See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Analgésicos vinculados con alta presión sanguínea

Tylenol y medicamentos con ibuprofén pueden impulsar hipertensión en mujeres

Lunes, 28 de octubre (HealthDayNews) -- Nueva investigación sugiere que las mujeres jóvenes y de mediana edad quienes toman analgésicos tales como Tylenol, Motrin y Advil pueden estar preparando su cuerpo para presión sanguínea significativamente mayor incluso aunque no hayan sufrido de hipertensión.

"Muchas personas creen que estos medicamentos son completamente seguros porque están disponibles sin receta", indicó el coautor del estudio, el doctor Gary C. Curhan, un epidemiólogo de la Escuela de Salud Pública de Harvard. "Pero sabemos que pueden tener muchos otros efectos. Esto sería algo adicional que las personas deben considerar si utilizan estos medicamentos de forma habitual".

Estos son los tres principales tipos de analgésicos sin receta aspirina, acetaminofén y drogas anti-inflamatorias no esteroídicas (NSAIDS, por sus siglas en inglés) que incluyen medicamentos basado en ibuprofén tales como Advil y Motrin. Investigadores han vinculado las NSAIDS con la presión sanguínea alta, pero estudios previos sólo evaluaron personas quienes ya sufrían de la condición, que también es conocida como hipertensión, indicó Curhan.

En el nuevo estudio, Curhan y sus colegas examinaron un estudio en progreso a enfermeras a quienes se hizo un seguimiento desde 1989. Los investigadores encontraron que 80,020 mujeres, de edades de 31 a 50 años, quien no tenían historial de hipertensión y estudiaron sus respuestas para una encuesta de 1995 acerca de su uso de analgésicos.

Los hallazgos aparecen en la edición de hoy de la "Archives of Internal Medicine".

Aproximadamente la mitad de las mujeres quienes toman aspirina al menos una vez al mes, y entre 72 y 77 por ciento tomó NSAIDS o acetaminofén.

Cuando varios factores de riesgo se tomaron en consideración, aquellas quienes tomaron acetaminofén al menos 22 días al mes tuvieron el doble de riesgo de desarrollar hipertensión en comparación con aquellas quienes no tomaron medicamentos de esa clase. Aquellas quienes tomaron NSAID tuvieron un riesgo mayor de 86 por ciento.

"Considero esto bastante sustancial", indicó Curhan.

Mientras tanto, quienes tomaron aspirina no tuvieron mayor riesgo.

Las NSAID y el acetaminofén pueden interferir con la capacidad de los vasos sanguíneos a permanecer dilatados, Curhan explicó: "Si los vasos sanguíneos se contraen, entonces la presión puede aumentar".

Algunos expertos comparan los vasos sanguíneos con una manguera. Si uno aprieta la manguera, la presión en su interior aumentará.

Existe otro potencial problema, añadió Curhan. "Puede causar que el cuerpo retenga el sodio, y puede aumentar la presión sanguínea".

Curhan dijo que para confirmar los resultados del estudio se necesita más investigación, que podría arrojar mayor luz a cuánto tiempo toma que el uso de un analgésico afecte la presión sanguínea. "Nadie ha hecho un estudio como este anteriormente", indicó.

Por ahora, las mujeres quienes toman los analgésicos deben considerar todos los riesgos, indicó Curhan. "Mi esperanza es que no los estén tomando por razones equivocadas. Muchas personas los toman por una variedad de razones, muchas de las cuales no tienen nada que ver con la razón para la cual fueron diseñados".

No debe haber problema con el uso moderado de analgésicos, indicó el doctor Eric Eichhorn, director médico del Instituto de Tecnología y Ciencia de Investigación Cardiopulmonar. "Cuando se usa apropiadamente, ejecutan una función importante. Mi presunción es que esto es una secuencia continua. Si tomas analgésicos por un día o dos, esto está probablemente bien. Pero si los tomas todo el tiempo una vez al mes, aumentan tus probabilidades de hipertensión".

Eichhorn añadió que el diseño del estudio no refleja otros factores que pudieran afectar la presión sanguínea en las mujeres. "Es culpable por asociación", dijo. "Existen muchísimos otros factores que pudieran ser responsables de estos cambios".

Qué hacer

Para una explicación de cómo las NSAID y los analgésicos trabajan, visita el Centro Farmacológico. Conoce más acerca de las NSAID de Medinfo.

Fuentes: Gary C. Curhan, M.D., Sc.D., epidemiólogo, Escuela Médica de Harvard y Escuela de Salud Pública de Harvard, Boston; Eric Eichhorn, M.D., director médico, Instituto de Tecnología e Investigación, Dallas; 28 de octubre de 2002, "Archives of Internal Medicine"
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined