See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Las mujeres más susceptibles a derrames que los hombres

Alta presión sanguínea es un factor de riesgo mayor

Viernes, 6 de febrero (HealthDayNews) -- Al parecer las mujeres mayores de 55 necesitan preocuparse más acerca de tener un derrame que sus contrapartes masculinos.

Tuvieron una probabilidad de una de cinco de sufrir un derrame durante su vida, aunque las probabilidades son una de cada seis para los hombres en el mismo grupo, demostró un nuevo análisis.

Es la primera vez que los investigadores han cuantificado el riesgo de derrames en la vida entre hombres y mujeres en los Estados Unidos.

"Te da una idea de la magnitud del problema", indicó el autor del estudio doctor Suda Seshadri, profesor auxiliar de neurología en la Escuela de Medicina Boston University. "No sabíamos esto para los derrames, sorprendente como pudiera parecer".

Este dato estadístico se basa de datos del Estudio Cardiaco Framingham, una prolongada evaluación a los factores que contribuyen a la cardiopatía.

Los autores del nuevo análisis presentaron sus hallazgos el 6 de febrero en la asamblea anual de la Asociación Americana de Derrames.

Los resultados también destacan el rol crítico que desempeña la hipertensión arterial en aumentar el riesgo de derrames. A cualquier edad, el riesgo de las personas incrementó con una presión sanguínea más alta, lo que sugiere que la presión sanguínea elevada es un pronosticador poderoso de riesgo de derrame, encontraron los investigadores.

El derrame es la tercera causa principal de muerte en los Estados Unidos y una causa principal de incapacidad a largo plazo en adultos, de acuerdo con el Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Derrames.

Este ocurre cuando se interrumpe el suministro de sangre al cerebro. Aproximadamente 80 por ciento de todos los derrames son "isquémicos", causados por coágulos sanguíneos que bloquean un vaso sanguíneo o arteria en el cerebro, el otro tipo principal derrame hemorrágico, ocurre cuando revienta un vaso sanguíneo en el cerebro, sangrando en los espacios circundantes a las células cerebrales.

Las señales de derrames incluyen entumecimiento repentina o debilidad, especialmente en un lado del cuerpo, o confusión repentina, problemas para hablar o palabras inentendibles. Las víctimas de derrames podrían de repente tener problemas al ver o al caminar. Podrían experimentar mareo o pérdida de balance o coordinación,

Investigadores de Boston University estudiaron 4,883 participantes del estudio Framingham original quienes vivieron libres de derrames hasta los 55 años de edad. Se dio seguimiento a los participantes cada dos años por un periodo de 40 años o hasta después que tuvieron una apoplejía, desarrollaran Alzheimer o murieran.

Un total de 859 participantes sufrieron de derrames. De esos, 86 por ciento tuvo un ataque isquémico. Para personas de 75 años de edad o más jóvenes, el riesgo a corto plazo de ataque cerebrovascular era mayor en los hombres. Pero para las mujeres el riesgo en toda la vida fue siempre mayor, dedujeron los investigadores.

Los autores utilizaron indicaciones del Instituto Nacional de Corazón Pulmón y Sangre que define presión sanguínea normal como menos de 120 sobre 80.

Las personas quienes tuvieron hipertensión de "etapa 1", lo que significa una presión sanguínea de 140 ó mayor sobre 90 ó mayor, eran el doble de propensos a tener un derrame que las personas con presión sanguínea normal.

Para las personas que no toman la presión sanguínea seriamente particularmente los adultos jóvenes, la noticia podría impulsar la conciencia de presión sanguínea, indicó la doctora Alison Schecter, profesora auxiliar de medicina especializada en prevención cardiaca en la Escuela de Medicina de Mount Sinai en la cuidad de Nueva York.

"Esto ofrece un gran ímpetu para controlar la presión sanguínea cuando se es joven porque afecta cosas cuando se es mayor", sostuvo. Seshadri considera que la nación podría necesitar atacar el problema de derrames de la misma manera que lo ha hecho con fumar.

"Considero que los médicos y los funcionarios de salud pública deben probablemente mirar a la presión sanguínea como un factor de riesgo poblacional para derrames", indicó. Esto podría requerir explorar formas de reducir la sal en la dieta de las personas, por ejemplo, o incrementar el ejercicio.

Más información

Para aprender más acerca de los derrames, visita el Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Derrames. Para más sobre hipertensión sanguínea, visita la Asociación Americana del Corazón.

Fuentes: Suda Seshadri, M.D., profesor auxiliar, neurología, Escuela de Medicina de Bostos University; Alison D. Schecter, M.D., profesora auxiliar, medicina/cardiología, Escuela de Medicina de Mount Sinai, ciudad de Nueva York; 6 de febrero de 2004, presentación, asamblea anual de la Asociación Americana de Derrames, San Diego
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined