See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

La obesidad puede significar problemas cardiacos para mujeres jvenes

Nuevo estudio encuentra que incluso las adolescentes pueden desarrollar corazones agrandados y engrosamiento de la pared cardiaca

Martes, 19 de marzo (HealthDayNews) -- Hay una nueva e importante razn para que las mujeres jvenes velen su consumo de hamburguesas y papas fritas: la obesidad, incluso durante la adolescencia, incrementa el riesgo de desarrollar enfermedad cardiovascular.

La investigacin, presentada hoy en la sesin cientfica anual del Colegio Americano de Cardiologa en Atlanta, revela que las mujeres tan jvenes como 19 aos quienes son obesas pueden desarrollar hipertrofia ventricular izquierda (HVI), un engrosamiento de una pared del corazn que puede tambin aumentar el riesgo de un corazn agrandado. Ambos son pronosticadores de enfermedades cardiovasculares luego en la vida.

"Encontramos que la HVI un corazn agrandado puede comenzar tan temprano como en la adolescencia, y que el peso parece desempear una funcin importante en este cambio en la geometra del corazn", indic el autor principal del estudio, doctor Tom Kimball, director de ecocardiografa en el Cincinnati Childrens Hospital Medical Center.

Aunque mujeres jvenes negras en el estudio se encontr que eran ms propensas a un corazn engrandecido que las mujeres jvenes blancas, Kimball dijo que esto no tiene nada que ver con etnicidad o presin sangunea. Las negras, sostuvo, simplemente tenan mayor sobrepeso La HVI es un engrosamiento de la pared izquierda dentro del corazn, el lugar principal donde se bombea la sangre. Esto tambin puede a veces causar que el msculo cardiaco se agrande, que puede perjudicar la capacidad del corazn de bombear sangre y en ltima instancia conducir a dao serio.

"Nuestro estudio fue uno de los primeros en demostrar que estas condiciones pueden desarrollarse tan temprano como en la adolescencia, y que el peso parece desempear una funcin", indic Kimball. Indic el doctor Dan Fisher, un cardilogo en el Centro Mdico de New York University, expuso que el estudio tiene sus mritos, pero se necesita informacin adicional antes de poder desarrollar recomendaciones. "Es un buen estudio para mostrar la correlacin entre la obesidad en mujeres jvenes y la cardiopata, pero ahora necesitamos comprender si enfocarse en estas personas con pruebas que identifiquen la HVI impactar en realidad sus riesgos cardiovasculares futuros", indic Fisher.

Hasta que los investigadores determinen si perder peso puede revertir el proceso Fisher piensa que s puede el mensaje en estos instantes es la importancia de controlar el peso tan temprano como en la adolescencia.

El nuevo estudio examin a 575 mujeres jvenes saludables, incluyendo 302 negras y 273 blancas, cuya edad promedio era 19 aos. A cada una se suministr una evaluacin conocida como ecocardiograma. Esta combina un electrocardiograma tradicional, que mide funcionamientos en el corazn, con un examen de ultrasonido que ayuda a visualizar cmo luce el corazn cuando est funcionando. En este caso, la prueba midi el tamao del corazn y el grosor de su pared izquierda.

A base de los hallazgos, las mujeres se colocaron en una de cuatro categoras: normal (el tamao del corazn y el grosor de las paredes era normal); remodelado concntrico (la pared era gruesa, pero el tamao del corazn normal); hipertrofia excntrica (el corazn estaba agrandado, pero el grosor de la pared era normal); hipertrofia concntrica (el corazn estaba agrandado, y la pared era gruesa).

Entonces, los doctores registraron la presin sangunea de las mujeres y su ndice de masa corporal (IMC), que calcula la grasa en el cuerpo. Luego correlacionaron estas cosas con los electrocardiogramas.

Un 75 por ciento de las mujeres era normal; 5 por ciento tena una pared cardiaca gruesa con un corazn de tamao normal; 13 por ciento tena un corazn agrandado con grosor de la pared normal; y 7 por ciento se encontr que tenan tanto un corazn agrandado como un engrosamiento de la pared cardiaca.

Aunque el nmero de mujeres negras con una pared cardiaca gruesa era mayor que el nmero de mujeres blancas con este problema, la raza no se consider un factor significativo una vez se incluyeron en la ecuacin la presin sangunea y el IMC.

Encontramos que la obesidad era el vnculo con las irregularidades cardiacas, argument Kimball. En el estudio, 33 por ciento de las mujeres negras eran obesas, en comparacin con 16 por ciento de la mujeres blancas.

Por ltimo, investigadores informaron que su estudio ofrece evidencia importante de que la obesidad en aos adolescentes puede incrementar el riesgo de enfermedades cardiovasculares luego en la vida. Ms an, aadieron, los ecocardiogramas se debe considerar para todas las mujeres jvenes obesas con el fin de determinar si la HVI ha ocurrido.

Fisher est de acuerdo.

Hasta que sepamos con certeza si tener esta informacin impactar el futuro de la enfermedad cardiovascular en este grupo, no debemos apresurarnos a evaluaciones rutinarias, dijo.

Aunque los expertos estn de acuerdo con la importancia del control de peso en relacin con los riesgos cardiovasculares, tambin enfatizan que la mujeres no deben tomar la prdida de peso al extremo.

Estar severamente bajopeso puede ocasionar dao inmediato, y a veces irreversible, al corazn, as como problemas futuros de fertilidad y otros riesgos a la salud, explic.

"La meta es mantener el peso normal, no estar bajopeso", expuso Fisher.

Para saber ms acerca de la hipertrofia ventricular izquierda (HVI), visita la La Clnica Mayo

Para aprender cmo se lleva a cabo un ecocardiograma, visita The Heart Site.

FUENTES: Tom Kimball, M.D., director, ecocardiografa, Cincinnati Childrens Hospital Medical Center, Cincinnati; Dan Fisher, M.D., profesor clnico auxiliar, medicina, Escuela de Medicina de New York University, ciudad de Nueva York; 19 de marzo de 2002, presentacin, sesin cientfica anual, Colegio Americano de Cardiologa, Atlanta
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined