Acquire the license to the best health content in the world
Contact Us

Un medicamento controversial contra la anemia no reduce la necesidad de transfusiones

Sin embargo, un estudio halla que podría reducir las tasas de mortalidad entre los pacientes de trauma

MIÉRCOLES 5 de septiembre (HealthDay News/Dr. Tango) -- Un medicamento de uso generalizado para tratar la anemia no reduce la necesidad de transfusiones de sangre en pacientes críticamente enfermos, pero sí podría disminuir la mortalidad en pacientes de trauma.

El medicamento epoetina alfa (con nombres de marca Epogen y Procrit) ha estado sujeto a un escrutinio regulatorio debido a sus peligrosos efectos secundarios potenciales.

"A diferencia de estudios previos, este ensayo encontró que no se habían reducido las transfusiones de sangre, aunque sí se habían aumentado los niveles de hemoglobina", dijo el autor del estudio, el Dr. Howard L. Corwin, profesor de medicina y anestesiología en el Centro médico Dartmouth-Hitchcock de Lebanon, New Hampshire. "Lo que sí hallamos fue una reducción de la mortalidad en los pacientes de trauma".

Es probable que este beneficio de la mortalidad se debiera a otros mecanismos de acción causados por el medicamento. Una vez comprendidos esos mecanismos, existe la posibilidad de toda una nueva gama de usos para el medicamento, apuntaron los autores.

Sin embargo, en términos generales el medicamento no pareció mostrar un beneficio abrumador. "No redujo la necesidad de transfusiones, que era el punto final principal. Y, en la mayoría de los pacientes, que serían pacientes sin traumas quirúrgicos o médicos, no mejoró la supervivencia", dijo el Dr. Christian Cable, profesor asistente de medicina interna en el Colegio de medicina del Centro de ciencias de la salud Texas A&M.

Los hallazgos del estudio aparecen en la edición del 6 de septiembre del New England Journal of Medicine.

Es frecuente que los pacientes críticamente enfermos desarrollen anemia, un descenso en el número de glóbulos rojos sanos, por lo que necesitan transfusiones. Sin embargo, las transfusiones acarrean riesgos considerables, incluida la muerte.

"Resulta que existe poca evidencia respecto a si las transfusiones que se hacen en la mayoría de los casos, aparte de la hemorragia activa, funcionan en verdad y, en cambio, disponemos de buena evidencia que asocia las transfusiones de glóbulos rojos a un peor pronóstico clínico", aseguró Corwin.

Los autores del estudios teorizaron que la administración de epoetina alfa reduciría la necesidad de transfusiones. La epoetina alfa es una versión manipulada genéticamente de una proteína natural, la eritropoyetina, que fomenta la producción de glóbulos en la médula ósea.

En mayo, un panel asesor de la U.S. Food and Drug Administration exigió nuevas advertencias y estudios de seguridad adicionales sobre la epoetina alfa y otros medicamentos para la anemia, debido en gran parte a los peligrosos efectos secundarios tales como el riesgo de coágulos sanguíneos, accidente cerebrovascular, ataques cardiacos y muerte.

En marzo, la FDA emitió advertencias más contundentes en el etiquetado de los populares medicamentos, que también son usados en pacientes de insuficiencia renal crónica y cáncer.

Y para el 11 de septiembre está previsto una reunión del panel asesor de la FDA para discutir la nueva evidencia sobre la seguridad de los medicamentos, aunque el panel evaluará a un grupo de pacientes diferente que los que participaron en el último estudio.

Para el estudio, los investigadores reclutaron a 1,460 pacientes médicos, quirúrgicos o de trauma entre 48 y 96 horas después de haber sido ingresados en la unidad de cuidados intensivos. Cada paciente recibió semanalmente epoetina alfa o un placebo durante un máximo de tres semanas, y se les dio seguimiento durante 140 días.

No hubo diferencia en cuanto al número de pacientes que recibió una transfusión en el grupo de placebo o de epoetina alfa, o el número de unidades de glóbulos rojos trasfundidas, probablemente como resultado de cambios en la práctica de la transfusión, señaló Corwin.

Los efectos secundarios en general fueron comparables entre ambos grupos, aunque la coagulación fue más alta en el grupo de epoetina alfa. "Ese dato no debería olvidarse", dijo Corwin.

No obstante, la concentración de hemoglobina, una proteína en los glóbulos rojos que transporta oxígeno a los tejidos, sí aumentó más en el grupo de epoetina alfa que en el del placebo.

Además, la tasa de mortalidad de los pacientes que recibieron la epoetina alfa fue más baja que la de aquellos que recibieron un placebo. Ese efecto fue más pronunciado en los pacientes de trauma. "Se necesita investigar más para estudiar los pacientes de trauma y el mecanismo por el que la epoetina alfa afecta la mortalidad", dijo Corwin.

El mecanismo beneficioso parece ser diferente a la capacidad del medicamento para fomentar la producción de glóbulos rojos.

"Existen algunos datos en estudios de animales y pequeños estudios clínicos que sugieren que la epoetina alfa tiene muchos otros efectos además de la producción de glóbulos rojos, y creemos que uno de estos mecanismos es el que causa el beneficio en la mortalidad", destacó Corwin.

"Existe una amplia gama de otras áreas en las que la epoetina alfa podría ofrecer beneficios potenciales a través de estos otros mecanismos", agregó. "Esto abre toda una nueva línea de investigación. Podría haber beneficios en términos de la función después de un accidente cerebrovascular o una lesión en la cabeza. Es necesario llevar a cabo trabajos adicionales para determinar los mecanismos responsables de este beneficio".

Más información

Para saber más sobre estos medicamentos contra la anemia, visite la U.S. U.S. Food and Drug Administration.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango
FUENTES: Howard L. Corwin, M.D., professor, medicine and anesthesiology, Dartmouth-Hitchcock Medical Center, Lebanon, N.H.; Christian Cable, M.D., assistant professor, internal medicine, Texas A&M Health Science Center College of Medicine, and specialist, hematologic malignancies, Scott & White Hospital, Temple; Sept. 6, 2007, New England Journal of Medicine
Consumer News in Spanish