See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Hallan que de cada ocho casos de accidente cerebrovascular, en uno ocurre primero un ataque isquémico transitorio

Los expertos instan a confiar en otras herramientas predictivas, pero no todos están de acuerdo

MARTES, 29 de septiembre (HealthDay News/DrTango) -- Una interrupción leve del flujo sanguíneo al cerebro, lo que se conoce como ataque isquémico transitorio (AIT), solamente precede a uno de cada ocho accidentes cerebrovasculares (ACV), informa un estudio canadiense reciente.

Y por ello, los investigadores concluyen que un ataque de este tipo no es la señal de advertencia crucial que necesitan los médicos.

"La implicación clínica de este estudio es que no podemos basarnos en los AIT como señal de advertencia para intervenir y evitar un ACV, porque ocurren solamente en uno de cada ocho casos de esta afección", dijo el Dr. Daniel G. Hackam, profesor asistente de medicina en neurología en la Universidad de Western Ontario en Canadá y autor principal de un informe que aparece en la edición del 29 de septiembre de Neurology.

"Necesitamos mejores perfiles de riesgo para predecir qué paciente tendrá ese primer accidente cerebrovascular", apuntó Hackam. "Este estudio pone de manifiesto una brecha en nuestra base de conocimiento. Si sabemos que un accidente cerebrovascular es inminente, podemos intervenir para evitarlo".

En el estudio, Hackam y sus colegas encontraron que de las 16,409 personas diagnosticadas con ACV durante un periodo de cuatro años en los hospitales de Ontario, 2,032, o el 12.4 por ciento de ellos, tuvo un AIT antes de su accidente cerebrovascular.

Un AIT, apuntó, no tiene el suficiente poder predictivo como para requerir medidas preventivas intensivas.

"Necesitamos mejores herramientas", señaló. "Ese es el mensaje principal de nuestro trabajo de investigación".

Un AIT, que algunos llaman mini-ictus, ocurre cuando un coágulo obstruye temporalmente una arteria cerebral. Los síntomas de un AIT son los mismos que los que de un accidente cerebrovascular, o sea, aparición repentina de entumecimiento o debilidad en un brazo o una pierna, pérdida de visión o visión doble, dificultad para hablar, mareos y pérdida de equilibrio, pero desaparecen en unos cuantos minutos. Muchas personas ignoran los síntomas, pero son indicaciones claras de un posible problema, advirtió Hackam.

Los números del nuevo estudio son similares a los de AIT y accidentes cerebrovasculares subsiguientes que se han informado durante décadas, aseguró el Dr. Larry B. Goldstein, director del Centro de accidente cerebrovascular de la Duke. Sin embargo, no está de acuerdo con la interpretación de Hackam respecto a la importancia predictiva de los AIT.

"Predicen del diez al quince por ciento de los ACV", aseguró Goldstein. "Éste no es un número pequeño, sino que es una oportunidad para evitar un accidente cerebrovascular que no se desea ignorar cuando ocurra".

Hay mejores herramientas predictivas disponibles, explicó Hackam. Señala que prefiere el ultrasonido carotideo, una forma económica de escuchar el flujo sanguíneo en la arteria principal del cerebro. "Es bastante económico y se lo hago a todos los que atiendo en la clínica", apuntó Hackam.

Sus pacientes han sido referidos a clínicas especializadas en accidente cerebrovascular porque tienen los factores de riesgo de esta afección, tales como edad avanzada, tabaquismo, presión arterial alta, obesidad y colesterol alto, dijo Hackam. Los resultados de un ultrasonido carotideo pueden confirmar la necesidad de tratamiento no sólo con medicamentos para controlar la presión arterial y los niveles de grasa en la sangre, sino también con cambios en el estilo de vida como más ejercicio, no fumar y una dieta baja en grasa, señaló Hackam.

No obstante, Goldstein apuntó que pruebas tan detalladas como el ultrasonido carotideo no son necesarias para recomendar estas medidas a los que tienen factores de riesgo para el accidente cerebrovascular. Estas pruebas no suelen medir el riesgo específico de ACV sino el riesgo de todos los problemas cardiovasculares, incluidos los ataques cardiacos, destacó.

"A mayor número de pruebas, hay más probabilidades de cometer un error", explicó Goldstein. "Los factores de riesgo estándares pueden conducir a recomendaciones básicas sobre cambios en el estilo de vida. Las personas que no fuman, que beben con moderación y que mantienen su presión arterial baja son menos propensas a tener accidentes cerebrovasculares".

Y cualquiera que tenga un AIT debería informárselo a un médico de inmediato, destacó Goldstein. "Sólo importa si va a ser algo al respecto", dijo. "Un AIT identifica a alguien que tiene un alto riesgo de tener un accidente cerebrovascular en un periodo de tiempo corto".

Más información

La American Heart Association tiene más información sobre los AIT.


Artículo por HealthDay, traducido por DrTango
FUENTES: Daniel G. Hackam, M.D., Ph.D., assistant professor, neurology, clinical pharmacology and epidemiology/biostatistics, Stroke Prevention and Atherosclerosis Research Centre, Robarts Research Institute, University of Western Ontario, London, Ontario, Canada; Larry B. Goldstein, M.D., director, Duke Stroke Center, Duke University, Durham, N.C.; Sept. 29, 2009, Neurology
Consumer News in Spanish

HealthDay

HealthDay is the world’s largest syndicator of health news and content, and providers of custom health/medical content.

Consumer Health News

A health news feed, reviewing the latest and most topical health stories.

Professional News

A news feed for Health Care Professionals (HCPs), reviewing latest medical research and approvals.