Los errores en los medicamentos durante las cirugías son particularmente peligrosos

Un estudio de 500 hospitales estadounidenses halla que los errores en este ambiente eran tres veces más propensos a causar daños

MARTES 6 de marzo (HealthDay News/HispaniCare) -- Los errores en los medicamentos que ocurren durante el curso de un procedimiento quirúrgico son tres veces más propensos a causar daños a los pacientes que los que se cometen durante otros tipos de atención hospitalaria, según muestra un informe reciente.

Alrededor del 5 por ciento de tales errores resultaron en daños, apuntó Diane Cousins, vicepresidenta del departamento de Información y Calidad de la Atención de Salud de la United States Pharmacopeia (USP), que llevó a cabo la encuesta. Este grupo sin fines de lucro establece los estándares de seguridad para la atención farmacéutica que son usados en todo el mundo.

El informe analizó 11,000 errores reportados por 500 hospitales entre 1998 y 2005. Éste es el análisis más extenso hasta ahora de errores médicos relacionados con la cirugía, de acuerdo con la USP.

En total, hubo alrededor de 500 errores dañinos, incluido cuatro víctimas mortales, una de las cuales tuvo que ver con un niño.

Los errores eran más comunes en las salas de cirugía y tenían más probabilidades de afectar a los niños. Casi el 13 por ciento de los errores pediátricos resultaba en daños, cifra proporcionalmente más alta que en cualquier otro grupo estudiado.

Los errores más comunes en los medicamentos en el ambiente quirúrgico eran recibir el medicamento incorrecto, la cantidad incorrecta del medicamento, recibir el medicamento en el momento incorrecto o no recibir el medicamento. Los antibióticos y analgésicos estaban involucrados con mayor frecuencia en los errores.

El informe se centró en cuatro partes del "continuo quirúrgico", la cirugía ambulatoria, el área de espera preoperatoria, la sala de cirugía, y la unidad de cuidados postanestesia.

Se reportaron 2,437 errores en la cirugía ambulatoria, y el 3.3 por ciento resultó en daños. En la población pediátrica, el 3.6 por ciento de los errores resultó en daños, frente al 5.1 por ciento en los adultos y 5.1 por ciento en los pacientes geriátricos. Los problemas tenían que ver más comúnmente con medicamentos para el sistema nervioso central y antimicrobianos, siendo los medicamentos para el sistema nervioso central los que más daño causaban.

En el área de espera preoperatoria, hubo 779 errores, de los cuales el 2.8 por ciento resultó en daños. Para los niños, el 4.2 por ciento de los errores resultó en daños, en comparación con el 7.1 por ciento para los adultos y el 2.6 por ciento para los pacientes mayores.

En la sala de cirugía, se reportaron 3,773 errores, y el 7.3 por ciento causó daños. Casi el 17 por ciento de los errores causó daños en los niños, el 11.3 por ciento en adultos y el 10 por ciento en los pacientes geriátricos. Dos de los errores causaron o contribuyeron a la muerte de los pacientes.

Por último, en la unidad de cuidados postanestesia, ocurrieron 3,260 errores, de los cuales el 5.8 por ciento resultó en daños. Aquí, más del 20 por ciento de los errores en los niños causó daños, en comparación con el 8.7 por ciento en los adultos y el 8.8 por ciento en los pacientes mayores. Los goteros de morfina y otras máquinas que controlan la anestesia en los pacientes estuvieron a menudo involucradas en los errores más dañinos. La mala conexión de la intubación así como la falta de información confiable sobre alergias también se encontraban entre los errores. Los errores en los medicamentos causaron o contribuyeron a dos muertes.

En general, señaló Cousins, el llamado "continuo quirúrgico" era en realidad un sistema fragmentado en el que las numerosas transferencias de pacientes resultaban en falta de coordinación y errores.

El informe incluye 47 recomendaciones, más que en cualquier otro año. Éstas incluían la puesta en marcha de estrategias para mejorar la comunicación entre los miembros del equipo, la designación de un farmaceuta para coordinar la seguridad de los medicamentos en nombre del paciente, trabajar para asegurar que los medicamentos sean administrados a tiempo (sobre todo los antibióticos) y hacer un llamado a los fabricantes a fin de que ofrezcan envases esterilizados listos para usar para los medicamentos que se administran a los niños.

Más información

Puede encontrar más información sobre el informe en USP.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: March 6, 2007, teleconference with Diane D. Cousins, R.Ph., vice president, Department of Healthcare Quality and Information, USP; MEDMARX Data Report: A Chartbook of Medication Error Findings from the Perioperative Settings from 1998-2005
Consumer News in Spanish