar los datos para otros factores que podrían contribuir al incremento en la mortalidad, los investigadores aún encontraron que un nuevo diagnóstico de fibrilación auricular hacía que aumentara más de dos veces el riesgo de mortalidad.

"En una población de mujeres con una baja carga de enfermedad cardiovascular al inicio del estudio, las participantes con fibrilación auricular de reciente aparición presentaron aproximadamente el doble de riesgo de muerte en comparación con mujeres sin fibrilación auricular de nueva aparición", dijo el autor principal del estudio, el Dr. David Conen, profesor asistente de medicina interna en el Hospital Universitario de Basilea en Suiza.

"Sin embargo, es importante destacar que en nuestro estudio, el riesgo absoluto de eventos adversos entre las mujeres con fibrilación auricular de nueva aparición fue bastante bajo, con sólo un 2.2 por ciento de las muertes en esta población atribuibles a la fibrilación auricular", dijo Conen.

Los resultados del estudio están publicados en la edición del 25 de mayo de la revista Journal of the American Medical Association.

La fibrilación auricular es un tipo de arritmia o latido irregular del corazón. En lugar de bombear sangre con eficacia, las aurículas (cámaras superiores del corazón) por un momento vibran, lo cual permite que la sangre se acumule en el corazón, según la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association, AHA). Cuando la sangre se estanca, se pueden formar coágulos que pueden ser expulsados al torrente sanguíneo cuando el corazón empieza a latir correctamente de nuevo. Si un coágulo se desplaza hacia el cerebro, puede causar un accidente cerebrovascular, según los informes de la AHA.

La fibrilación auricular a menudo no causa síntomas evidentes, según la Dra. Teresa S. M. Tsang, autora de un editorial acompañante en la revista. Algunas personas perciben la fibrilación auricular como palpitaciones del corazón.

El estudio incluyó un análisis de 34,722 mujeres que participaron en el Estudio de Salud de la Mujer de los EE.UU. del año 1993 al 2010. Las mujeres eran todas mayores de 45 años (edad promedio de 53 años) y 95 por ciento eran blancas. Al inicio del estudio, ninguna de las mujeres tenía fibrilación auricular o signos de cualquier otra enfermedad cardiovascular.

Durante el estudio, que tuvo un seguimiento promedio de 15.4 años, 1,011 mujeres desarrollaron fibrilación auricular. Tres cuartas partes de estas mujeres también tenía presión arterial alta. Setenta y tres mujeres con fibrilación auricular murieron durante el periodo del estudio.

Después de ajustar otros factores que pudieron contribuir a un mayor riesgo de muerte, tales como masa corporal, diabetes, presión alta, colesterol elevado, fumar, entre otros, los investigadores encontraron que las mujeres que fueron diagnosticadas con fibrilación auricular durante el estudio presentaron 2.14 más riesgo de mortalidad por todas las causas y 4.18 veces más riesgo de morir por causa cardiovascular, en comparación con las mujeres sin fibrilación auricular.

"El mensaje principal de este estudio es que la fibrilación auricular no es benigna. Se asocia con un riesgo incrementado de mortalidad y varios estudios han demostrado esta asociación", dijo Tsang, directora de investigación cardiovascular de la Universidad de British Columbia y el Hospital General de Vancouver en Canadá.

Además, agregó que cuando las mujeres son diagnosticadas con fibrilación auricular, es importante que reciban una evaluación cardíaca completa, preferiblemente que incluya la ecocardiografía (ecografía del corazón) para ver si hay algún problema subyacente con el corazón. Es de vital importancia identificar otros factores de riesgo cardiovascular, tales como presión arterial alta y colesterol elevado, y tratar agresivamente estas condiciones, promoviendo cambios saludables en el estilo de vida de estas mujeres, añadió Tsang.

"Una vez detectada, la fibrilación auricular no sólo debe ser tratada sino que es importante también modificar los factores de riesgo cardiovascular. Idealmente, se debería atender estos factores de riesgo antes de que la fibrilación auricular ocurra", indicó Tsang.

Conen explicó que los principales factores de riesgo para la fibrilación auricular son la edad, la obesidad y la presión arterial alta. "Por lo tanto, la pérdida de peso y el tratamiento de la presión arterial elevada pueden ayudar a reducir el desarrollo de la fibrilación auricular", dijo Conen.

"Existe una oportunidad de mejorar el riesgo de mortalidad entre individuos con fibrilación auricular recién diagnosticada, tanto a través de la prevención como del manejo óptimo de las comorbilidades asociadas, incluyendo la presión arterial alta y la obesidad", agregó.

Más información

Para conocer más sobre la fibrilación auricular, visite la Asociación Americana del Corazón.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor
FUENTES: David Conen, M.D., M.P.H., profesor asistente, medicina interna, Hospital Universitario Basel, Suiza; Teresa S.M. Tsang, M.D., cardióloga, ecocardiógrafa, catedrática de medicina y directora de investigación cardiovascular, Universidad de British Columbia y Hospital General de Vancouver, Canadá; 25 de mayo de 2011, Journal of the American Medical Association
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined