See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Los ¡accidentes cerebrovasculares silenciosos' afectan a una de cada diez personas sanas

Un estudio halla que no hay síntomas, pero se pierde parte de la función cerebral

JUEVES, 26 de junio (HealthDay News/Dr. Tango) -- Si usted es un estadounidense de mayor edad que no tiene problemas de salud importantes, hay una probabilidad de uno en diez de que haya sufrido un accidente cerebrovascular y no lo sepa.

Probablemente no haya sido lo suficientemente grave para causar problemas reconocibles, como problemas de visión, debilidad facial o dificultad para caminar, pero de todos modos hubo una obstrucción de una arteria cerebral y se redujeron ligeramente sus poderes de pensamiento.

Ese cálculo proviene de un estudio reciente de 2,040 personas de edad promedio de 62 del Estudio de descendientes de Framingham, que ha durado varios años. Los escáneres por IRM mostraron que el 10.7 por ciento de ellos habían experimentado lo que la Dra. Sudha Seshadri, profesora asociada de neurología de la Universidad de Boston, llamó "un infarto cerebral silente".

Es el equivalente cerebral de lo que los médicos llaman un infarto del miocardio, una obstrucción de un vaso sanguíneo que causa daño en los tejidos. En caso de un accidente cerebrovascular silente, la obstrucción y el daño tienen lugar en el cerebro, sin síntomas.

Un accidente cerebrovascular silente es distinto de un ataque isquémico transitorio (AIT), una pérdida momentánea de la función cerebral, aclaró Seshadri. Un AIT causa algunos síntomas, mientras que el accidente cerebrovascular silente por definición no lo hace. Sin embargo, ambos son señales de advertencia de factores de riesgo bien conocidos para el accidente cerebrovascular, como los niveles de colesterol, la presión arterial, la obesidad y el tabaquismo, dijo.

La incidencia hallada en el Estudio de descendientes de Framingham "estuvo en el rango de lo que estudios anteriores habían sugerido", aseguró Seshadri. "Sin embargo, se trataba de un grupo de gente más joven que en la mayoría de los estudios anteriores. El hecho de que una de cada diez personas había sufrido ataques silentes que tenían efectos secundarios sutiles sobre el cerebro es algo que nos debería preocupar y que deberíamos enfrentar".

El informe fue publicado en la edición en línea de Stroke.

Los efectos del infarto cerebral silente aparecen en un escáner de IRM como "lesiones pequeñas en diversos lugares del cerebro", aseguró Seshadri. "A partir de ahí, no podemos determinar si el ataque fue sintomático". Además, los escáneres de IRM no dan pistas sobre cuándo tuvo lugar el accidente silente.

Las pruebas mostraron que "en promedio, en comparación con los controles de edad similar, los que tuvieron lesiones sí muestran señales sutiles, como pérdida de la flexibilidad en el habla", dijo.

La incidencia observada en el estudio no sorprendió a la Dra. Claudette Brooks, directora del laboratorio neurovascular del Centro de ciencias de la salud de la Universidad de Virginia Occidental.

"Cuando busco la causa de dolores de cabeza y problemas similares, no me sorprende ver estas lesiones y otros colegas me informan que las ven", aseguró Brooks.

Un índice aún mayor de accidentes cerebrovasculares silentes se puede esperar en un estudio de estadounidenses negros, anotó. "Tienen una mayor incidencia de hipertensión [presión arterial alta], aterosclerosis e hiperlipidemia [exceso de grasa en sangre]", aseguró Brooks.

No es necesario hacer nada especial para reducir el riesgo de accidente cerebrovascular silente, aseguraron Seshadri y Brooks.

"Yo no recomendaría que la gente se apresure a hacerse un escáner de IRM", dijo Seshadri. "Es cuestión de la comunidad médica y de salud pública resaltar la importancia de controlar los factores de riesgo".

"Todo se reduce a modificar los factores de riesgo", señaló Brooks. "Si usted no tiene factores de riesgo como hipercolesterolemia, obesidad y diabetes, trate de alejarse del grupo que los tiene. Pero si los tiene, modifíquelos manteniendo a raya el colesterol y la presión, cosas así".

Más información

Los U.S. Centers for Disease Control and Prevention ofrecen consejos detallados para la prevención de los accidentes cerebrovasculares.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango
FUENTES: Sudha Seshadri, M.D., associate professor, neurology, Boston University; Claudette Brooks, M.D., assistant professor, neurology, West Virginia University, Morgantown; June 27, 2008, Stroke
Consumer News in Spanish