La warfarina es más segura que la heparina para algunos accidentes cerebrovasculares

Estudio halla que cuando se forma un coágulo en el corazón y llega hasta el cerebro, la heparina es más arriesgada

LUNES, 14 de julio (HealthDay News/Dr. Tango) -- Una investigación reciente señala que la heparina, un anticoagulante que se receta ampliamente, se relaciona con mayor riesgo de sangrado grave en pacientes que han sufrido un accidente cerebrovascular cardioembólico.

Sin embargo, otro agente anticoagulante, la warfarina, no pareció tener efectos perjudiciales en el mismo grupo de pacientes.

Este hallazgo condujo a los autores de un estudio publicado en línea el lunes en la edición impresa de septiembre de Archives of Neurology a sugerir que la warfarina parece ser segura y que se puede comenzar en cualquier momento si el paciente está hospitalizado.

Según la American Heart Association, un accidente cerebrovascular cardioembólico tiene lugar cuando un coágulo u otra partícula se forman originalmente en el corazón y luego se desplazan a una arteria que se ha estrechado en el cerebro.

Según los investigadores, este tipo de accidente cerebrovascular representa cerca de la quinta parte de los accidentes cerebrovasculares isquémicos, los que tienen que ver con el flujo sanguíneo reducido al cerebro.

Aunque las directrices actuales no recomiendan terapia anticoagulante justo después de un accidente cerebrovascular cardioembólico, la mayoría de los pacientes que tienen esta afección terminarán necesitando una terapia de ese tipo. La cuestión es cuándo y con qué medicamento.

La warfarina puede funcionar, aunque a veces hacen falta días para alcanzar niveles efectivos, por lo que, entre tanto, se combina con otras terapias.

Para este estudio, los investigadores del Centro de ciencias de la salud de Texas en Houston revisaron los registros de 204 pacientes que sufrieron un accidente cerebrovascular cardioembólico y fueron ingresados al hospital entre 2004 y 2006.

Ocho pacientes no recibieron terapia con anticoagulantes, 88 recibieron aspirina (un anticoagulante) por sí sola, 35 recibieron aspirina y warfarina, 44 heparina por vía intravenosa con warfarina, y 29 recibieron una dosis completa de enoxaparina, un tipo de heparina que tiene un peso molecular inferior que la warfarina.

Los participantes que no recibieron dosis completas de heparina o enoxaparina recibieron en cambio enoxaparina de dosis baja para prevenir coágulos en las piernas.

El cinco por ciento de los pacientes tuvieron un accidente cerebrovascular progresivo (sus condiciones continuaron empeorando luego de que la fase aguda del accidente había terminado). Todos menos uno de los casos ocurrió en el grupo de solo aspirina.

Además, los pacientes que solo recibieron aspirina tuvieron más de doce veces más probabilidades de tener avances en el accidente cerebrovascular, en comparación con los pacientes que usaron otro tipo de terapias.

El once por ciento de los pacientes experimentaron sangrado en el tejido cerebral. Solo tres, sin embargo, presentaron síntomas y todos habían estado tomando enoxaparina de dosis completa. Dos pacientes que tomaron heparina tuvieron sangrado sistémico.

Según los autores, agregar enoxaparina o heparina a la warfarina incrementó los riesgos de sangrado, pero se podrían considerar en ciertas circunstancias.

Más información

Para más información sobre los diferentes tipos de accidente cerebrovascular, visite la American Heart Association.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango
FUENTE: Archives of Neurology, press release, July 14, 2008
Consumer News in Spanish