Asociado alimentar con biberón de manera prolongada a deficiencia de hierro

Investigadores advierten que puede llevar a anemia y problemas de aprendizaje

LUNES 7 de noviembre (HealthDay News/HispaniCare) -- Un reciente estudio halla que los bebés que están aprendiendo a caminar que se alimentan con biberón pueden resultar en alto riesgo de deficiencia de hierro, lo que puede conducir a anemia y problemas de aprendizaje.

Según el estudio, si bien se halló una deficiencia potencial de hierro entre varios niños, el problema fue particularmente grave entre los estadounidenses de origen mexicano.

"Hallamos que la alimentación con biberón prolongada entre los niños estadounidenses de origen mexicano los pone en mayor riesgo de deficiencia de hierro", aseguró la autora líder, la Dra. Jane Brotanek, profesora asistente de pediatría del Colegio Médico de Wisconsin. "Esto se traduce en un mensaje sencillo pero importante para los padres".

"Los padres necesitan saber que alimentar con biberón a sus hijos por mucho tiempo los puede poner en riesgo de deficiencia de hierro y anemia", agregó Brotanek. "La deficiencia de hierro y la anemia son problemáticas porque se relacionan con retrasos cognitivos y del comportamiento, además de que causan una reducción en los puntajes de las pruebas de C. I., aprendizaje limitado y menor rendimiento académico".

El hallazgo aparece en la edición de noviembre de Archives of Pediatrics & Adolescent Medicine.

Actualmente, se calcula que unos 3.8 millones de niños estadounidenses están en riesgo de deficiencia de hierro y anemia porque han sido alimentados con biberón después de los 12 meses, aseguró Brotanek.

En el estudio, el equipo de Brotanek recolectó información acerca de 2,121 niños de edades entre 1 y 3 años, quienes participaron en la National Health and Nutrition Examination Survey III (tercera encuesta nacional de revisión de la salud y la nutrición).

Los investigadores hallaron una prevalencia en la deficiencia de hierro de 6 por ciento entre los niños de raza blanca, del 8 por ciento entre los de raza negra y del 17 por ciento entre los estadounidenses de origen mexicano. El grupo de Brotanek halló que entre más tiempo habían sido alimentados con biberón, mayor era la prevalencia de deficiencia de hierro en los niños.

Eso fue especialmente cierto para los niños estadounidenses de origen mexicano. A los 24 y a los 48 meses de edad, el 36.8 por ciento de los niños estadounidenses de origen mexicano todavía estaban siendo alimentados con biberón, mientras que el 16.9 por ciento de los blancos y el 13.8 por ciento de los negros lo eran, informaron los investigadores.

Brotanek anotó que alimentar con biberón de manera prolongada afectó negativamente a todos los niños del estudio. "Sin importar qué niño era, entre más leche tomaban, entre más usaban el biberón por un tiempo más prolongado, mayor era la probabilidad de anemia", aseguró.

Los investigadores hallaron que entre mayor era la duración de la alimentación con biberón, mayor era la prevalencia de deficiencia de hierro entre todos los niños. Fue del 3.8 por ciento para los alimentados con biberón durante menos de 12 meses, de 11.5 por ciento para los alimentados con biberón entre 13 y los 23 meses y de 12.4 por ciento para los alimentados con biberón entre 24 y 48 meses.

"Es importante que los padres hagan la transición de su hijo a tomar en taza más pronto, preferiblemente a los 9 meses, para que a los 12 meses ya se hayan alejado completamente del biberón", aseguró Brotanek.

Anotó que si bien la leche blanca es importante para los niños que están aprendiendo a caminar, luego de un año no deberían estar recibiendo más de dos tazas diarias. "Los padres de los bebés mayores de 12 meses deberían asegurarse de que no beban más de dos tazas de leche regular diarias porque tomar más reduce el apetito del niño".

Los padres necesitan saber que es importante darle a los bebés alimentos ricos en hierro, anotó Brotanek. "Son importantes para el crecimiento y el bienestar. Entre estos se encuentran los fríjoles, la carne, los cereales enriquecidos, los huevos y las verduras de hoja verde", dijo.

Una experta dijo que el nuevo estudio muestra que el problema de la deficiencia del hierro entre los niños no ha desaparecido.

"Estos hallazgos no me sorprenden", aseguró la Dra. Ruth Lawrence, profesora de pediatría de la Facultad de Medicina de la Universidad de Rochester y miembro de la sección de amamantamiento del comité ejecutivo de la American Academy of Pediatrics.

La falta de hierro en las dietas de los niños ha sido una preocupación durante 25 años, aseguró Lawrence. "Es bastante interesante que hay una cantidad significativa de niños que siguen teniendo deficiencias de hierro", agregó.

Lawrence se preguntó qué le estarían poniendo a los biberones de los niños del estudio. "¿Será que usaban leche, gaseosa o jugo? Esa puede ser la causa del problema", especuló. "Además, hemos sabido que los bebés que toman mucha leche después del año generalmente no comen mucho más cosas en su dieta y por eso no están consumiendo suficiente hierro".

Para atacar el problema, Lawrence considera que los pediatras necesitaban saber qué están comiendo los niños que atienden para asegurarse de que reciban la cantidad adecuada de hierro.

Más información

La U.S. National Library of Medicine puede darle más información sobre alimentar con biberón.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare
FUENTES: Jane Brotanek, M.D., M.P.H., assistant professor, pediatrics, Medical College of Wisconsin, Milwaukee; Ruth Lawrence, M.D., professor, pediatrics, University of Rochester School of Medicine, New York, and member, executive committee, section on breast-feeding, American Academy of Pediatrics; November 2005 Archives of Pediatrics & Adolescent Medicine
Consumer News in Spanish