See What HealthDay Can Do For You
Contact Us

Sustancia química del plástico representa 'cierta preocupación' para la salud fetal e infantil

Un panel del gobierno anota que el bisfenol A es ubicuo en las botellas, los CD y los envases

MIÉRCOLES 8 de agosto (HealthDay News/Dr. Tango) -- El bisfenol A, una sustancia química que se encuentra en muchos plásticos y resinas, podría representar cierto riesgo para los fetos y niños en desarrollo, concluyó el miércoles un panel del gobierno de los EE.UU.

Expertos convocados por el U.S. Center for the Evaluation of Risks to Human Reproduction (CERHR), parte del National Toxicology Program, concluyeron unánimemente que la exposición al bisfenol A (BFA) representa cierto riesgo para el desarrollo y la reproducción humanos.

El BFA es una sustancia química utilizada en la producción del plástico policarbonato y varios tipos de resina. Se encuentra en productos de uso diario, como los discos compactos, los DVD, los biberones y otros envases de alimentos y bebidas. También se encuentra comúnmente en automóviles, equipos de seguridad deportiva y tuberías de agua.

"El hallazgo del panel significa que no podemos descartar el hecho de que la exposición a esta sustancia podría estar causando efectos sobre la salud reproductiva, afirmó Michael D. Shelby, director del CERHR.

Sin embargo, "verificar cuáles son esos efectos conllevará más investigación", apuntó.

Los experimentos con animales han sugerido que el BFA podría imitar a la hormona sexual femenina estradiol. El temor ha sido que la exposición al BFA pueda causar defectos congénitos y problemas de desarrollo.

Además, se le han achacado diversos problemas a la exposición al BFA entre los que se encuentran cáncer, diabetes, obesidad y trastorno por déficit de atención.

La exposición al BFA puede ocurrir a través de contacto directo o por exposición a alimentos o bebidas que han estado en contacto con material que contenga la sustancia.

"Las conclusiones del panel de expertos se expresan en niveles de preocupación", explicó Shelby. El nivel más bajo es "preocupación insignificante", seguido por "preocupación mínima", luego "algo de preocupación", "´preocupación" y entonces "preocupación seria", apuntó.

El panel encontró "algo de preocupación" por que la exposición al BFA cause efectos neurales y conductuales sobre el feto. Los miembros del panel expresaron una "preocupación mínima" de que la exposición al BFA cause efectos sobre la próstata fetal o que la exposición cause una aceleración de la pubertad, dijo Shelby.

El panel también aseguró que había una "preocupación insignificante" de que la sustancia química cause defectos y malformaciones congénitos.

Sin embargo, el panel expresó "algo de preocupación" por que la exposición al BFA cause efectos neurales y conductuales en los niños, señaló Shelby. También afirmó tener una "preocupación mínima" por que el BFA cause que los niños experimenten aceleraciones en la pubertad.

Para los adultos, el panel encontró una "preocupación insignificante" de que hubiera efectos reproductivos adversos tras la exposición al BFA. Además, tuvo una "preocupación mínima" por las personas expuestas al BFA en el trabajo, afirmó Shelby.

El panel sí recomendó que se hagan estudios que eliminen las incertidumbres de algunas de sus conclusiones, o que aumenten o disminuyan el nivel de preocupación que expresó, a partir de los datos disponibles, dijo Shelby.

El informe del comité tuvo sus críticos.

"Si yo fuera miembro del comité, no firmaría este informe incompleto", afirmó Jennifer Sass, científica principal del Programa de salud y ambiente del Natural Resources Defense Council, un grupo de defensa.

"Los efectos perjudiciales para los animales de laboratorio expuestos a incluso los niveles más bajos de BFA que se hayan comúnmente en la sangre y orina de los estadounidenses incluyen un aumento en el cáncer de próstata y mama, diabetes tipo 2, anormalidades reproductivas, reducción en la calidad del semen, abortos espontáneos recurrentes y problemas neuroconductuales similares al trastorno por déficit de atención con hiperactividad", señaló en una declaración preparada.

El mayor problema del informe es la decisión de limitar la revisión a estudios de dosis orales, principalmente estudios patrocinados por la industria, y no estudios con inyecciones, afirmó el consejo.

"Esto significa que no incluyeron evidencia científica del rango completo de riesgos para los fetos, que reciben BFA a través de sangre circulatoria contaminada, independientemente de la ruta de exposición de la madre embarazada", declaró el grupo.

Los informes del National Toxicology Program son usados por reguladores estatales y federales para establecer los estándares de exposición y son un recurso para que las agencias reguladoras distribuyan recursos a las estrategias más efectivas para proteger la salud humana, anotó el consejo.

Un representante del sector químico tuvo otra opinión.

"Lo que vimos hoy fue un triunfo de la ciencia", afirmó Steven Hentges, director ejecutivo del Polycarbonate/BPA Global Group del American Chemistry Council, que representa a los fabricantes de sustancias químicas. "El panel de expertos llegó a lo que es realmente una conclusión muy tranquilizadora sobre la seguridad del BFA", dijo.

Hentges considera que se necesita más investigación sobre las áreas en que el panel encontró "algo de preocupación".

"Con criterios científicos, no consideramos que se necesite regulación adicional", apuntó. "Los productos que usamos actualmente son seguros".

Más información

Para más información sobre el BFA, visite Environment California.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango
FUENTES: Michael D. Shelby, Ph.D., director, Center for the Evaluation of Risks to Human Reproduction, National Institute of Environmental Health Sciences, Research Triangle Park, N.C.; Steven Hentges, Ph.D., executive director, Polycarbonate/BPA Global Group, American Chemistry Council, Arlington, Va.; Aug. 8, 2007, statement, Natural Resources Defense Council, Washington, D.C.
Consumer News in Spanish