Cirugía robótica para pérdida de peso pasa la prueba

Pero el método dura demasiado y es innecesario, según un experto

LUNES 15 de agosto (HealthDay News/HispaniCare) -- Usar brazos robóticos para realizar cirugías de derivación gástrica podría ser el futuro de este procedimiento cada vez más popular, según informan investigadores.

La dramática pérdida de peso con la derivación gástrica se logra al reducir el tamaño del estómago. Generalmente se realiza mediante un procedimiento mínimamente invasivo llamado procedimiento laparoscópico de Roux-en-Y.

Sin embargo, se considera que este procedimiento es uno de los procedimientos laparoscópicos más difíciles, anotaron los investigadores, y usualmente requiere de entre 75 y 100 operaciones para que aún los cirujanos experimentados logren el más alto nivel de competencia.

El nuevo procedimiento robótico "permite a los cirujanos hacerse más competentes más rápidamente", afirmó la investigadora principal, la Dra. Miriam J. Curet, profesora asociada de cirugía de la Facultad Médica de la Universidad de Stanford. Con el procedimiento robótico, se toma entre cinco y 10 operaciones para lograr el dominio de la técnica, añadió.

En un nuevo estudio, los investigadores informan resultados del uso de un nuevo procedimiento robótico en 10 pacientes que se sometieron a un derivación gástrica laparoscópica de Roux-en-Y totalmente robótica. La nueva técnica minimiza la necesidad de reposicionar al robot durante el procedimiento, lo que hacía que la técnica robótica fuera difícil de usar en el pasado.

"Llevamos a cabo el estudio para ver si podíamos desarrollar una técnica que usara el robot para una derivación gástrica completa", apuntó Curet. "Encontramos que podíamos desarrollar una técnica que era segura y esto parece indicar que es una alternativa mejor, especialmente durante la primera parte de la curva de aprendizaje, en cuanto a realizarlo de manera puntual".

El informe aparece en el informe de agosto de Archives of Surgery.

En el estudio, el equipo de Curet comparó los resultados de los procedimientos robóticos con los resultados de 10 pacientes que se sometieron a una cirugía de derivación gástrica laparoscópica de Roux-en-Y. Durante la cirugía robótica, el cirujano realiza el derivación gástrica laparoscópica desde una consola remota controlando hasta tres brazos robóticos y una cámara binocular.

Curet considera que la principal ventaja del procedimiento robótico es que puede hacer que el procedimiento de derivación gástrica sea más fácil y rápido de aprender que con la laparoscopia estándar. Para los nuevos cirujanos que están aprendiendo, usar el robot reduce el tiempo del procedimiento de 208 minutos con la laparoscopia estándar a 169 minutos usando el robot, encontraron los investigadores.

Además, el sistema es más fácil para el cirujano en cuanto al cansancio físico. "Con el robot, hay mucha menos carga esquelética para el cirujano, muchas neuroterapias menos, así que es mucho más fácil atender más casos en un día", señaló Curet.

Curet considera que el derivación gástrica robótica se convertirá en una opción viable para los pacientes que buscan hacerse esta cirugía. "Si los pacientes tienen la oportunidad de que se les haga robóticamente, deben considerarlo", aseguró. "En cualquier ocasión que se pueda reducir el tiempo de operación y la curva de aprendizaje, y cualquier ocasión en la que se haga la operación más fácil técnicamente, cosa que pienso que el robot hace, hay una ventaja para el paciente".

Pero un cirujano que realiza cirugía de derivación gástrica laparoscópica de Roux-en-Y a diario piensa que el robot no tiene lugar en el futuro de la cirugía de derivación gástrica.

"Clásicamente, el robot ha sido una tecnología en búsqueda de mercado", afirmó el Dr. Mitchell S. Roslin, director de Cirugía de Obesidad en el Hospital Lenox Hill de la ciudad de Nueva York. "Para los laparoscopistas experimentados que realizan derivación gástrica, no hace absolutamente nada".

La ventaja del robot es que da a un cirujano una visualización tridimensional y un mayor rango de movimiento de la muñeca, apuntó Roslin. "Las personas que trabajan con laparoscopia han compensado ambas cosas hace años", anotó.

La principal utilidad del robot es en aplicarlo a un procedimiento laparoscópico, como la cirugía de próstata, en que la laparoscopia es nueva y los cirujanos apenas se están capacitando. En este caso, usar el robot hace que el procedimiento sea más fácil de aprender y es probablemente más rápido, admitió Roslin.

Pero en la derivación gástrica, en la que los cirujanos tienen que ser competentes en laparoscopia, usar el robot no es necesario. "Tenemos un robot", aseguró Roslin. "Realizamos 1,000 derivaciones gástricas al año y no usamos el robot en ninguna de ellas. Simplemente nos haría más lentos".

Más información

El National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases puede darle más información sobre la cirugía de derivación gástrica.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Myriam J. Curet, M.D., associate professor, surgery, Stanford University Medical School, Stanford, Calif.; Mitchell S. Roslin, M.D., director, Obesity Surgery, Lenox Hill Hospital, New York City; August 2005 Archives of Surgery
Consumer News in Spanish