screen time
Adobe Stock

LUNES, 18 de julio de 2022 (HealthDay News) -- La mayoría de los padres pasan por alto unos sencillos pasos para proteger los ojos de sus hijos de la exposición excesiva a las pantallas electrónicas, muestra una nueva encuesta nacional.

Uno de cada 7 encuestados dijeron que sus hijos de 3 a 18 años no han recibido una prueba de visión en dos años. Sin embargo, la mitad de los encuestados reconocieron que el tiempo frente a las pantallas tiene un gran impacto en la salud ocular de sus hijos.

"Muchos padres quizá no sean conscientes de los problemas de salud tanto a corto como a largo plazo vinculados con el tiempo excesivo frente a pantallas, lo que incluye sus efectos en los ojos de los niños", advirtió Sarah Clark, codirectora de la Encuesta nacional de salud infantil del Hospital Pediátrico C.S. Mott, de University of Michigan Health.

"Nuestros hallazgos sugieren que algunos padres quizá tengan unas percepciones imprecisas de las actividades que afectan a la salud ocular y a la visión de sus hijos, y las formas de minimizar los riesgos", apuntó Clark en un comunicado de prensa de la encuesta.

Algunos expertos sugieren que pasar más tiempo frente a las pantallas y menos tiempo al aire libre podría aumentar el riesgo de miopía de los niños, lo que puede conducir a problemas oculares más graves más adelante. La investigación sugiere que el tiempo al aire libre puede proteger de la miopía.

"Los padres deben animarlos a que pasen al menos una a dos horas al aire libre por día, porque la exposición a la luz natural beneficia al desarrollo de los ojos", aseguró Clark.

Instó a los padres a hacer cumplir las normas familiares, para garantizar que los niños tengan un periodo sostenido de tiempo lejos de las pantallas durante el día.

"Esto es particularmente importante durante los meses de verano, en que no están en la escuela y tienen un tiempo de descanso mucho menos estructurado", añadió Clark.

La investigación ha apuntado que tener los teléfonos celulares o las tabletas cerca de la cara aumenta las probabilidades de desarrollar miopía.

"Es importante pensar sobre los riesgos de miopía de los niños, porque los niños con esta afección con frecuencia se vuelven más miopes con el tiempo", comentó la Dra. Olivia Killeen, oftalmóloga del Centro Ocular Kellog de University of Michigan Health, en Ann Arbor. "La edad de inicio de la miopía es el predictor más significativo de una miopía grave más adelante en la vida".

La nueva encuesta abordó otros riesgos de la visión pasados por alto, entre ellos la luz brillante.

Menos de un tercio de los 2,002 participantes concurrieron en que usar gafas de sol al aire libre tenía un importante impacto en la visión y la salud ocular de los niños. Apenas 2 de cada 5 hacen que sus hijos usen gafas que protejan de los UV cuando están al aire libre.

"Aunque los padres con frecuencia se aseguran de que la piel de sus hijos esté protegida mediante el protector solar, quizá no piensen en también proteger sus ojos del sol", comentó Clark, y añadió que los padres deben pensar en ponerles a sus hijos sombreros de ala ancha o gafas de sol para prevenir el daño por la radiación.

Aparte del tiempo frente a las pantallas y la luz solar brillante, otros factores comunes que afectan a la salud ocular de los niños incluyen leer con una mala luz, sentarse demasiado cerca de la pantalla de la televisión, y la dieta. Pero Clark planteó que quizá estos no sean tan dañinos como se creía antes.

"Leer con una mala luz o sentarse demasiado cerca de la televisión puede provocar fatiga o esfuerzo ocular, pero no hará ningún daño permanente, ni provocará problemas oculares a largo plazo", aseguró.

Clark dijo que se debe evaluar los ojos de los niños al menos cada dos años, para asegurar que se estén desarrollando de manera adecuada.

"Es importante identificar y tratar los problemas de la visión lo antes posible, porque los problemas sin diagnosticar pueden conducir a afecciones oculares graves en el futuro, incluso a la pérdida permanente de la visión", advirtió Clark.

La mayoría de los padres reportaron que el seguro de salud de sus hijos cubre al menos parte del costo de un examen ocular. Los padres que reportaron que no tenían cobertura fueron menos propensos a decir que su hijo había visto a un oftalmólogo en los dos años anteriores.

Cuatro de cada 5 padres dijeron que su hijo había recibido una prueba ocular durante una cita en el pediatra o médico de familia, mientras que más de una cuarta parte afirmaron que sus hijos habían sido evaluados en la escuela o guardería.

Los hallazgos se basaron en una muestra nacionalmente representativa de padres con hijos de 3 a 18 años.

Más información

Aprenda más cómo proteger sus ojos en los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: University of Michigan Health, news release, July 18, 2022

¿Le ha sido útil esta página?

Read this Next
About UsOur ProductsCustom SolutionsHow it’s SoldOur ResultsDeliveryContact UsBlogPrivacy PolicyFAQ