Acquire the license to the best health content in the world
Contact Us

Segunda muerte vinculada con la vacuna de viruela

Los CDC también reportan 10 casos de inflamación cardiaca en la milicia

Jueves, 27 de marzo (HealthDayNews) -- Dos mujeres ahora han muerto aparentemente como resultado de ataques cardiacos sufridos a raíz de recibir vacunas contra el virus de la viruela.

Cinco otros individuos han desarrollado condiciones relacionadas con el corazón, incluyendo un ataque cardiaco adicional, dos casos de angina (dolor de pecho), y dos casos de miopericarditis, o inflamación del músculo cardiaco o el saco que rodea al corazón.

Además, se sabe que 10 militares han desarrollado miopericarditis luego de vacunarse.

No está claro que estos casos, o alguno de ellos, sean un resultado directo de las vacunaciones.

"Aunque la evidencia , algo sugestiva, es que la vacuna desempeña un rol en la miopericarditis, particularmente a base de los datos militares, los datos de ataques cardiacos de civiles y los casos de angina se encuentran en lo que podríamos haber esperado de la probabilidad misma", dijo en una sesión de prensa el jueves, el doctor Walt Orenstein, director de Programa Nacional de Inmunización de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés).

Una de las mujeres civiles tenía 50 años de edad, un historial de hipertensión y fumaba. Fue vacunada el 18 de marzo, desarrolló dolor en el pecho, mareo, náusea y vómitos en marzo 22, y murió 24 horas después. Una autopsia preliminar indicó un ataque cardiaco.

La segunda mujer, identificada por el St. Petersburg Times como Virginia Jorgensen, una auxiliar de enfermera en St. Petersburg, Florida, fue 57 y también tuvo un historial de hipertensión y fumaba. Fue por primera vez a la sala de emergencia el 4 de marzo, seis días luego de su vacunación, y se diagnosticó con un incremento de enfermedad pulmonar obstructiva crónica y deshidratación. Se hospitalizó nuevamente el 16 de marzo luego de un paro cardiopulmonar en su hogar y murió el miércoles. Se había practicado a Jorgensen una cateterización cardiaca previa durante la cual había sufrido un ataque isquémico transitorio, lo que se conoce como "mini derrame".

Al menos en la población civil, las condiciones cardiacas pudieran guardar consistencia con lo que ocurre naturalmente en la población, indicaron funcionarios de salud.

Los casos militares son más sospechosos. Todos los casos de la miopericarditis ocurridos en individuos quienes nunca antes se habían vacunado contra la viruela, indican que nacieron luego de 1972, cuando se detuvieron las vacunaciones contra la viruela para la población general. No había reportes de eventos adversos entre militar personal previamente vacunado. "Esto está ocurriendo sólo en el primer grupo de vacunación", comentó Orenstein. Desde una perspectiva biológica, los expertos podrían esperar ver alguna clase de inflamación, añadió.

Casi dos tercios de los civiles vacunados son mayores de 45 años, expuso Orenstein. Además, indicó que los militares se han recuperado y han retornado a sus deberes regulares, pero esto no se pudo confirmar.

Aunque la relación exacta entre las enfermedades cardiacas y la vacuna no están claras, los funcionarios de salud están recomendando que las personas con enfermedades cardiacas sean excluidas del programa. Los CDC también aconsejan que las personas que desarrollen problemas al respirar u otros síntomas de enfermedades cardiacas luego de vacunarse contra la viruela busquen ayuda médica.

En el pasado ha habido reportes de miopericarditis luego de la vacuna de la viruela, pero la mayoría de estos provienen de Australia y Europa, donde se utilizó una cepa diferente de la vacuna. "Los problemas cardiacos no fueron eventos adversos científicamente aceptados de la vacuna de la viruela", manifestó Orenstein. "Ciertamente pudiera haber informes ocasionales de esto, pero no son lo suficiente para apoyar una función para la vacuna".

Mientras tanto, los CDC continúan con la segunda fase del programa de vacunación de viruela, que requiere vacunación voluntaria a escala nacional de los profesionales de la salud y funcionarios de seguridad pública tales como bomberos y policías. Aunque una guía oficial no se distribuirá a los estados hasta mediados de abril, de acuerdo con Orenstein, hay indicaciones que ciertos estados ya pudieran estar realizando el proceso.

Sin embargo, el Instituto de Medicina (IOM) insta a los CDC a hacer una evaluación más cuidadosa antes de continuar. El Comité del Programa de Vacunación de Viruela del instituto, en un informe entregado a los CDC el jueves, recomienda que los CDC evalúen minuciosamente el programa y sus resultados con el fin de mejorar su implementación y protejan las vacunas y al público. El primer informe del comité recomendó una pausa entre la primera y segunda fase.

"De ahora en adelante los esfuerzos se deben enfocar en lo que se necesita para la preparación", dijo el doctor Brian Strom, presidente del comité del IOM. "Esto es una oportunidad para recalibrar y redirigir el programa para asegurar que nos estamos concentrando en lo que realmente necesitamos en el futuro".

Más información

Lee la carta del comité en el Instituto de Medicina. Para más sobre la viruela, visita los Centros para la Prevención y Control de Enfermedades de EE.UU. o el Departamento de Salud y Servicios Humanos.

Fuentes: 27 de marzo de 2003, sesión de prensa con Walt Orenstein, M.D., director, Programa de Inmunización Nacional, Centros para la Prevención y Control de Enfermedades de EE.UU., Atlanta; 27 de marzo de 2003, sesión de prensa con Brian Strom, M.D., presidente, Comité sobre la Implementación del Programa de Vacunación de la Viruela del Instituto de Medicina, y profesor, bioestadística y epidemiología, de medicina y de farmacología, Escuela de Medicina de la Universidad de Penisilvania, Filadelfia; 28 de marzo de 2003, "Morbidity and Mortality Weekly Report"; 27 de marzo de 2003, St. Petersburg Times
Consumer News in Spanish