Relacionan la obesidad con un riesgo más alto de apoplejía

Las libras de más en la mediana edad duplican su incidencia, sostiene un estudio

JUEVES 28 de octubre (HealthDayNews/HispaniCare) -- La obesidad casi duplica el riesgo de que un hombre sano de mediana edad eventualmente pueda padecer una apoplejía, plantea un amplio estudio sueco.

Los investigadores realizaron un seguimiento a más de 7,400 hombres entre los 47 y 55 años de edad durante un periodo de 28 años, y descubrieron que un hombre con un índice de masa corporal (IMC) de más de 30 tenía una probabilidad de un 93 por ciento más de padecer una apoplejía que uno sano con un IMC entre 20 y 23, afirmó un informe en la edición del 29 de octubre de Stroke.

Ese incremento en el riesgo estaba presente incluso cuando se tomaban en cuenta los factores de riesgo conocidos como la diabetes, la alta presión arterial y el colesterol alto, afirmó la Dra.Katarina Jood, becaria de investigación del Hospital Universitario Sahlgrenska en Goteborg.

El IMC es el peso de un individuo en kilogramos dividido por el cuadrado de su altura en metros. Se considera que alguien con un IMC de 25 ya tiene sobrepeso, aunque la obesidad está marcada por un IMC de 30 o más.

La alta presión arterial, o hipertensión, sigue siendo el principal factor de riesgo de apoplejía, indicó Jood. "No obstante, los factores de riesgo siempre son difíciles de clasificar, así que decir que la hipertensión es el factor de riesgo más importante no significa que la obesidad no sea importante", añadió.

Otros estudios a gran escala han encontrado una relación similar entre la obesidad y el riesgo de apoplejía. De manera notable, un informe del 2002 realizado por médicos del Brigham and Women's Hospital en Boston en base al estudio Physicians Health Study en 21,000 hombres ofreció un relación numérica precisa: si el IMC aumenta en una unidad, el riesgo de apoplejía se incrementa un 6 por ciento.

Un incremento de una unidad de IMC equivale a un aumento de 7.4 libras en una persona de 6 pies de altura, y 6.2 libras para alguien de 5 pies, 6 pulgadas.

El valor del reciente estudio es que hizo un seguimiento de los participantes por un mayor periodo de tiempo en comparación a otros ensayos, explicó el Dr. Lawrence M. Brass, profesor de neurología de la Universidad de Yale y vocero de la American Heart Association.

"Realmente es un potente esfuerzo poder decir a un hombre de 40 años que lo que haga ahora afectará su riesgo para cuando tenga 70 años", declaró Brass. "Pequeños cambios en el IMC pueden conducir a grandes ventajas en la prevención de apoplejías".

El estudio no fue diseñado para determinar el mecanismo a través del cual la obesidad conduce a una apoplejía, indicó Jood. Pero la obesidad está asociada con la resistencia a la insulina, la inflamación y otros factores que aumentan el riesgo, apuntó.

Determinar este mecanismo es un desafío, alegó Brass. "Los dos mecanismos más probables son gran resistencia a la insulina y trastornos respiratorios", señaló. "Ambos son ampliamente tratables".

Perder peso parece la manera más obvia de reducir el riesgo, pero "no es posible llegar a ninguna conclusión sobre el efecto de la reducción del peso en nuestro estudio, ya que no hubo ninguna intervención dirigida a la obesidad", explicó Jood.

Y la reducción del peso es un gran desafío médico, señaló Brass. "Si pudiéramos determinar cómo podemos ayudar a la gente a perder peso. . ." musitó. "Existen algunos medicamentos interesantes para alterar el índice de masa corporal en ensayo".

Más información

Puede encontrar información sobre la obesidad y los problemas cardiovasculares que provoca en la American Heart Association.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Katarina Jood, M.D., research fellow, Sahlgrenska University Hospital, Goteborg, Sweden; Lawrence M. Brass, M.D., professor, neurology, Yale University, New Haven, Conn.; Oct. 29, 2004, Stroke
Consumer News in Spanish