Los problemas de la placenta predicen problemas cardiacos precoces

Estudio halla que la obesidad podría desencadenar complicaciones del embarazo y posteriormente aflicciones cardiovasculares

JUEVES 17 de noviembre (HealthDay News/HispaniCare) -- Investigadores canadienses informan que las mujeres embarazadas que tienen placentas anormales parecen tener el doble de riesgo de desarrollar enfermedad cardiaca precoz, en comparación con las que no tienen estos problemas.

Entre los síndromes placentarios maternos se encuentran la preeclampsia (hipertensión arterial durante el embarazo) y afecciones en las que los vasos sanguíneos placentarios se bloquean. Entre éstos se encuentran la abrupción placentaria y el infarto placentario, en los que la placenta se desprende de las paredes del útero.

Entre los factores de riesgo para los síndromes placentarios se encuentran la obesidad, la resistencia a la insulina, la hipertensión arterial y el colesterol alto. Estas mismas afecciones también son factores de riesgo independientes para la enfermedad cardiovascular.

"Observamos a más de un millón de mujeres que dieron a luz", relató el Dr. Joel G. Ray autor del estudio y profesor de obstetricia y ginecología del Hospital San Miguel de la Universidad de Toronto. "Examinamos si experimentaron un problema con su placenta o no".

En el estudio CHAMPS (siglas en inglés de salud cardiovascular luego de los síndromes placentarios maternos), Ray y sus colegas hallaron que de las 1.03 millones de mujeres del estudio, a 75,380 se les diagnosticó un síndrome placentario materno. La edad promedio de las mujeres del estudio era de 28 años.

En su informe de la edición del 19 de noviembre de The Lancet, los investigadores compararon los resultados de salud de las mujeres que tuvieron problemas placentarios con los de mujeres que no los tuvieron. "Observamos su riesgo futuro de enfermedad cardiaca, accidente cerebrovascular u obstrucción de una de las arterias que van a las piernas", explicó Ray.

"Hallamos que las mujeres que tuvieron síndromes placentarios tenían el doble de riesgo de desarrollar enfermedad cardiovascular prematura, en comparación con las mujeres que no tuvieron alguno de esos síndromes placentarios maternos", continuó Ray.

Considera que la obesidad antes del embarazo es en buena parte responsable por el desarrollo de estos síndromes. Muchas de las mujeres que desarrollan síndromes placentarios maternos tienen una situación metabólica anormal antes del embarazo, durante éste y luego del parto, aseguró.

"Consideramos que buena parte del riesgo de síndromes placentarios maternos proviene de la existencia de la obesidad antes del embarazo", sostuvo Ray. Las afecciones relacionadas estrechamente con la obesidad, como la diabetes y la hipertensión arterial "crean un ambiente insalubre para la placenta que continúa siendo insalubre después del parto", dijo.

Ray considera que las mujeres pueden cambiar su estilo de vida y reducir sus probabilidades de síndromes placentarios maternos y enfermedad cardiaca prematura.

"Hay cosas que se pueden hacer, no todo está perdido", advirtió. "La situación metabólica, hasta cierto punto, está determinada por el peso corporal y la alimentación". Este estudio demuestra que hay una ventana para que las mujeres modifiquen su salud mientras son jóvenes".

Otro experto ve el estudio como una investigación importante acerca de los riesgos especiales de enfermedad cardiaca a los que se enfrentan las mujeres.

"Ahora estamos comenzando a pensar en cosas que son particulares para las mujeres que también nos pueden dar pistas acerca del riesgo futuro de enfermedad cardiovascular", aseguró la Dra. Nieca Goldberg, jefa de atención cardiaca femenina del Hospital Lenox Hill de la ciudad de Nueva York y autora de Women Are Not Small Men (Las mujeres no son hombres pequeños). "Anteriormente observábamos los factores de riesgo tradicional que predicen la enfermedad cardiovascular en hombres".

Goldberg considera que cualquier mujer que tenga síndrome placentario materno debería ser observada cuidadosamente para detectar la aparición de la enfermedad cardiovascular. "Las mujeres que han sufrido de preeclampsia y otros problemas del embarazo no deberían alejarse del sistema de atención de la salud", recomendó.

"Realmente necesitamos asegurarnos de inculcarle estos consejos de comportamientos saludables del estilo de vida a estas jóvenes", puntualizó Goldberg.

Más información

Para más información acerca de las mujeres y las enfermedad cardiaca, diríjase al National Women's Health Information Center.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES:Joel G. Ray, M.D., assistant professor, obstetrics and gynecology, St. Michael's Hospital, University of Toronto; Nieca Goldberg, M.D., chief, women's cardiac care, Lenox Hill Hospital, New York City; Nov. 19, 2005, The Lancet
Consumer News in Spanish