See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Un buen comienzo para la ayuda cardiaca

Aprobación de la FDA del EEG portátil tiende a la movilidad en el campo médico

Jueves, 10 de enero (HealthDayNews) -- El mundo se está haciendo cada vez más pequeño, y más seguro, para los pacientes cardiacos.

La Administración Federal de Drogas y Alimentos (FDA, por su siglas en inglés) aprobó esta semana el primer electrocardiograma (ECG) portátil del mundo que se sostiene en una mano. La acción vino pisándole los talones a otra aprobación del FDA, la del monitor cardiaco portátil para pacientes con desfibriladores implantados. Ambas aprobaciones son parte de una creciente tendencia a la miniaturización y la movilidad en el campo médico.

Máquinas más grandes de ECG son fundamentales en hospitales, consultorios médicos y ambulancias, donde se utilizaban como herramientas de diagnóstico ayudan a detectar irregularidades en el funcionamiento cardiaco midiendo impulsos eléctricos producios por el corazón.

El Pocketview ECG, no más grande que un Palm Pilot y fabricado por MicroMedical Industries Ltd. de Sydney, Australia, hace todo lo que su primo, que es más grande. Por ahora, será utilizado por profesionales que saben cómo leer las máquinas.

"Estamos trayendo el ECG al paciente", indicó el Dr. Tareg Bey, un médico de emergencias certificado y profesor clínico asociado en Irvine.

"Cuando los pacientes tienen dolor de pecho en el área, el pensamiento corriente es si pudieran recibir un ECG muy pronto, que pudiera ser transmitido rápidamente a una base y pudiera ser leído por un doctor, podría ser posible ayudar a una terapia directa a tiempo", señaló el Dr. Sidney Smith, director de ciencias de la Asociación Americana del Corazón. "Sólo el hecho de que es más portátil, cuando estamos tratando de obtener más información rápidamente en el área de pacientes que tienen ataques cardiacos, podría potencialmente ser una ventaja".

Muchos técnicos de urgencias médicas (TUM), ya utilizan la máquinas de ECG que son aproximadamente del tamaño de una maleta, pero incluso esas máquinas pueden ser difíciles de maniobrar y tienen que fijarse.

Más probablemente, el Pocketview encontrará su lugar en las ambulancias y con los mismos técnicos de urgencias médicas quienes actualmente utilizan los ECG. En el futuro, sin embargo, también podrían encontrar su hogar en la policía y otras agencias de rescate, indicó Smith.

El Pocketview es más fácil de usar que una máquina regular de ECG, de forma que los profesionales quienes ya están adiestrados en utilizar ECG deben poder hacer el cambio con un mínimo esfuerzo, expuso Michael Spooner, director administrativo, y jefe ejecutivo de MicroMedical.

En el futuro cercano, un TUM podría llevar el artefacto a la habitación del paciente, transmitir los electrodos, hacer la lectura y enviar los datos por medio de líneas telefónicas inalámbricas a cualquier computadora del mundo.

"Hará una diferencia en cómo establecemos prioridades en una persona", dijo Bey. "Puedes transmitir la información al hospital, el doctor puede interpretar y decir al paramédico cómo clasificar el paciente por prioridad".

La capacidad del artefacto de alcanzar incluso pequeñas distancias puede también salvar vidas, añadió.

"Digamos que estás en un equipo de resucitación en un hospital, y tienes que ir al final del corredor y no puedes llevar la máquina de EKG allá; este artefacto se puede traer", indicó Bey.

Aún así, no cambiará cómo se realizan los diagnósticos.

El Pocketview usa un sistema computadorizado modificado de los monitores tradicionales de los ECG. El artefacto viene con 12 electrodos que son ajustados al cuerpo del paciente para monitorear la actividad eléctrica. Spooner estima que le precio del producto será menos de $1,000.

Qué hacer

Para información general de cada aspecto de la salud cardiaca, visita la Asociación Americana del Corazón.

Para más detalles sobre el Pocketview, visita las Industrias MicroMedical.

Fuentes: entrevista con Tareg Bey, M.D., FACEP, ABMT, profesor clínico asociado, Universidad de California, Irvine; Sidney Smith, M.D., director de ciencias, Asociación Americana del Corazón, Dallas; Michael Spooner, director administrativo y jefe ejecutivo, MicroMedical Industries Ltd., Sydney, Australia; comunicado de prensa de la FDA, 8 de enero de 2002, comunicado de prensa de MicroMedical 8 de enero de 2002
Consumer News in Spanish
undefined
undefinedundefined