See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Todo un éxito una nueva operación robótica de derivación

Paciente, con menos cicatrices y riesgos, comentó que se siente 'bien'

Viernes, 18 de enero (HealthDayNews) -- La primera operación de derivación coronaria asistida por un robot, realizada en los EE.UU. y que no requería una incisión en el pecho, se llevó acabo exitosamente esta semana en el Columbia Presbyterian Medical Center en la ciudad de Nueva York.

Arthur Barrett, 70 años, de Cedar Grove, Nueva Jersey, lucía cansado pero alerta en una conferencia de prensa hoy en el centro médico, dijo sentirse "bien" luego de la cirugía, que reemplazó una arteria principal casi completamente bloqueada en su corazón.

Al preguntársele si pensó que era un conejillo de India en esta operación al ser la primera persona a quien la practicaban, comentó, "Pensé al respecto". Pero añadió que tanto él como su esposa, Cathleen quien lo acompañó en la conferencia de prensa, junto con dos de sus cuatro hijos adquirieron confianza de sus cirujanos quienes les explicaron el procedimiento.

"Pensé que tomaba la forma menos invasiva", manifestó en cuanto al procedimiento de siete horas.

La cirugía del 15 de enero se condujo completamente por brazos robóticos que trabajaban en su corazón mediante dos agujeros del tamaño de un lápiz que habían sido perforados en su pecho. Los brazos eran guiados por los cirujanos en una consola de computadora cercana. Un tercer orificio se realizó para insertar una pequeña cámara que permitía a los cirujanos ver lo que estaban haciendo.

La cirugía de derivación coronaria normal, la cirugía de corazón abierto más común realizada en este país, requiere una incisión de ocho a 10 pulgadas (20.3 a 25.4 cm.) en el pecho, una que atraviese el esternón y el músculo pectoral de manera que los cirujanos puedan realizar su trabajo. Tales incisiones siempre han añadido tiempo considerable al periodo de recuperación del paciente.

"Esto es un hecho memorable significativo para minimizar el trauma de la operación", argumentó el Dr. Craig Smith, jefe de cirugía cardiotoráxica en el Presbyterian y uno de los cirujanos que participó en el procedimiento.

Ya que no se practicó una incisión en el pecho, habrá menos dolor para el paciente, menos probabilidad de infección y dramáticamente menos cicatrices, añadió.

"Esperamos que el tiempo de recuperación en un hospital sea de dos a tres días vs. cinco a siete días [con la incisión en el pecho]", expuso el Dr. Michael Argenziano, director de cirugía cardiaca robótica en el hospital, quien fue otro de los cirujanos de Barrett.

Barrett se seleccionó para la operación debido a que tenía sólo una arteria que necesitaba corrección, explicó Smith, y una arteria es el límite para el uso del robot en este tiempo. Barrett había tendido una endoprótesis en la arteria hace cuatro años, pero se cerró, dejando la arteria 99 por ciento bloqueada.

Argenziano y sus compañeros cirujanos se adiestraron durante más de un año para utilizar el robot, ejecutando 50 operaciones en animales y partes de operaciones en humanos para familiarizarse con los "3,000 a 4,000 pasos para llevarla a cabo".

Argenziano señaló que al principio no se sentía cómodo utilizando la computadora en lugar de sus manos. Pero añadió, el adiestramiento de la "inmersión quirúrgica" fue tan completo que cuando "soltaba" algún utensilio mientras se adiestraba en la computadora, de manera instintiva empujaba su silla hacia atrás como si el instrumento real hubiese caído en su regazo.

La operación fue parte de una prueba clínica, aprobada por la Administración Federal de Drogas y Alimentos (FDA por sus siglas en inglés), para el hospital probar el robot quirúrgico en tres tipos diferentes de operaciones cardiacas: reparando la válvula mitral ; cerrando una abertura entre dos cavidades cardiacas, y la operación de derivación coronaria.

El pasado julio, los cirujanos ejecutaron la primera operación exitosa llamada reparación del defecto interauricular utilizando el robot y sin incisión en el pecho para cerrar una abertura entre dos cavidades del corazón.

La primera cirugía cardiaca robot experimental se realizó en este país en septiembre de 1999. Este robot, desarrollado por científicos de Stanford University y manufacturado por Intuitive Surgical de Mountain View, California, se ha nombrado el Sistema Quirúrgico da Vinci. El mismo se aprobó por la FDA en julio de 2000 para el uso de cirugías abdominales tales como la cirugía del colon y de la bilis, y en julio de 2001 para cirugía de la próstata. El da Vinci ya se utiliza en Europa para procedimientos de derivación cardiaca.

Columbia Presbyterian y otros 10 centros médicos ejecutarán 125 operaciones de derivación coronaria como parte de una prueba actual de la FDA.

Argenziano espera que estas operaciones se lleven a cabo en los próximos 14 meses, pero no podría decir cuándo finalmente la FDA podría aprobar el uso del robot en la tres operaciones coronarias. El sistema de aprobación de la FDA incluye tres fases, cada una de las cuales es revisada , y los periodos de aprobación de la FDA varía ampliamente. Esta fase prueba la seguridad del procedimiento.

Mientras tanto, Barrett, quien cumplirá 71 el 25 de enero, dijo que estaba planeando una gran fiesta de cumpleaños, jugar golf y que esperaba la visita de sus seis nietos.

Qué hacer

Para información sobre procedimientos cardiacos que son de forma mínima invasivos, puedes visitar la Asociación Americana del Corazón. El sitio también tiene información exhaustiva acerca de otras operaciones cardiacas.

Fuentes: entrevistas con Michael Argenziano, M.D., director de cirugía robótica, Columbia Presbyterian Medical Center, Nueva York; Craig Smith, M.D., jefe de cirugía cariotoráxica, Columbia Presbyterian Medical Center; Arthur Barrett, paciente cardiaco, Cedar Grove, N.J.; foto de cortesía de Columbia Presbyterian Medical Center
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined